Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a su conjunto, obligándole a jugar bien, a l a el segundo goal madrileño, muy limpio y delantera, que por sí misma no acertaba a espectacular. hacerlo, y la consecuencia de esto fué que Durante el último cuarto de hora, el E s a los pocos momentos de juego el Español pañol decayó, y el Madrid, conservando buen se impusiera cerradamente, embotellando en fondo, se lanzó al ataque, a lo vasco, realiforma material y moral a l Madrid, apretánzando internadas muy peligrosas, dos de las dose tqdps los blancos a Zamora para ceder cuales terminaron con tiros, que dieron en infinidad de corners. E n una ocasión se llelos palos. Pero cuando faltaban dos minutos garon a tirar cuatro seguidos, que eran anpara terminar, el Español empujado por tes y después tantos seguros; pero Zamora Solé, volvió a imponerse, haciendo un juego los salvaba in extremis, ganándose l a admimenos entretenido, más sobrio y eficaz. A ración, los aplausos de l a multitud. Tiró el Domenech se le sirvieron dos buenos pases, Español, casi seguidos, ocho corners, y uno en el segundo desbordando fácilmente a C i de ellos, cedido por Sauto, P r a t lo mandó a ríaco, centró con la derecha y a media altul a cabeza de Iriondo, que desvió el balón ra, noblemente, Edelmiro I I en la única un poco para el remate de Edelmiro I I que jugada de la tarde, digna de su fama de buen de esta forma, acosado cerradamente Z a jugador, entró a adelantar, llevándose el mora, logró el goal del primer empate. Fué balón con el pecho, y rematando con serea los veinte minutos, y a los diez después, nidad y acierto, logró el segundo y definitien jugadas breves y bien hechas del. Madrid, vo empate. L a jugada, fué muy rápida y no que salió bien de aquellos abundantes apudté tiempo a salir a Zamora, que era lo que ros, pues un solo goal significaba un triuntenía que hacer si, como en jugadas anteriofo moral del equipo y un triunfo personal de res, hubiera presentido lo que iba a hacer Z a m o r a A r a t e r y Pérez se embarullaron, Edelmiro. Pero este tanto no desmereció su entre Emilín, Valle, León y Blázquez, y un magnífica actuación. ¡A sus años y en depase adelantado del segundo se internó a recadencia Zamora, aún es el mejor portero matarlo el último, bien chutado, para lograr de E s p a ñ a! -O R S ABC EN LISBOA L A S E L E C C I Ó N P O R T U G U E S A OU E J U G A R A E L PRÓXIMO D O M I N G O E N CHAMARTÍN U n equipo nacional a base de un equipo de C l u b Lisboa. E l décimo Portugal- Eepaña que el domingo se jugará en Chamartín, como p r i mera mano de la eliminatoria para el campeo- nato del mundo, es uno de los partidos que más expectativa han despertado en Portugal de toda la larga serie de encuentros entre los dos países peninsulares. N o porque haya más esperanza ahora en romper la mala pata que acompaña a los lusitanos en estos partidos con España y que aún no les permitió disfrutar el placer de u n triunfo. E l interés resulta, sobre todo, de la repercusión que un éxito tendría en este momento en todo el país, como puerta abierta para seguir en el gran torneo internacional. Debemos decir que lio hay por qué tener ilusiones. Aquí se conoce y aprecia el val o r de los jugadores españoles; y España tiene más pergaminos a defender en los partidos y torneos con otras naciones. A s p i r a ¡justamente a volver a la fama conquistada en Amberes. Bátese en mejores condiciones técnicas y con mayor esperiencia. Portugal hará solamente el papel de out sider: hacer posible una victoria que hace mucho tiempo busca sin resultado. España tiene además en su favor el pulso firme de D Amadeo García Salazar. S i el dictador 3 el fútbol español tiene el mismo tino directivo del político portugués su dominio natural es que España confíe en él porque sus destinos futbolísticos estarán en buenas manos. L a selección portuguesa para el juego del día I I huye un poco a las características de los grupos anteriores. Asienta claramente en la constitución del equipo que está haciendo mejores exhibiciones y afirmando más regularidad en el decurso de la actual temporada: el ¡Fúlbol Club e P o r t o! es, sin duda, un grupo de gran cartel. E n esta época registró cuatro victorias decisivas: contra el Belenenscs, campeón de Portugal, por 3- 2 contra el V i e n a de Austria por 4- 0, contra una selección de Budapest por 7- 2, y contra el Athletic madrileño, por cuatro a uno. Está el F C. Porto en buena forma, y el seleccionador portugués, capitán Ribeiro Os Reis- -que probablemente a. causa de l a muerte de su madre se hará substituir por R i cardo Órnelas- -buscó encontrar en él la base de un equipo que valga especialmente por el conjunto. Abandonó, pues, la fórmula de los mejores jugadores en cada lugar por l a fórmula del mejor grupo nacional con los puntos flojos debidamente reforzados. Entre los nueve jugadores, ya definitivamente seleccionados, seis pertenecen al F C. Porto. Y es posible que los dos que faltan sean del mismo grupo. Indicada la estructura general de la selección lusitana, acrecentemos algunas notas sobre cada uno de los jugadores que deben constituirlo. Observemos que l a selección, sólo en Madrid, será constituida completamente después del partido de entrenamiento en esa capital, en el que serán designados los medios, centro e izquierda: Antonio Roquete, en servicio en la frontera de Valenqa- Túy, no pudo entrenarse, siendo substituido en el lugar de guardameta por Soares Dos Reis, que se estrena en partidos internacionales. Este es seguro, pero tiene un estilo opuesto al de Roquete. N o busca estilización. Acentuadamente sobrio de gestos y actitudes. Seguro, espléndido en los balones altos. Valiente, sobre todo. Avelino Martins, el defensa derecha, es el antiguo titular defensa izquierda cuando a la derecha era indiscutible Carlos Alves, el back de los guantes negros, varias veces internacional, contra España. Avelino es un jugador esencialmente combativo, impetuoso y duro en la disputa del balón. A la izquierda sé alinea Antonio Serrano, elemento nuevo, que este año ha realizado exhibiciones magníficas, alto, voluntarioso y seguro. De- buta también en partidos internacionales y, debe completar bien el trío defensivo. L a línea media es l a única que no está concluida en definitiva. Puede reunir tres elementos del Foot- ball Club de P o r t Joao Nova, A l v a r o Pereira y Carlos Pereira. S i el terreno está seco el día 11, es probable que Carlos Pereira sea substituido por, Gaspar Pinto, más ligero. Joao Nova, nuevo medio derecha internacional, ha reunido to- dos los votos de la crítica. Puede que, más jugador de defensa que de ataque, pero apo- j yando bien la línea delantera, se caracteriza por la combatividad y por el apego a l a lucha. Buen juego de cabeza. Tranquilo, animoso y correcto. P a r a eje del equipo sa duda entre Augusto Silva, un poco flojo este año, y A l v a r o Pereira, que ha estado en- ferino. E s natural que se decidan por A l v a r o Pereira, antiguo medio derecha en el once lusitano, que es el prototipo del futbolista batallador. Pocas veces, con rasgos brillantes, pero siempre útil por l a constancia de su esfuerzo, por el entusiasmo cop que se bate y por su espíritu de sacrificio en favor del equipo, Augusto Silva, el medio centro de Amsterdam, es todavía un gran jugador. Carlos Pereira, jugador insular neófito en torneos internacionales, no está aún completamente afecto al lugar. Buen físico. Buen jugador de defensa. Bueno en el servir el ataque, cuando no se retrasa. Gaspar Pinto, también debutante, es muy joven. E l tipo perfecto del jugador voluntarioso. Notable amor a la lucha. Buena concepción de juego. Brillante en la defensa y en el ataque. L a línea delantera asienta su constitución en el trio central del Foot- Ball Club de Porto, formado por Waldemar, Acacio. M e s quita y A r t u r de Sousa (Pins) E s u n trío que se completa: Waldemar, útil en la repa ración del juego, e impetuoso en el remate; Acacio, fuerte, alto, un poco lento de m o v i mientos, pero buen chutador con cualquiera de los pies y con buen juego de cabeza; y Pinga, excelente conductor de línea delantera, trabajando y haciendo trabajar, disponiendo de un remate bien colocado y seguro, que siempre es motivo de temor. L o s dos extremos se estrenan en partidos internacionales. Adolfo Mourao, a la derecha, es uno de los jugadores portugueses más hábiles. Juega indiferentemente en cualquiera de los lados y en cualquier lugar. E n el Sporting se alinea en l a actualidad como interior i z quierda útil y brillante como extremo, rapidez para correr y chutar. Domingo Lopes es antiguo jugador de un grupo fronterizo (el Lusitano, de V i i a Real de Santo Antonio) fantasista alegre, con souplesse, dando casr siempre la facilidad de ejecución. Buen remate con ambos pies; superior todavía con. el izquierdo. L a constitución más probable del once es la que sigue: Soares Dos Reis (F. C. P o r t o) Avelino Martins (F C. Porto) y Antonio Serrano (Sporting de L i s b o a) Joao N o v a (F. C. Porto) A l v a r o Pereira (F. C. Porto) y Gaspar Pinto (Careavelines de Lisboa) Adolfo Mourao (Sporting) Waldemar (F C. P o r to) Acacio Mesquita (F C Porto) A r t u r de Sousa (F. C. Porto) y Domingo López; (Benfica e Lisboa) Los substitutos son: A m a r o (Benfica) portero; Jurado (Sporting) defensa; Augusto, Silva Beienenses) y Carlos Pereira (F. C. Porto) medios, y Ruy Cunha (Associación Académica de Coimbra) delantero. A ver lo que pasa en Chamartín, y una semana después en Lisboa. -F É L I X CG- RREIA. 1! 1 1