Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 20 D E M A R Z O DE 1934. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 8. grandes objetivos originarios, es dosa pacíficamente sabida. E incluso la única pacifica. Cinco Estados armados- no desarmaran, y los que no lo están tendrán el rearme más o menos defensivo. Alemania tiene d e r e c h o a aumentar sus fuerzas armadas E l m e m o r á n d u m italiano rasgó los velos que ocultaban toda l a cruda realidad del problema. S i los Estados armados no desarman, no cumplen l a cláusula quinta del Tratado de Versalles, y no pueden lógicamente, oponerse a l a aplicación práctica de l a paridad de derechos reconocida a Alemania en diciembre de 1932. N o hay alternativas. Pretender mantener eternamente desarmado a un pueblo como el alemán, es pura ilusión, superada quizás por los hechos. A l menos que se cultive el objetivo de impedir por l a fuerza un rearme eventual sucesivo de Alemania. Pero este juego tiétte cerno apuesta suprema la guerra, es decir, l a vida de millones de hombres y el destino de Europa. Hemos adelantado la tesis de que se debe conceder a Alemania un rearme que pide en los efectivos en el material defensivo, firmando una convención bajo la base del memorándum italiano, a fin de restablecer entre las potencias m á s grandes y las más pequeñas de Europa, esta atmósfera de comprensión sin la cual Europa camina hacia un crepúsculo. Otro hombre que puso a su país cara a la realidad es el conde de Broqueville, presidente del Consejo belga. S u discurso fué sintomático, pero valiente, y, a pesar del clamor polémico de los que tenían algún interés en contrario, útil para los fines de convivencia europea. Poderío militar, seguridad y disciplina A continuación, el duce recordó que el poderío y la seguridad de la nación están estrechamente unidos al problema demográfico, ya que la primera condición es el número. A continuación cita las medidas tomadas por el régimen fascista para la defensa de la raza, y añade que los economistas i n dican justamente la falta de natalidad como una de las causas de la crisis, ya que la disminución de los natalicios significa la disminución del consumo. Esto, por otra parte, lo demuestran los países que tienen poca natalidad, donde la crisis se ha hecho ciónica. Expansión hacia el S u r y el E s t e A g o n í a del parlamentarismo A continuación, el Sr. Mussolini habló del problema militar italiano, recordando las reducciones notables hechas en el presupuesto militar en los dos últimos ejercicios y en el ejercicio próximo, añadiendo que Italia no i r á m á s allá de lo que ya ha hecho. Ante l a parálisis, por decirlo asi, de la Conferencia del Desarme, el imperativo categórico de toda nación que quiera vivir es el de ser fuerte, y lo es particularmente para Italia, que está absorbida por un importante trabajo de reconstrucción después de la revolución. N o hay que ser fuertes para atacar, sino para hacer frente a toda eventualidad. L a potencia militar de l a nación debe dar al pueblo una noción de seguridad y un sentimiento de disciplina férrea. Las últimas guerras mostraron al mundo las heroicas cualidades militares del pueblo italiano, y la paz estará asegurada por nuestra voluntad sincera de colaboración con los otros pueblos; pero también por nuestras fronteras, bien defendidas, por nuestros espíritus prontos al sacrificio, por medios que respondan a todos los objetivos. L a primera condición de esta potencia es la unidad moral y o r g á nica de todas las fuerzas armadas, su fusión, plena, integral, definitiva en la vida de la revolución. L a defensa d e la raza Pasando a hablar de los planes futuros, el Sr. Mussolini i n d k ó los objetivos a los que debe mirar el siglo presente, l a generación actual y la venidera. Los objetivas históricos de Italia tienen dos nombres: A s i a y África. E l Sur y el Este son los puntos cardinales que deben despertar el interés y la voluntad de los italianos. E n el Norte, hay ¡poco o nada a hacer; en el Oeste, tampoco. N i en Europa n i más allá del Océano. Estos objetivos nuestros tienen su justificación en la Geografía y en la Historia. De todas las grandes potencias occidentales de Europa, la más cercana al África y al A s i a es Italia. Algunas horas de navegación marítima, y menos aún de navegación aérea, son suficientes para unir Italia al continente africano y, asiático. Que nadie interprete mal el alcance de este objetivo secular, que yo confío a la generación italiana presente y a l a de mañana. N o se trata de conquistas territorios- -y quiero que así sea comprendido por todos, próximos o lejanos- sino de una expansión natural, a la que ha de conducir l a colaboración entre Italia y los habitantes de África, entre Italia y las naciones del Oriente inmediato y mediato. Se trata de una acción que debe dar su valor a recursos, aun innumerables, en ambos continentes, sobre todo en lo que concierne a África, y llevarlos m á s profundamente al ciclo de la civilización mundial. Italia puede hacer esto; su posición en el Mediterráneo, mar que está a punto de volver a desempeñar su misión histórica, la unión del Oriente y el Occidente, le da este derecho, le impone este deber. N o queremos reivindicar monopolios o privilegios, sino que pedimos y queremos obtener que los que han llegado, los satisfechos, los conservadores, no traten de bloquear por todas partes la expansión espiritual política v económica de la Italia fascista. Luego el duce hace notar que las previsiones de l a primera asamblea quinquenal de 1929 se realizaron plenamente y afirma que lo mismo sucederá en la tercera de 1939 y, las siguientes, con tal de que se sea intran- sigente con el ideal y la fidelidad absoluta a los principios de vigilancia incansable contra todo aquello que pueda ser motivo para el prestigio moral del régimen, para lo cual cuenta con el apoyo- -dice- -de los altos jefes que están presentes, que ya le ayudaron mucho en el pasado y espera han de continuar haciéndole en lo porvenir. E l Sr. Mussolini termina diciendo: Puesto que no se puede continuar eternamente echando vino nuevo en barriles viejos puesto que el parlamentarismo no cavó jamás tan bajo de lo que actualmente h? caído, ya que donde no ha sido suprimido agoniza, está claro, es lógico y fatal que la corporación supera como sistema de representación a la institución legada por el siglo anterior, producto de un movimiento de ideas determinado, y ya terminado en su c i clo histórico. La revolución tiene ante sí numerosas tareas delicadas e importantes Los tardos, inciertos y nostálgicos los apartaremos a un lado del camino. E l pueblo italiano quiere avanzar bajo el signo del lictor, que significa: unidad, voluntad y disciplina. Esta voluntad del pueblo italiano tendrá el próximo domingo nueva ocasión de manifestarse. Todos los fascistas, del más alto al más bajo, deben sentir orgullo de servir a este Estado y de contribuir a asegurar el bienestar y el poderío del pueblo. A l terminar el Sr. Mussolini, los asistentes le ovacionaron durante largo rato, poniéndose en pie y entonándose a coro el Himno de la Revolución. y ii. u 1- FELICITACIONES AL G E N E R A L SANJURIO C O N M O T I V O D E SU ONOMÁSTICO Cádiz 19, 7 tarde. Con motivo de su fiesta onomástica, el general Sanjurjo ha recibido cerca de tres mil felicitaciones, entre cartas, telegramas y telefonemas, además de numerosos regalos, destacándose el de sus compañeros de prisión, que es una caja de plata para habanos y cigarrillos, en cuya tapa aparecen grabadas dos cruces laureadas y los nombres de sus obsequiantes. A la caja acompañaba un pergamino con sentidísima dedicatoria. H o y sólo se ha permitido l a entrada en el castillo de Santa Catalina a los visitantes forasteros, que fueron numerosísimos. Cádiz 19, 11 mañana. Como el lunes, festividad de San José, no es día de visita en el castillo de Santa Catalina, ayer domingo acudieron numerosos amigos a saludar y felicitar al general Saniurjo con motivo de su fiesta onomástica. También llegaron v i sitantes de Jerez y Sevilla, con los cuales conversó el general Sanjurjo, al que acompañaban su hermana, su esposa y sus hijos. E l genera! que se encuentra animadísimo y en excelente estado de salud, mostróse muy satisfecho del indulto de su ayudante, teniente coronel D Esteban Infante, al que va suponía en libertad. A l recordársele la burda campaña de Heraldo de Madrid, que le atribuía l a dirección de una imaginaria conspiración, manifestó que no le era descoinc da la procedencia y falsedad de la noticia n i los bajos fines eme. l a informaban. SEGUROS MUTUOS PARA ACCIDENTES DEL TRABAJO (calle Nákens, antes Bermúdez Reina, 4, Teléfono, 28,445. Sevilla. Nuestros mutualistas han experimentado en el ejercicio de 1933 una economía superior al con relación a las cuotas mínimas de las Compañías comerciales de Seguros. 33 n sus oficinas se facilitan sin compromisos toda clase de informes y antecedentes. Entidad Patronal Aseguradora A continuación, el Sr. Mussolini recorrió que Italia está unida geográfica, étnica, moral y religiosamente. Desde el punto de vista geográfico, Italia es más que una Península, es una isla con 8.500 kilómetros de fronteras marítimas y 1.920 kilómetros de fronteras terrestres, construidas por la cadena de montañas más altas de Europa. E l pueblo italiano no puede ser otra cosa que un pueblo de marinos y de agricultores. L a frontera de los Alpes es la muralla infranqueable asignada por la N a turaleza y, la- Historia al territorio italiano. Setenta y cinco p o r ciento Lea usted todos los domingos