Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. M A R T E S 27 D E M A R Z O D E 1934. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G- 14. Mientras tanto, el Gobierno mantiene, so! actitud y su criterio de siempre. Deseamos- -dice- -que los organismos intermunicipales sean pronto elegidos; pero entretanto, e l Gobierno aceptará lo que l a Cámara acuerde. E l Sr. D E T O L E D O (D. Romualdo) tradicionalista, expone el criterio de su minen ría, que volará en pro del dictamen. E l S r A I Z P U N popular agrario, defiende el dictamen diciendo que el derecho arranca de l a ley paccionada y de l a constitución de las gestoras. E l Sr. P R I E T O rectifica, y dice que, la ley está clara y que l a paccionada debe cumplirse en todo caso acudiendo al sufragio directo, con un representante por cada merindad. Esto! o sabe el S r Alléndesalazar- -dice dirigiéndose a l ministro- (Risas por el lapsus. H e dicho Alléndesalazar, porque estos nombres populares confunden. (Risas. Insiste en señalar l a excepción que representa el proyecto. E l ministro de l a G O B E R N A C I Ó N recoge el lapsus del S r Prieto, diciendo que a él, cumpliendo con su deber, no le i m portan las comparaciones, si hubiera malicia en ellas. E l S r P R I E T O Nada de eso. E l ministro de la G O B E R N A C I Ó N i n siste en que no se pide una excepción, sino el medio de acabar con las dudas qué ha hecho surgir l a constitución de l a Comisión gestora de Navarra, y recuerda que l a ley paccionada sólo habla de que el régimen electoral de l a Diputación foral dé N a v a rra será el mismo que r i j a para toda E s paña. E l Sr. P R I E T O quiere consignar una vez más que el Gobierno va a consentir en que una gestora republicana se convierta en un organismos, que poíie en manos de los enemigos de la República. Esto se puede acep- de l a manera más cauta e inteligente, y el Gobierno actual todavía lo hace peor. Se nos invita a la concordia. Vamos a ella. Investigue el Estado l o que l a Iglesia tiene, y si el Clero lo necesita, démosle lo que precise. Y o soy el primero, Entonces vendrá l a concordia. E l ministro de J U S T I C I A E l Gobierno no. hace aquí otra cosa que respetar las manifestaciones casi unánimes de l a Cámara. E l proyecto es constitucional, y a eso no tiene que oponer nada el Gobierno. Termina l a discusión de l a totalidad y. empieza a discutirse el artículo único. E l Sr. M A N S O socialista, defiende siete votos particulares, condensados en uno. El. voto es desechado por 117 votos y ninguno en contra, pues los socialistas abandonaron el salón. E l Sr. P R A T defiende otro voto particular, y con tal motivo pregunta a l a Comisión qué papel corresponde en e l Parlamento a las oposiciones al discutir este proyecto, toda vez que no se admiten ninguna de las propuestas socialistas. Propone que el Clero sea sostenido con aportaciones de los fieles, administradas por el Estado. E l SrT M A R T Í N E Z M O Y A de l a C o misión, contesta diciendo que no puede compararse una discusión regular con una obstrucción deliberada, y se extraña de l a propuesta socialista, pues después de combatir éstos l a inconstitucionalidad del proyecto, por l a intervención del Estado que afirman es su característica, proponen esta misma intervención en el voto que se discute. E l P R E S I D E N T E (Sr. Casanueva) suspende l a discusión. L a Comisión gestora de Navarra Se pasa a discutir un proyecto de ley proponiendo que hasta que se elebren elecciones provinciales, l a Comisión gestora esta- rá compuesta de siete gestores elegidos por los Ayuntamientos; dos por l a merindad de Pamplona, dos por la de Estella, uno por l a de Tudela, otro por l a de Tafalia y otro por la de Sangüesa. E l S r M O R A Y T A defiende un voto particular a base de que l a Comisión continúe constituida como l o está actualmente. E l Sr. A I Z P U N se opone al voto, diciendo que no se trata de dar a N a v a r r a un régimen especial en esta materia, sino de facilitar el trato con el Estado de problemas regionales que requieren representantes no designados directamente por el Gobierno. E l Sr. M O R A Y T A retira el voto particular. E l Sr. P R I E T O dice que el caso de N a varra es el mismo de las tres provincias vascongadas y no puede admitir que se establezca un régimen distinto, llamando l a atención sobre el precedente que representa la instauración de l a elección de segundo grado para las Diputaciones provinciales. Más bien es partidario de l a elección d i recta, que no le asusta. Pero no puede pasar por esta excepción, en contra del régimen general de las 49 provincias restantes. E l precedente entraña verdadera gravedad, pues los anteriores, basados en acuerdos de l a Dictadura, fueron esencialmente distintos. E l ministro de l a G O B E R N A C I Ó N desea aclarar los términos del debate. P a r a el Gobierno, l a diferencia entre la Comisión de N a varra y las de las demás provincias no esriba sino en el texto del decreto que las creó, que establece una distinción bien clara. Después las disposiciones posteriores siguieron salvando y recalcando estas diferencias. Afirma que l a Constitución define muy bien los organismos gestores municipales, cuya elección se regirá por una ley especial, cuyo proyecto vendrá pronto a l a Cámara. VEA USTED EL u 1 i evo ck o 00.0 eyro pe 1 e t c o n iruedas independientes CONCESIONARIO: M. SANTO TOMAS, 15. -SEVILLA ARTEMAN, S. EN C r. naiiim m n i i i m m i i- -m i BUlIBUBIIIf I f f l l illIB