Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A- jft C. M I É R C O L E S 14 D E MARZO DE 1934. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAO. gunda parte áel voto del Sr. Carranza, pues considera imprudente construir dos buques íguak- s a uno que todavía no se sabe si el día de la botadura servirá para algo. Termina diciendo que las construcciones navales deben obedecer a un plan orgánico y no realizarse a retazos. E l Sr. B O L Í V A R comunista, dice que no votará ni el voto, n i el dictamen, pues no es manera de conjurar el paro obrero con construir buques cíe guerra. S i acaso fueran armas que entregar a los comunistas. (Risas. Cree que se deberían construir buques de paz o sea Marina mercante, y n buques de poder ofensivo. E l Sr. B E S T E I R O dice que el plan naval debe ser meditado. Ayer fué consultada la Junta. Esta, sin embargo, -segrega del plan general un proyecto tan importante como éste. Cree que la labor de la Junta de Estado será ineficaz. N o le parece serio lo hecho por el ministro de Marina. Dice que el proyecto sometido a informe de la Junta de Estado, no es de defensa naval, sino de defensa del territorio nacional. P o r eso segregaron los planes de construcción de dos submarinos y demás buques de este proyecto. Se dieron todas las explicaciones necesarias en el seno de la Comisión y no se formuló más voto particular que el del Sr. Carranza. Este defendió con noble interés el trabajo de la Factoría de Cádiz, y se opuso a la construcción de dos submarinos. H a y que recordar que en España los submarinos se han construido! siempre en series de seis. E l Sr. G O I C O E C H E A formula observaciones contrarias referentes a los planes navales de 1919 y 1915. E l ministro de M A R I N A replica que ahora no se hacen las cosas con desorden y alegremente como en tiempos de la Monarquía. (Protestas en Renovación. Replica el Sr. C A R R A N Z A que cuando se retiró de la M a r i n a se convirtió en almadrabero. E Sr. G O I C O E C H E A Su señoría, como ministro, está obligado a elevar el debate. E l ministro de M A R I N A dice se ve obligado a contestar las interrupciones. -Recuerda que siendo embajador en Portugal tuvo ocasión de conocer el éxito de la Construc. tora Naval, en el concurso abierto en dicha nación, pues se demostró que España estaba capacitada para acometer contratos difíciles, por las condiciones técnicas exigidas. D a garantía al Sr. G i l Robles de que la intervención será española y que los barcas pueden construirse sin ningún cuidado en las cendiciones técnicas que son exigidas por l a Marina, y respecto a económicas, recuerda que el pliego presentado a Portugal por la Construcotra, no sólo era mejor que los de otros países, sino era más barato. E l Sr. C A R R A N Z A explica por qué retiróse de la Marina, dolido de la situación del estado español, verdaderamente dolido, y si quiere conocerse su historia en ¡a M a r i na, pídase su expediente y se sabrá que fué comandante de un buque de guerra, que se hundió, y cómo supo cumplir con su deber. (Grandes aplausos y felicitaciones de la minoría de Renovación. huelga ignominiosa. Fué declarada ilegal por el Jurado mixto y quiere preguntar al ministro si considera esta huelga como ilegal. Este extremo interesa conocerlo para ver si el Gobierno puede dominar la huelga y llegar a, la solución. Todos hemos entendido a raíz del planteamiento de la huelga que hubo una persona misteriosa que se acercó al obrero de A B C, alrededor del cual gira la huelga, con determinados ofrecimientos. Pregunta si ese enviado era delegado del Gobierno, o si era diputado socialista. Esto es interesante conocerlo. Se ha dicho que si la huelga no se solucionaba era por intransigencia de ambas partes. Lee u n suelto de El Socialista, y dice que ha presenciado cómo van los obreros huelguistas, uno por uno, a pedir amparo contra las violencias de la Casa del Pueblo. Dice que D Juan Ignacio L u c a de Tena ha sido acusado de señorito y es todo un señor. Ratificando y contrariando su volutad personal, puso la solución en manos ajenas. Ese señorito, que es un hombre, aceptó el laudo, y éste no se aceptó por los obreros. ¡Poblecillos! Fué la culpa de vosotros, los de la Casa del Pueblo. Pregunta al ministro de la Gobernación si está dispuesto a que los periódicos salgan a la calle y sean respetados, y dice que El Debate ha necesitado ser vendido en l u gares determinados, y, sin embargo, El Socialista se ha vendido por su cuenta en todas partes, sin necesidad de ayuda. (Aplausos de Renovación. ciados y no asociados existentes en ef Tiá que estalló l a huelga, reservándose el dere- cho de elección. Fórmula de Ja proporcionalidad de asociados E x p l i c a el ministro la fórmula que sostu- vo ante los obreros, o sea la de esta proporcionalidad, cubriéndose nuevas vacantes por el mismo procedimiento. Esta fórmula tampoco fué solución. E l Gobierno entonces decidió que todo pe- riódico que pudiera publicarse sería asistida! por el Gobierno. Si éste hiciese lo contrario, lo que hacía sería asociarse a los mantenedores de la huelga. Y como el Estado tiene que parmanecer neutral y es defensor de todo derecho, y siendo evidente el de la publicación de todo periódico, el Gobierno tenía que colocarse en la actitud que está; colocado. (Aprobación. Todo periódico, decimos, puede publicarse, L o que tenía que hacer el Gobierno e hizo, es impedir que en l a venta de esos diarios pudiera haber motivos de trastornos para el orden público. Y o reconozco que las E m presas declararon que no se opondrían a ninguna medida de Gobierno. Publicóse La Hoja Oficial del Limes. ¿Cómo no? Se ha publicado la Gaceta. Y las amenazas sobre esto no podrían cumplirse, pues el Estado no puede abandonar el cumplimiento del deber, y salió El Socialista, y sin considera ciones de excepción hechas en este caso Los huelguistas, en Madrid, han dado ejemplo magnífico, y los incidentes han sido dé escasa importancia. L o s desórdenes anunciados han fracasado, y si no bastaran las medidas adoptadas, tomaríamos otras; pero los periódicos se publicarán y se venderán (Muy bien. E x p l i c a por qué El Socialista no se ha! vendido en los Centros ministeriales, sino en los Centros socialistas, y el ministro conocía estos propósitos. E l personaje misterioso dice que rio era enviado del Gobierno, sino un diputado a Cortes. Dice que los obreros que sin previo aviso abandonaron los talleres de A B C, no realizaron acto legal. Y o he encontrado creado un estado de huelga antes del plazo fijado en l a ley. E l ministro asegura, sin adelantar ideas n i propósitos, -que el Gobierno adoptará las medidas de orden público necesarias y estudiará los me- dfc s para que, u n día próximo, puedan ser; eficaces los derechos interrumpidos por las huelgas declaradas fuera de plazo. Creo que nadie me censurará que éstas sean habilidades polémicas. Se trata de realidades. A h í están en la. s calles vendiéndose El Socialista, El Debate y La Época, según me anunci ¿n Quisiera que fueran todos los demás peiió- dicos los que encontraran nuestro amparo. Sei da el caso de una huelga contra un periódico determinado, para que éste se publique vi los demás no. L a injusticia quedaría sobre los autores del hecho. (Rumores de aprobación. Y si al ún periódico llega, incluso al ser de los que no tienen declaración republicana, mientras cumpla la ley y no provoque un delito, tendrá también la asistencia del Gobierno. L o s que tengan la responsabilidad, de una huelga que juzga la opinión pública sepan que todos los periódicos que quisieran publicarse se publicarán. (Grandes aplausos de toda la Cámara, a excepción de los socialistas y afines. f 1 i Contestación del ministro de la Gobernación E l ministro de la G O B E R N A C I Ó N dice que, sin agotar todos los medios de arbitraje el ministerio de Trabajo ha llevado este asunto al ministerio de la Gobernación, el cual escuchó por separado a la Unión de Empresas Periodísticas y a los obreros, sin convertirse en Jurado M i x t o sino con el afán de enterarse y hallar si fuera posible una solución. Díjosele que no había conflicto general, sino el surgido con la Empresa de A B C, y el Sr. Luca de Tena dijo que, a pesar de su convencimiento, no se negaba a nuevas conversaciones, para evitar la pesadumbre de que la huelga alcanzara a las demás Empresas. Cree conocer la posición de obreros y patronos. Parece que la admisión de. un minervista no asociado en Sociedad obrera había sido motivo de que se declarara l a huelga. L a Empresa sostuvo que era condición i n dispensable la tolerancia en sus talleres de dicho obrero, pero además había tomado nuevos trabajadores que ella podría excluir. Las pretensiones de los huelguistas obreros sostenían que aquel obrero tenía que ser excluido y el personal huelguista, debía ser admitido en toda su integridad. Consideraba la Empresa que la libertad de trabajo debía interpretarse en el sentido dé contratar libremente, estando los obreros afiliados o no al Arte de Imprimir. E l Sr. Luca de Tena hizo constar que admitiría a obreros de la Casa- del Pueblo. E n nuevas conversaciones, al hacer saber la condición exigida por los obreros, respecto a la admisión total de los obreros, surgió D o n H o n o r i o M a u r a p r e- la fórmula de El Sol, o sea proporcionalidad de los asociados y no asociados. E l Sr. Luca gunta si es ilegal o no la de Tena, para evitar perjuicios a las Empresas periodísticas, aceptó, y A B C, que rehuelga de A r t e s Gráficas cababa siempre la libertad de admisión, llegó a aceptar la proporción de obreros asoE l Sr. M A U R A (D Honorio) dirige una pregunta al ministro de la Gobernación, a fin de dar estado parlamentario a la huelga de Artes Gráficas. Dice nue l a huelga de A B C ha sido uña 1 l U a d. BLáHCQ I NEGRO Rectifica M A U R A (D Honorio) Insiste en preguntar si la huelga general de Artes Gráficas es legal o ilegal, pues el Gobierno ha declarado la ilegalidad de la de A H G L o dice respecto al pago de jornales. (Rumores. Reconoce que se han vendido El Debate y El Socialista, y en la misma mañana he mos enterrado un obrero de A B C, yikneo te asesinado.
 // Cambio Nodo4-Sevilla