Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 23 D E M A R Z O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 14. E n el oratorio de aquel museo, tal es Ú riqueza, sobre todo de orden arqueológico, que la morada de la noble dama contiene, efectuóse por la tarde el enlace de la encantadora señorita Lolita Domínguez Manjón coni el conocido joven D Bernardo Cerezo y Prieto, apadrinando a. los contrayentes l a condesa de Lebrija y el barón de Gracia Real, padre de l a novia; a ésta, que esta! muy guapa con sus albas galas nupciales, le llevábala cola su hermano pequeño, Jerónimo Domínguez Manjón. Bendijo la unión, el reverendo padre Osborne, S. J tío abuelo de la desposada, por delegación del señor cura párroco del Salvador, y terminada l a ceremonia sacramental un coro de cantores de la Catedral entonó la Salve, acompañados de la orquesta que durante el acto había actuado. 1 Fueron, testigos: por h. novia, el conde dé Bustillo, el marqués deí Valle de la Reina, D. Antonio de León y Manjón, D Rafael Osborne y Guezala, el marqués de Contadero, D Luis Alarcón y de l a Lastra y don Salvador Guardiola. y Fantoni. Y por el señor Cerezo, D Francisco Martínez y l a M o rilla, D Benito González Castro, D Eduardo Prieto Ruiz y D Felipe Jiménez y J i ménez. E n el comedor de l a casa se sirvió exquisita merienda. Brindóse por la felicidad de los novios, a cuyos deseos de eterna ventura muy cordialmente nos unimos. Ellos marcharon a su finca Oromana, en término de Alcalá de Guadaira. Algunas concurrentes: baronesa de G r a cia Real, condesa de Bustillo, marquesas del Valle de la Reina, de Contadero, de M i r a val y viuda de A r c o Hermoso, baronesa de Benedrís; señoras y señoritas de Alarcón (D. Luis) de Guardiola (D Salvador) de Ybarra (D Eduardo) doña Elena María de Llaguno y A r i a s de Saavedra, de León y Manjón (D Antonio) y de Betbencourt (D. José y D Joaquín) Eduarda, Chanto y María Justa de León y A r i a s de Saavedra, Regla y Mercedes Dávila y de León, Enriquetita Domínguez Manjqn, Fuensanta Isabel, Enriqueta y Estrella Cerezo y Prieto, A n i t a Cabrera Hoces, Elisa Romero y Osborne, Conchita y Carmela González de Canales, Carmen y Luisa Osborne y Mac- pherson, Gloria Jiménez, Conchita D o mínguez Dávila y Concha y Araceli de A l a r cón y Domínguez. Otras noticias El sastre. -Parece que todos se han puesto de acuerdo: P a r a l a semana que viene. (Entre dientes. M e gustaría la misma unanimidad a la hora del pago. La esposa. -Dame un beso, descastado, Diálogo sin importancia que no me besas nunca. El esposo. ¿U n beso y con las manos a Un viento fuerte. ¡D a gusto enfilar la la espalda? Malo. M e ocultas uí: a cuenta. calle y barrerla, con la cabeza baja, como si Ella. -Te aseguro que no, mal pensado. se fuera un toro en trance de embestir! M i r a en mis manos no hay nada. Otro viento en dirección opuesta. -La caEl. ¿Y en l a imaginación? lle está ocupada y no quiero chocar con ese Ella. -La imaginación siempre trabaja; otro viento. M e lanzaré por el paseo a r r i aun dormida. P o r cierto que acabo de ver ba a toda velocidad... un vestido de primavera, que parece un Señora: U n a mano al sombrero, o si no se sueño... lo quita. La madre. ¿Te preparo café esta noche? Señor: V i g i l e usted su falda o prepáreEl hijo. -No; todavía no ha llegado la se a dar el espectáculo. hora de los grandes esfuerzos. Hasta fines Una- nube (que juega a tapar el sol) -No de mayo no están anunciadas las oposiciosaldrá. H o y no ha de poder introducir sus nes. Esta noche voy a salir. rayos curiosos por las ventanas, n i i r a tenUna muchacha. ¡Que me dejes! Estoy derse cómodamente en los llanos. E l viento nerviosa. Tengo ganas de reír y de llorar; me empuja; pero el sol también avanza, y yo procuro ajusfarme a su carrera. H o y no todo a un tiempo. Un muchacho. -Si yo supiera rimar, comsaldrá. pondría un soneto. A Ver una teoría de conEl sol. -Necia. H e salido de todos, modos, porque s i no nadie te vería, puesto que v i- sonantes: rojos, ojos, enojos. Un bailarín. ¡Que suene el jass! virías en la n ciche. Y hasta me filtraré a traUn histérico. -Por favor, a ver cuando vés de tus algodones, húmedos y blandos. Y o cesa esa música de locos. lo fundo todo. ¿Qué puedes tú contra m i po El mes de marzo. -Soy yo y no l a Humader, pobre nube... nidad quien tiene la culpa. Y el caso es La madre. ¡Niña... Cierra el balcón, que me divierte ser así: E l mes montaña que entra frío. rusa. De lo alto a lo bajo, sin transición. La hija. -Aquí dentro se ahoga una. M e Llueve, sale el s o l vuelve a llover. Pero falta el aire. ¿Qué le pasa hoy a imi corazón, la primavera está en mí, y la gente pasa por que parece querer escapar del pecho... un presentimiento. D e todos modos, que no El marido. -Me voy a l a calle. ¿Llevaré se fíen demasiado... -G I L D E E S C A el abrigo... ¿M e lanzo a cuerpo... LANTE. La mujer. ¡Fulano... Coge el gabán para ¡salir, que. ha saltado un viento muy fuerte. E n casa d e l a c o n d e s a d e L e b r í E l marido, decididamente, después de esj a B o d a d e la señorita d e G r a c i a cuchada esta opinión, se marchó a cuerpo. Una abuela (ante el coro de vecinas) Real P a r a el mes de mayo hará m i nieta la priS i l a ilustre dama doña Regla Manjón y mera Comunión. L e estamos haciendo un Mergelina, viuda de Sánchez Bedoya, convestido blando de tul, con un velo que le cae desa de Lebrija, 110 tuviera bien reconocia lo iargo. Y a l a verán ustedes. V a a pare- dos ya, por tantos y tan justificados concepcer una novia en miniatura. Llevará su tos, sus profundos conocimientos en materia devocionario de marfil y su vela rizada. de arte, que merecidamente la llevaron a ocuLa niña. ¡Papá! ¡Papá! H e visto una par plaza entre los académicos de la Naciomariposa. nal de S a n Fernando y de l a local de Santa El padre. ¿Una mariposa en marzo? N o Isabel de Hungría, hubiérale bastado el depuede ser. purado gusto con que ayer dispuso, a base La niña. -Te digo que sí. E r a blanca y tede fragantes flores y bellísimas plantas, el nía como unas letras escritas sobre las alas. exorno de su casa- palacio, para acreditarla Pero volaba de prisa y en zig- zag, y no las de artista. he podido leer. Celebrábase la boda de la primera de sus SI hombre viejo. ¿Por qué suspiras? sobrinas nietas, que contre matrimonio, y La mujer, joven. -Por nada. ello- hizo que l a patrocinadora en nuestra El hombre. -Por nada, siempre por nada. ciudad de l a lucha contra l a tuberculosis, Toda causa tiene su motivo. Juegas a l a i n- de las Escuelas Católicas y de tantas otras eomprendida. beneméritas instituciones, se olvidara por La mujer. -Digo la verdad. S i tú no me unos momentos de sus obras de caridad y cehubieras dicho ¿por qué suspiras? yo no lo para entregarse a cumplir, con verdadero me habría dado n i siquiera cuenta de que rumbo de gran señora, sus deberes familiares suspiraba. ¿Por quién? ¿Por quién? T ú si y sociales. que opones tu por qué al hecho más sencillo. Se suspira... por lo que se suspira. Porque hay una fuerza desconocida dentro CáíBuraaor SOI ¿E X a STÁEffTCR. Puesta de uno que requiere lanzar el aire. on marcha inmediata en frío; economía y La nena del balcón. ¡Pía, pajarito mío, mayor potencia. saltarín eterno, granito de s o l El vecino. -Todo eso se lo dice usted a un pobre canario, porque no l a entiende y para desahogarse... ¿A que no me lo dice usted a mí... Ella. -A usted no le digo yo n i feo, aun a ciencia y conciencia de que no mentiría. El. -Porque tiene usted- miedo. Ella. -Porque quiero que estudie, para ver si, al menos un año, aprueba usted en los exámenes. El. -Siempre han de aproximarse los exámenes cuando suspiran las niñas y va a ponerse bonito el Retiro. ¡También es mala pata! Un cliente. -Quiero el traje para la seHAZUL, APO. 60 GRANADA. POR CORREO, 2,50 mana que viene. Y a lo sabe usted, maestro. -CAJAS, a 1 y 2,15, Pero lo quiero sin falte, DE SOCIEDAD ECOS D 1 V E RS OS Con motivo del fallecimiento de S. M l a Reina Emma, madre del Reina Guillermina de Holanda, amigos particulares del barón Aerssen. Beyeren, y sus colegas del Cuerpo consular local han desfilado por el consulado de los Países Bajos, en nuestra ciudad, dejando sus tarjetas y firmando en las listas a tal fin dispuestas. Regresaron de Roma los señores de M e jías y Asencio (D José) E n l a iglesia del Divino Salvador, ante la venerada imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, han contraído matrimonio l a señorita María Pepa Gutiérrez Díaz y don José Macía Garzón. Bendijo el matrimonio el párroco de ia feligresía, y apadrinaron a los contrayentes doña A n a Diez, viuda de Gutiérrez, madre de lá novia, y D. Cayetano Macía, hermano del novio. Mañana sábado formalizarán, en Jerez de la Frontera, su contrato esponsalicio la bella señorita Nena Diez Zurita, hija de los condes de Miranda de Santa Cruz y sobrina del marqués de. Campo Real, con D Julián Pemartín y San Juan, asimismo de asisto, crática familia.
 // Cambio Nodo4-Sevilla