Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T A B C. MIÉRCOLES s í D E M A R Z O D E 1934. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 13. EN HONOR DE LOS V E N D E D O R E S ESPONTÁÑEOS D E A B C Un almuerzo en la casa de Prensa Es M a d r i d 21, 2 madrugada. Ayer, en la casa de Prensa Española, fueron obsequiados con un almuerzo por el Consejo de A d ministración de la Empresa las personas que, desinteresada y generosamente, se prestaron á repartir y vender por M a d r i d los ejemplares ele A B C después de l a huelga planteada en sus talleres. Concurrieron un centenar de comensales aproximadamente, y en l a presidencia del acto figuraban los componentes del citado Consejo de Administración, integrado por su p r é n d e n t e el director de A B C, marqués de L u c a de T e n a el v i cepresidente y director de Blanco y Negro, D Fernando L u c a de Tena, y los consejeros, señores conde de Gamazo, D Benito P i c 6 y D Pedro G Fagalde; el subdirector tíe A B C, S r Santamaría, y el inspector general de Prensa Española, D Pedro H e rranz. E l marqués de L u c a de Tena y el director de Blanco y Negro, D Fernando L u c a de Tena, sentaron a su lado a los mecánicos que condujeron las camionetas durante los días que se hizo l a venta del periódico por este procedimiento. Este rasgo del director de A B C fué subrayado con cálidos aplausos y vítores por parte de l a concurrencia. Entre los concurrentes se hallaban también el conde de l a Eliseda, los condes de ¡Villagonzalo y Ruiseñada, el duque de H o r nachuelos, los hermanos Miralles y los. señ o r e s Layus, concejal del Ayuuntamienito m a d r i l e ñ o M i l á n de Bosch, J o r d á n de ürríes- Linares Rivas y Amado (D A n d r é s) A l a hora del café se levantó para agradecer la invitación el duque de Hornachuelos y en un elocuente y vibrante discurso destacó el c a r á c t e r nacional que tiene l a E m presa de Prensa Española, hogar de E s p a ñ a en donde todos deben aprender y recordar que sus glorias parten de aquella figura que le dio vida y que se llamó D T o r cuato L u c a de Tena. Este eligió tres iniciales del abecedario para su periódico, que encierran un valor inestimable: amor a los obreros, bondad para con los obreros y car i ñ o a los obreros. Recordó las glorias de Prensa Española y su misión patriótica de toda la vida, y señaló cómo el actual marqués de L u c a de Tena sigue la misma conducta que su padre, con rectitud inflexible. A l referirse el duque de Hornachuelos al conflicto recientemente planteado en l a casa Üe Prensa Española, señaló el triunfo de ésta al hacer que reapareciera A B C sin haber terminado la huelga que planteó l a Casa del Pueblo, y dijo que ellos, como verdaderos patriotas, se habían aprestado a coüaborar, saliendo a la calle para vender los ejemplares, y el pueblo madrileño, demostrando una vez m á s su cariño por el periódico, los acogió con demostraciones inequívocas de afecto y entusiasmo. F u é aplaudidísimo. Momentos después los comensales se pusieron en pie y guardaron un minuto de s i lencio por el obrero de Prensa Española, José Hereros, asesinado cobardemente cuando salía de trabajar en la. casa. E l momento resultó altamente emocionante. Seguidamente, el director de A B C pronunció unas brevísimas y emocionadas palabras de gratitud para los concurrentes al acto. C o n esta comida- -dijo- -ha querido Prensa Española mostraros su gratitud por vuestro apoyo generoso y desinteresado en los días gn que reapareció A B C Se habla mucho de rendir un homenaje a Prensa E s pañola. S i n una falsa modestia, que no podría sentir, he de deciros que el éxito no es de Prensa E s p a ñ o l a es vuestro y de l a opinión, que no ha regateado su apoyo al intento de la Empresa. Por tanto, ese homenaje debe influir en vosotros y en esa opinión que nunca nos falta. M á s interesante que lo que aquí se diga es el silencio que hemos guardado en memoria del obrero que después de cumplir sus deberes fué asesinado en la calle. P o r tanto, yo me limito a levantar mi ceipa por vosotros y en recuerdo de su memoria. (Una atronadora salva de aplausos acogió las palabras finales del marqués de L u c a de Tena, dándose repetidos vivas a E s paña. Después habló el marqués de Eliseda en términos de elevado patriotismo y poniendo de relieve l a labor llevada a cabo por A B C y Blanco y Negro, dos publicaciones que, según el arador, son honra para E s p a ñ a dentro de nuestro país y en el extranjero. E l concejal monárquico Sr. Layus también pronunció sentidísimas palabras de adhesión al acto que se celebraba y congratulándose del civismo que demostró el pueblo madrileño, al reaparecer A B C después del conflicto que la Casa del Pueblo planteó en sus talleres. Todos estos oradores escucharon nutridísimos- aplausos. Se levantó también uno de los obreros que más activamente colaboraron en l a venta del periódico, para decir que él no sabía pronunciar discursos, pero que tenía que mostrar su alegría porque A B C, con su conducta, había dado un formidable palo a a Casa del Pueblo (F i citado obrero fué objeto de una calurosa ovación. Seguidamente usó de la palabra D F e r nando L u c a de Tena, quien dijo que, en el acto que se estaba celebrando, hablaba con carácter particular y quería poner de relieve la amplísima libertad en que Prensa Española dejó siempre a sus operarios para que opinaran como mejor quisieran, sin indagar su filiación, ni preocuparse de sus ideologías. Prueba de la verdad de estas afirmaciones es el hecho de que, estando ya declarada 1 Más ét íflo denlos constructores do automóviles amer i c a n í fía rt a d o p t a d o (as en los talleres la huelga de brazos caídos, había un obrero, entre otros de la misma procedencia, adscrito como suplente a la rotativa de Blanco y Negro, afiliado a la Casal del Pueblo, y con muy pocos días de servicio en su puesto. Tengo el convencimiento de que los que fueron a la huelga en Prensa Española procedieron, unos arrastrados por engaño, y los demás por miedo. E l Sr. Luca de Tena (D Fernando) afirmó que e ¡personal ingresado recientemente en Prensa Española no sólo ha realizado unacto de civismo al facilitar la reaparición de A B C sino que ha demostrado con b r i llante ejeinplaridad que actuaba en defensa de todos los trabajadores de España, proclamando así la verdadera libertad de trabajo, en virtud de la cual todos podrán ejercitar su derecho a l a vida y todos podrán comer, sean o no sean socialistas. Estoy seguro- -prosiguió- -de la grandeza del corazón de los españoles, y por eso respondo de que los que en este momento están sentados en torno de estas mesas, sienten latir- -con la franca satisfacción de haber defendido su libertad dentro de la ley y de no haber fomentado el absurdo establecimiento de castas dentro de la gran familia obrera- -un íntimo y profundo pesar; el pesar de que ellos, al comportarse digna y heroicamente, han dejado sin colocación de momento a otros que se sometieron a órdenes contrarias a esa libertad. Sería lógico y natural que los que ordenaron la huelga, los que arrastraron a ella a los demás, los que provocaron y decretaron un paro absurdo, los que no permitieron que se reintegrasen a sus tareas aquellos que las abandonaron, a pesar de los insistentes llamamientos de l a Empresa, se sacrificaran ahora y proporcionaran el jornal o un subsidio equivalente a esos compañeros que, al quedar sin trabajo, quedan sin pan y dejan a sus familias desamparadas; pero comG, según mis noticias, por considerar perdida l a huelga, los obreros que laboraron al lado nuestro y que tan queridos eran de nosotros, no percibirán en lo sucesivo auxilio alguno, yo propongo a l a Empresa de Prensa Española que, como demostración del amor de E s p a ñ a a sus obre- ros, se confeccione un n ú m e r o de A B C que podría ser vendido al precio de veinte céntimos, y que la diferencia de precio se destine a aminorar la situación difícil en que se encuentran las víctimas de los dirigentes y cabecillas del ya resuelto conflicto. Yo- -terminó diciendo D Fernando L u ca de Tena- -soy persona modesta; pero siento gran cariño por esos operarios, lastimosamente extraviados, y yo ofrezco cinco mil pesetas de mi peculio particular para aumento de la cantidad que se recaude con la venta de ese n ú m e r o de A B C U n a calurosa y prolongada ovación premió las palabras del vicepresidente de Prensa Española, quien más tarde recibió muchas felicitaciones por su rasgo de generosidad y por su cordial iniciativa. L a fiesta terminó mediada la, tarde, recibiendo Prensa Española muestras insquivocas de adhesión y cariño. 3I ÜA A C por ¡a mhnsa- ¿razón que usted dabs adoptarlas. Porque son los. que don mejoressresül- todos. ¡ti ¡Vorlant t Cambie el T iTtelchQ- áe 3 H tBtfQ j b vceítt A. C. -Vsoda 1 S. 0 QQ küátneifoa. t J ECOS D E L PUBLICO Sobre el caso de! Cementerio Nos escribe C. Sanjuán, que vive en Candilejo, 7. formulando una denuncia semejante a la que motivó que por la Alcaldía se ordenase la instrucción de un expediente para depurar responsabilidades entre el personal que presta servicios en el Cementerio. Como el asunto está en vía judicial, esperamos que el caso que se nos denuncia se lleve al citado expediente y se haga justicia adecuada, á la magnitud del exceso, hammam
 // Cambio Nodo4-Sevilla