Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN ORIGINAL Y SERIO SISTEMA DE ATRACCIÓN COMERCIAL C U P O N- M O N E D A S. A -L o que será e l C U P Ó N M O N E D A para los comerciantes y para los consumidores. -Nada de regalos fementidos n i de a r t i l u g i o s -U n descuento, a cambio de publicidad, liquidado p r o v i sionalmente en cupones, cuyo importe ha sido ingresado previamente en u n Banco, y que éste hará efectivo directamente a l l i b r e t i s t a -U n a antítesis de los llamados c u pones comerciales justamente rechazados por todos A u m e n t o efectivo de ventas para los comerciantes. -A h o r r o gratuito y educativo para los consumidores. E s estos días tema general de conversación en los centros comerciales l a creación de una importante Sociedad, denominada C U P O N- M O N E D A S. A que tiene por objeto implantar en M a d r i d y otras capitales un nuevo sistema de atracción y propaganda comercial. P a r a conocer con precisión los propósitos de dicha entidad y poder informar de ello a nuestros lectores hemos acudido a sus oficinas, establecidas con amplitud y gusto en la planta cuarta da edificio de L a Unión y el Fénix Español, de l a calle de Peligros, número 2. Recibidos con g r a n afabilidad por el director administrativo, D A n t o n i o G r i jaiba, nos ha d i c h o -S e trata de una organización con estructura y fisonomía propias. N o se conoce nada análogo. E n M a d r i d en Barcelona, en las principales capitales de España, ai igual que ocurre en el extranjero, el comercio, y más en los momentos de marasmo, anhela encontrar procedimientos que reactiven, que incrementen sus Ventas. P o r eso acogió con complacencia los llamados c u pones comerciales Pero los cupones comerciales han fracasado, tanto porque l a avaricia de sus emisores redujo casi a h nada el valor de los regalos a que daban derecho, como porque la truhanería y l a picardía hicieron de ellos un instrumento de engaño, dejando burladas, con la desaparición, a las familias que los coleccionaban. E s t a es i a razón de que el comercio haya abandonado y deteste los cupones comerciales, y también, según se asegura, de que e l Gobierno esté dispuesto a prohibirlos, Sin embargo, hemos decidido dar a nuestra Sociedad y a nuestro signo de crédito el nombre genérico de cupón para redimirlo y sanearlo, al modo que la medicina cura ciertas enfermedades inyectando su propio virus. S i porque los cupones comerciales estén desacreditados fuera a prescindirse de ese nombre, habría que abrfir también los cupones financieros, los periodísticos, como los de Blanco y Negro, y tantos otros. -Entonces, el cupón- moneda ¿no tiene ninguna paridad con los llamados cupones comerciales? -N i n g u n a Nosotros vamos a hacer una publicidad intensa e incesante de los comerciantes que se adhieran a nuestra organización. E s t a armadura de hierro, de doce metros de largo, que ha visto usted en nuestra fachada de la calle de Alcalá, es el sostén de u n maravilloso anuncio luminoso, accionado mecánica y automáticamente, en el que daremos a conocer las casas que entregan nuestros cupones. L o s nombres de esas mismas casas serán propagados por la Prensa, por hojas de mano, por carfa es murales, por listas repartidas a domicilio, por la pantalla cinematográfica, por la radio y por nuestras agentes de difusión, un equipo de señoras y señoritas instruidas y capacitadas para el menester, que irá recorriendo los domicilios e i n formando a las amas de casa de que, sin esfuerzo alguno, comprando a nuestros comerciantes clientes, se hallarán en corto tiempo, con una importante cantidad en metálico. 1 1 3 Vista parcial de las oficinas. i ¿E n metálico? -S í nada de regalos fementidos. L o s comerciantes, a cambio de la publicidad que han de recibir, harán a nuestros libretistas u n descuento con arreglo a u n porcentaje fijado de antemano. L a cantidad que resulte como descuento en cada venta será entregada al comprador en cupones que se irán, adhiriendo a una libreta, facilitada por la Sociedad gratuitamente. Y cuando la libreta se haya llenado, el importe total de los cupones que contenga, sin deducción alguna, será satisfecho directamente al libretista por un Banco de primer orden. ¿S e r í a indiscreto preguntar qué Banco? -E n absoíuto. E l Banco Popular de los Previsores del P o r venir. Solamente este Banco estará autorizado para expender a los comerciantes inscritos ios cupones emtidos por l a Sociedad. Esta exclusiva será tan cerrada, que n i la Sociedad misma puede facilitar cupones a l comercio. E l Banco ingresará el importe total de los cupones en una cuenta especia? Y esa cuenta estará bloqueada, es decir, que de ella no podrán hacerse extracciones más que para e! pago de libretas. D e este modo los comerciantes tendrán la garantía de que nadie disipará n i mermará las bonificaciones, y los consumidores l a de percibir en su totalidad el valor de los cupones que reciban. De modo que con í a fórmula que acaba usted de exponer todos los consumidores podremos ahorrar dinero? -T o d o s altos y bajos. Nuestro sistema atiende las conveniencias del comerciante y del industrial; pero también, y principalmente, las del consumidor. A l ahorro que éstos obtienen le llamamos ahorro gratuito porque a l consumidor no le cuesta un céntimo n i un adarme de sacrificio, y será el Único medio de que multitud de familias logren una reserva metálica, esto sin contar su función educativa. Y conviene advertir que nuestros clientes comerciantes podrán ofrecer, a favor del mayor v o l u men de sus ventas, los mejores géneros al precio más reducido, sin que nunca éste pueda exceder del corriente. ¿Y el sistema va a ser lanzado prontamente? -Tenemos ya todo preparado, y se están remitiendo al comercio las circulares de exposición. L a implantación, pues, del nuevo sistema va a ser inmediata, y, por Jas visitas y cartas de comerciantes que hemos recibido, su éxito va a resultar clamoroso. -L o s comerciantes que quieran reanimar sus ventas- -termina el Sr. Orí jaiba- -se apresurarán a inscribirse en nuestra or. ganización. Y en cuanto a los consumidores, no habrá ama de casa, mesócrata n i burguesa, que desdeñe hallarse a l cabo de corto tiempo, sin sacrificio alguno, con una importante cantidad en metál co, que la una podrá destinar a satisfacer necesidades no cubiertas en su presupuesto v la otra a realizar el capricho en el eme tantas veces pensó melancólicamente. 4 RICARDO S. DE YNESTRILLAS Un rincón de una de las Direcciones: m i t i T i n i i r n i u L i H i i n i u u i i i i i i i H i i H A i u u i i ümiimitmiiiniinivniíün