Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 18 D E M A R Z O D E 1934. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA P A G 18. DE SOCIEDAD ECOS D 1 V E R S OS De todo un poco ¿Guando se termina con la b á r b a r a m ú sica del jasz- band? Y a estaría bien, ¿n o les parece a ustedes que se debía descansar, j o r lo menos durante la Cuaresma? Y es que uno tiene el tímpano perforado a fuerza de escuchar ese agrio chin- chin a descorde, y oír ese pan- pan de golpeador de parches estruendosos... L o único consolador cle todo bailable de jazs- band es su fin: Cuando la música cesa. Entonces se pasa por aquella sensación agradable del que paseó en coche sobre un pavimento imposible, y entró de pronto en l a dulzura del asfalto. E l hombre por principio ha de protestar ante el primer potaje que le sirven en el primer viernes de Cuaresma. ¿P o r qué traen á l a mesa esta porquer í a? -p r e g u n t a siempre a la criada. Y entonces l a señora de l a casa, con un tonillo de reproche, interviene: -Porque es día de vigilia, y desde que el mundo es mundo, en los días de vigilia se ha servido potaje. ¡Oh! -lanza el hombre, resignado. Y luego, también resignadamente, hace arma del tenedor para lanzarse contra los garbanzos, embozados con espinacas. E l hombre grosero estaba subido sobre una silla, con objeto de enderezar cierto cuadro que se había torcido. Y la señora, que hacía siempre resaltar las groserías del hombre grosero, dirigía desde abajo la operación -U n fíoco m á s hacia l a derecha- -ordenaba al hombre, en el tono de los grandes capitanes. Y de repente, sin saber por qué, se apagó la luz eléctrica. E l hombre grosero quiso descender de l a silla, y en la obscuridad se enredaron sus pies torpes. Cayó rodando por el suelo, hasta tocar casi con su humanidad el borde de la falda, ahí presente. ¡A y! -exclamaba el caído, todo quejumbroso e irritado- Maldita sea mi estampa! ¡B i e n empleado me está, por idiota! ¿Quién me m a n d a r á a mí meterme a enderezar cuadros? L a señora, algo atemorizada entre l a obscuridad y aquellas voces, se atrevió, no obstante, a preguntar: -Pero, ¿dónde está usted, hombre de Dios? ¿D ó n d e? -p r o r r u m p i ó el hombre grosero- Aquí. Maldita sea mi suerte! Estoy a los pies de usted. Y l a señora, que gustaba alimentarse con frases de bazar, se tranquilizó al escuchar aquella última frase hecha. -Vamos- -añadió- menos mal que en una ocasión se ha acordado usted de la U r banidad. E l sombrero en la mujer camina a toda velocidad. Y hacia arriba, desde luego. P r i mero, le tapó un ojo. M á s tarde, le descubrió la frente. U n poco después, medio peinado. E n la actualidad, el sombrero se va irremisiblemente hacia la coronilla de la mujer. -i L a cuestión es variar! -dicen aquellas que se ponen un sombrero. ¡E l negocio consiste en que v a r í e n! -aseguran las que lo venden. Únicamente el marido o los maridos no dicen nada. S i acaso, por la válvula de seguridad dejan escapar un suspirillo inefable a la hora de pagar l a cuenta. Los dos combatientes de aquel desafío tenían la larga pistola en la mano, y estaban vueltos de espalda el uno al otro, y tan juntos que se tocaban por los hombros. E r a una mañana de primavera, y en los árboles comenzaban a apuntar brotes nuevos. E l juez de campo- -hombre sumamente distraído- -a los duelistas: -A h o r a cuando yo dé tres palmadas, rompen ustedes a andar cada uno en su d i rección hasta que le diga: ¡alto! Luego dar á n media vuelta para verse de cara, y a la voz mía de ¡f u e g o! disparan a discreción. Se escuchó por tres veces un batir de manos, y los combatientes se separaron, a grandes zancadas. A l propio tiempo, un pajari 11o nuevo comenzó a piar. E l juez de campo m i r ó hacia aquella avecica, que esponjaba su pluma, recién estrenada, en el aire primaveral, y se olvidó de su cometido. Los combatientes seguían avanzando, avanzando... Digan lo que digan algunos escritores especializados en viajes, aquellos duelistas fueron los únicos hombres que han dado a pie la vuelta al mundo. -GIL D E E S C A L A N T E LOS CONFLICTOS SOCIALES L o s o b r e r o s no se s o l i d a r i z a n c o n hechos delictivos Madrid 18. E l Sr. Salazar Alonso facilitó esta madrugada la siguiente noticia: -E l día 1 2 de este mes, en Alcoy, fué incendiado un automóvil, y la Policía, que trabajaba para descubrir a los autores, detuvo como presuntos incendiarios a unosi obreros metalúrgicos, declarando l a huelga sus compañeros al tener noticia del arresto. Enterados, m á s tarde, del hecho por el cual habían sido presos dichas obreros, sus compañeros se reintegraron al trabajo. Subrayo este hecho- -dijo el ministro de la G o bernación- -por cuanfo tiene y significa l a repulsa de aquellos obreros contra quienes cometen actos delictivos. situación de los o b r e r o s de l a cuenca minera de C a l a Huelva 17, 1 2 mañana. H a visitado al gobernador el alcalde de Cala, para exponerle la triste situación de los obreros deaquel centro minero. E l gobernador ha conferenciado con el director de las obras del canal de V i a l y espera que sean colocados algunos de aquellos obreros. Como aumentan de manera alarmante los paros mineros, el gobernador hai pedido auxilio al ministro de Obras públicas, el que ha pedido intensificar las obras en la provincia, para evitar los estragos del hambre en l a población minera. 1 Triste Otras noticias Por doña Josefina García de l a Jara, v i u da de Toledo, y para su hijo D José, ha sido pedida a los señores de Eizaguirre Pozzi (D Eugenio) la mano de su encantadora hija, Alegría Eizaguirre y Olmos, señalándose la boda para fecha próxima. Continúa delicado de salud D A r t u r o Fernández- Palacios y L a b r a ñ a E n Madrid se encuentra muy mejorado, después de l a operación quirúrgica aue le ha sido efectuada, D Carlos Halcón y S á n che- Arjona, sobrino de los ya fallecidos marqueses de Monsalud y de Montana. Igualmente ha sufrido con éxito una i n tervención quirúrgica D Javier del Castillo y Caballero, hijo de los marqueses de Jura Real. Desde Jerez de la Frontera se ha trasladado a Madrid el vizconde de l a Manzanera, y a Italia el marqués de Torresoto de Briviesca. E n dicha ciudad, y en la iglesia filial de San Dionisio, ha sido bautizado el recién nacido hijo de los señores de Gordón (don Alejandro) ella de soltera M a r í a Rivero y Picárd. Administró, el Santo Sacramento el canónigo de l a Colegiata jerezana D Antonio Pastor. Aranda, y fueron padrinos los abuelos maternos, señores de Rivero (D Carlos) Después de corta estancia en nuestra capital, regresó a M á l a g a D Eugenio Boate 11 a y Daguerre. E n el motonave de la matrícula sevillana Cabo Santo Tomé han embarcado con rumbo a Genova, a fin de ralizar una excursión por Italia, los señores de Delgado Altolaguirre (D José M a r í a) ella nacida L u z Buiza y Fernández- Palacios. Marcharon, a M a d r i d los marqueses Campo Nuevo. de Suscripción para conjurar l a crisis d e trabajo en L l e r e n a Badajoz 17, 2 tarde. E n Llerena, y con objeto de conjurar l a crisis del trabajo, los elementos de Acción Popular han abierto una suscripción pública para facilitar a los obreros semillas, abonos, aperos y tierras, que p a r g a r á n después de l a recolección. Se resuelve ei conflicto de la C o n s t r u c ción en Gijón Gíjón 17, 1 2 mañana. Se ha resuelto el conflicto de la Construcción, rechazando l a jornada de cuarenta y cuatro horas; sin reducción de jornales, en jornada legal y sin ejercer la patronal el derecho al veto. Obreros y patronos firmaron las bases, y el trabajo se reanudará el lunes. NOTICIAS NECROLÓGICAS Funeral en sufragio del alma de José Herreros Abad Madrid. A y e r m a ñ a n a se verificó en l á iglesia de Montserrat el funeral que en sufragio del alma del infortunado obrero dft Prensa Española, cobardemente asesinido, José Herreros Abad, organizó l a Cofradía de Animas y de la V i s i t a Domiciliaria de l a Santísima V i r g e n del Carmen por las Almas del Purgatorio, establecida en aquella iglesia. Presidió el acto nuestro director, marqués de L u c a de Tena, y los hermanos del finado y asistieron numerosos compañeros y amigos del malogrado José Herreros. Después de la misa el clero entonó un responso frente al túmulo levantado en el crucero de la iglesia, y finalmente todos los presentes desfilaron ante l a presidencia para testimoniar su pésame. Renovamos a la viuda y a l a madre de H e rreros l a expresión de nuestra condolencia y, la seguridad de que su recuerdo vivirá yar tre nosotros. L a respetable dama doña Juana Soldán, viuda de Cepeda, madre del vizconde de la Palma, se encuentra enferma, inspirando su estado serios temores. ADUÜláS Cuerpo pericial. V e i n t i c i n c o plazas. Prep a r a c i ó n 60 pesetas mes. Contestaciones Reas c o m p l e t a m e n t e ajustadas a l prog r a m a vidente. O c h e n t a pesetas. Venta a plazos. A c a d e m i a E D I T O R I A L liJETJS, Clases: P r e c i a d o s 1. Libros: Preciados, 6. Apartado 12250. aiadrid.
 // Cambio Nodo4-Sevilla