Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 18 D E M A R Z O D E 19 34. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 5. LA C A M P A Ñ A DE PRENSA E X T R A N J E R A CONTRA ESPAÑA E l ministro de l a Gobernación reunió ayer tarde en su despacho a los directores de la Prensa diaria, para tener con ellos. un cambio de impresiones, que se proyectaron sobre estos dos temas: la conveniencia de no lanzar a l a publicidad, sin previa y autorizada comprobación, noticias o rumores que puedan contribuir a alterar el sosiego público y l a necesidad de contrarrestar con toda la posible eficacia l a campaña que estos días parece han emprendido algunos sectores de periódicos extranjeros contra España, en el sentido de falsear o exagerar los sucesos, pintando en nuestro país un estado de g r a v í sima agitación y de grandes peligros. E n cuanto a lo primero, los directores de Jos diarios asintieron a l a razonable previs i ó n del ministro, aunque l a mayoría de ellos podían, desde luego, desentenderse de l a advertencia, seguros de no haber incurrido enla falta alarmista. Y por lo que hace a l a campaña del extranjero, decididamente ofrecieron oponer todos los medios para contrarrestarla, aunque éstos sean muy débiles y pudieran ser m á s provechosos los que se esgrimiesen desde fuera de España, como hacen muchas naciones, mediante agencias bien organizadas, que se apresuran a desvirtuar, con informes veraces y con la autoridad de su firma, las falsas noticias. P o r nuestra parte, no necesitamos recordar que ha sido norma constante en A B C- -y en algunas ocasiones verdadera preocupación- -salir a l paso de las mentiras o paparruchas que en l a Prensa extranjera aparecen contra E s p a ñ a N o hemos omitido l a protesta n i una sola vez, y en algunas, aislados, por cierto. Ahora, cómo el a ñ o pasado por esta misma época, se agudiza esa campaña. L a coincidencia de fecha, ante la proximidad de l a primavera y de ferias y fiestas en varias provincias, induce a l a sospecha de que pueda tratarse de restarnos turismo. L o decimos sin acusar a nadie, pero con l a íntima persuasión de que es a s í por l o menos, de que el efecto puede ser ese, aunque no se buscase de propósito. Y se nos ocurre que frente a tales intentos podría y debería actuar el ó r g a n o oficial del turismo, apresurándose a circular con profusión los impresos que fueran necesarios, y a gestionar, con el apoyo de nuestros diplomáticos y cónsules, las aclaraciones pertinentes en los mismos periódicos que atentan contra el buen crédito de España. N o se nos oculta que acaso esos periódicos puedan replicar aludiendo a elementos de juicio tan resonantes como los discursos de los ex ministros socialistas y los textos de El Socialista, en que constantemente se lanza el anuncio amenazador de la revolución pero frente a esas bravatas y alharacas está el peso de l a realidad, que se reafirma en los constantes fracasos del socialismo y en el desvío, cada día m á s notorio, con que la auténtica masa obrera va apartándose de los designios siniestros de sus caudillos. E s preciso hacer valer ante las gentes extranjeras que, afortunadamente, el Poder público se desenvuelve en España con plena autoridad, y, en las cuestiones de orden, con la fervorosa asistencia de la opinión pública. ETICA SOCIAL E n diciembre último, después de muchos días de absurda huelga de empleados tranviarios, l a Compañía, por orden del Gobier: no de la Generalidad, anunció a los huelguistas que quedarían definitivamente despedidos aquellos que en el plazo de tres días no se presentaran en las cocheras para reanudar el trabajo. H i z o acto de presencia casi l a totalidad. Doscientos cincuenta se declararen en rebeldía, y efe conformidad con lo dispuesto y advertido a los interesados, ios rebeldes fueron substituidos por otros tantos obreros. Se normalizó el servicio de tranvías, pero no l a tranquilidad pública. Los obreras que n o hicieron caso del requerimieri. to de la E m p r e s a y por tal motivo quedaron despedidos, tuvieron la pretensión de que se les volviera a admitir. Imposible despedir a los nuevos; imposibilidad de readmitir a los rebeldes. Esto hubiera costado a l a Compañía tranviaria m á s de tres m i l pesetas diarias y sin poder dar ocupación a los doscientos cincuenta despedidos. Entonces se intensificaron los actos de sabotaje, y se atentó a l a vida de varias personas. Volaron, por medio de bombas, algunos distribuidos de e n e r g í a han sido incendiados ocho o diez coches y hasta el presente han caído asesinados cuatro o cinco tranviarios. A pesar de eso, de, las perturbaciones, de las molestias ocasionadas al público, de los infelices que han caído en el cumplimiento de su deber y de los grandes perjuicios acarreados a l a Compañía, los despedidos, por contumacia en la, rebeldía, siguen en l a pretensión de que se les vuelva a tomar. Cito este caso latente aún en Barcelona, como podría citar otro cualquiera, pues desgraciadamente la tiranía marxista nos ofrece a diario inflictos igual o parecidos al aludido. Como van registrándose en progresión geométrica, gracias a los vividores del socialismo y del anarquismo, es preciso que la clase patronal los afrente con entereza y unidad de acción, si no quiere perecer. Las justas demandas de los obreros deben atenderse, no sólo por espíritu cristiano, sino por instinto de conservación. Contra l a que la clase patronal debe reaccionar y demostrar su valentía es l a huelga impertinente e ilegal y revolucionaria; l a intromisión de los delegados en los talleres y fábricas en cosas que son de l a exclusiva incumbencia del patrono, pldrque al fin es el único dueño de su casa. Se ha pretendido desconocer este atributo. P o r qué va a ser el amo l a Casa del Pueblo, el Sindicato o el obrero que percibe un jornal? ¡N o faltaba m á s! M i e n tras éste tenga el trabajo organizado donforme a l a ley, ni la Casa del Pueblo, ni los Sindicatos, ni todos sus obreros juntos, tienen derecho a inmiscuirse en lo que en su casa disponga, y menos oponerse. Esta es la verdadera doctrina legal y libera! INFORMACIONES YNOTICJAS P O L Í T I C A S E i señor Lerroux marúñesta que la huelga de Barcelona se soludonará en breve E l presidente del Consejo de ministros estuvo ayer, a las cuatro de la tarde, era el domicilio particular del presidente de i República, con quien despachó durante una hora. Seguidamente se trasladó a! ministerio deEstado, para presidir la junta Permanente de Estado, a la que asistieron el ex presidente de las Cortes Sr. Besteiro; el presi- dente actual, D Santiago A l b a los ex m i nistros de Estado señores Sánchez A l b o r noz y De ios R í o s el ministro de Estado, Sr. Pita R o m e r e l presidente del Consejo de Estado, Sr. Abad Conde, y el presidente de la comisión Parlamentaria de Estado, don Melquíades Alvarez. Esta reunión duró dos horas, y el seño Lerroux se trasladó, una vez terminada, a la! Presidencia del Consejo, donde resolvió al- gunos asuntos pendientes. A las ocho y media oc- nversó breves momentos con los periodistas. L e s dijo que el día había sido muy tranquilo, y no tenía noticias para la Prensa. -De Barcelona- -agregó- -tengo impresiones acerca del curso que sigue la huelga da L u z y Fuerza. E l conflicto continúa, per sin que se altere la tranquilidad, ni se ejerzan actos de coacción o de sabotaje. E l G o bierno de la Generalidad tiene la impresión de que la huelga ha de terminar en plazo muy breve. U n periodista preguntó al jefe del Gobier. no si podía dar alguna referencia de los asuntos puestos a examen en la Junta Permanente de Estado. Si en algo debe ser un Gobierno completamente hermético- -dijo- -es en este asunto. Comprenderán ustedes además que lo de hoy ha consistido en un cambio ele impresiones muy general; cosa lógica, si se tiene era cuenta que este organismo es nuevo y ha celebrado la segunda reunión. Otro informador le preguntó si en la fir- nía den el presidente de la República hubo algún asunto de interés. -No- -contestó- H e llevado a Su E x c e lencia algunos decretos de mero trámite, d é los acordados en el Consejo ríe ayer, y uno de los proyectos de ley aprobados en estos días por las Cortes. E l Sr. L e r r o u x hizo memoria para ver si podía dar alguna noticia a los informadores, y como no la encontraba, se despidió afectuosamente de aquéllos. En Guerra L a d e t e n c i ó n de algunos o S c i a l e s L a s i t u a c i ó n de B a r c e l o n a L o s ascensos en e! generalato. M a n i f e s t a c i o n e s del s e ñ o i Hidalgo Madrid 17, 8 noche. Después de las dos de la tarde, recibió el ministro de la Guerra, Sr. Hidalgo, a los periodistas. A preguntas de éstos, se expresó en los siguientes términos -N o sé nada de l a detención de esos oficiales de Caballería de que ustedes me hablan, y cuya noticia traen, todos los periódicos. Ñ o sé nada, y me extraña, porque es natural que el ministro de la Guerra supiera algo sobre esta detención, lo cual me hace suponer que el hecho no ha tenido i m portancia- o al menos el relieve político ¡ne se le ha dado. S i se confirma el rumor de que acaban de hacerse eco sobre esta supuesta felicitación, con carácter colectivo, d i- TEATRO LLORENS U l t i m a s e x h i b i c i o n e s de l a s o b e r b i a p e l í c u l a en ESPAÑOL ADIÓS A L A S ARMAS por G a r y Cooper y Helen Hayes. S e c c i o n e s a l a s 4. V e r m o u t a las 6,30. N o c h e desdo las 8,30. MAÑANA, en vermouth, estreno de la admirable comedia LAS 8 GOLONDRINAS SALÓN IMPERIAL H o y d o m i n s o d e s d e las 3, ú l t i m a s e x h i b i ciones de Y O Y L A E M P E R A T R I Z p o r Lilian Haryey. M A Ñ A N A d e s d e las 3, EL MARIDO D E L A AMAZONA p o r E l i s a L a n d i en e s p a ñ o l (Fox)