Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 20 D E F E B R E R O DE 1936. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G zj. L A INUNDACIÓN PRODUCE GRAV E S DAÑOS E N S E V I L L A Y E N A L G U N O S P U E B L O S D E L A PROVINCIA Centenares de familias sin albergue. Rasgos de abnegación en el socorro de personas que se hallaban en situación peligrosa. Se organiza el socorro de los damnificados. Imponen las tristes circunstancias actuales una pronta y eficaz ayuda a los centenares de personas que sufren los efectos de las pertinaces lluvias, que lian producido la inundación de tantos lugares como en Sevilla y su provincia han padecido el asóte del persistente temporal de agua. La magnitud del desastre requiere, a más de la generosa aportación de los particulares y entidades sevillanas de representación social- -tan espontáneamente ofrecida- que el auxilio del Gobierno se otorgue con toda amplitud y que los organismos oficiales acudan con sus recursos a salvar la situación presente. Metálico, ropa, víveres, la aportación personal para quienes no tengan otra forma de cooperar al socorro de la magna desgracia, Sevilla toda acudirá en favor de los damnificados, con toda amplitud en el ofrecimiento, con urgencia, tal como el daño requiere. Estamos seguros de que todos cumplirán con su deber, sin necesidad de exhortaciones, y que no será una población dividida en bandos, que luchan entre sí en defensa de postulados que dividen, sino una en el sentido humano y en la piedad ante la catástrofe. Complacidos hemos de registrar la conducta de algunos patronos, cuyos obreros, por hallarse sus viviendas bloqueadas por das aguas, no han podido acudir al trabajo, y han acordado abonar los jornales en tanto duran las presentes circunstancias. Cuantos obreros se hallen en este caso deben percibir sus jornales como si hubieran rendido el trabajo. ABC pone a disposición del alcalde de Sevilla la cantidad de mil pesetas para socorro de los damnificados por la inundación. ayer para que las aguas rebasaran el malecón de la calle Betis. E n el puente de Triana se adoptaron algunas precauciones y no se permitió m á s tránsito de vehículos que el de tranvías. Todo el resto del tránsito rodado derivó por el puente nuevo de San Telmo. N o obstante la crecida del río, se creía en el descenso, en virtud de noticias recibidas de Menjíbar. E n efecto, a las cinco de la tarde última visita que giramos al rio, comenzó a iniciarse un descenso que se acentuará si la lluvia da la tregua, que pareció advertirse a primera hora de la tarde. S i el temporal de lluvias persiste, el problema adquirirá un perfil de auténtica angustia para la ciudad. días heroicos servicios. Así lo redaman, en masa, los vecinos de las barriadas afectadas por la inundación. También hay que destacar, é n t r e l o s muchos ejemplos que se están produciendo, el acto de Joselito Algabeño, que en la madrugada de ayer, estando en su domicilio, Huerta del Mato, oyó unos lamentos y voces de auxilio, y acudió en socorro de los demandantes, salvando a caballo a los habitantes de, una choza y guareciéndolos en su casa, hasta que pasen las excepcionales y angustiosas circunstancias actuales. E n el T i r o de Línea y en ía Dársena también las aguas han invadido las calles de dichas barriadas y su situación es crítica. Durante el día de ayer, aparte l a actuación oficial, se formaron comisiones o gru- pos de auxilio, ciudadanos que colaboraron eficazmente en los trabajos de salvamento. Por la m a ñ a n a y resto del día grupos de mujeres irrumpieron en los establecimientos del centro de la ciudad, pidiendo para socorrer a los damnificados. E n la casa de socorro de Triana fueron asistidas varias personas de lesiones sufridas en los trabajos de salvamento. Finalmente, en las inmediaciones del Cortijo de Cuarto un hombre se vio en peligro, -acudiendo prontamente la Guardia c i vil. Esperamos que el temporal dé tregua y a la situación, ya grave, no se sume el desbordamiento del Guadalquivir, que crearía una trágica situación. 1 La situación en la capital y sus alrededores Por un lado, lo torrencial de las lluvias que caen sobre una tierra ya saturada de agua, y por otro la subida del río, que i m posibilita el desagüe de husillos y alcantarillas, han motivado eme los sitios bajos, de la ciudad continúen inundados. Así las calles Barco y Conde de Barajas, la Alameda de Hércules y otra? muchas continúan siendo un obstáculo par a los transeúntes y una amenaza para las casas próximas al agua. Pero la situación de estos sitios bajos se extendió ayer a muchos sitios de la ciudad, como Miraflores, Heliópoiis, Torreblanca, Las Erillas, l a H a z a del Huesero, barriada de L a Laboriosa y otros, aparte del Cerro del Águila y Amate. E l Manicomio quedó aislado por las aguas y el director de la casa, doctor Aguilar Castelló, pasó el correspondiente aviso al presidente de la Diputación, Sr. Casas, quien dispuso seguidamente ¡el servicio de auxilio. E n la carretera de Carmona, pasada la Fuente del Arzobispo, en el cortijo Calonge, una familia pidió auxilio desde una ventana y acudió un camión del Ayuntamiento, que los sacó de allí. E n la barriada de Heliópoiis, por la tarde, se rompió una alcantarilla. E n todas las barriadas en peligro se llevó a efecto durante la madrugada y el día de ayer el salvamento de personas, que fueron instaladas en diversos lugares, utilizándose lanchas y poniendo en muchas ocasiones en peligro la seguridad personal. E n este aspecto es obligado rendir, una vez más, un tributo de sincera admiración a! benemérito Instituto de l a Guardia civil y a la Cruz Roja, que prestan en estos La Cruz Roja es requerida por el alcalde para prestar auxilio Próximamente a las diez de la noche salieron del cuartel cuatro Ambulancias al mando de oficiales, presentándose en el Ayuntamiento y desde allí pasaron a. prestar auxilios a los distintos sectores donde las barriadas se hallaban completamente inundadas. E n Amate, provistos de lanchas, procedieron al salvamento de vecinos, calculando que pasarían de un ciento las personas que extranjeron de las aguas. L a constante lluvia y dado la oscuridad, el trabajo se hacía penosísimo. E l personal salvado era trasladado en camionetas de distintos Cuerpos y autobuses a la Plaza d E s p a ñ a y a distintos domicilios. Después, atendiendo órdenes de un jefe de la Guardia civil, que en unión de la Cruz Roja, según nos informan éstos, realizaron un brillantísimo trabajo de salvamento en la citada barriada, se trasladaron al Campo de los Mártires, L a Laboriosa, L a Corza, barriada del Sacrificio, donde no necesitaron sus servicios. Entre los auxiliados en la barriada de Amate, recibieron curación de lesiones unas doce o catorce personas. U n a Ambulancia, al mando de un brigada de retén en su cuartel de l a calle San J a cinto, acudió en las horas de la madrugada a la barriada del Hoyo del Huesero, extrayendo de las aguas que ya inundaban sus viviendas unas quince personas, una de ellas un enfermo que condujeron a la casa de socorro de Triana. E n la vega de Tablada, por la parte i z quierda del viaducto, hubieron de descolgarse con cuerdas los camilleros, y se lanzaron al agua con gravísimo riesgo, salvando siete personas. A la hora de tomar esta información, ocho de la mañana, había regresado la mayor parte del persc al a su cuartel, desde doade se retiraron a descansar. A las cuatro de la tarde regí- aron al cuartel el resto de las fuerzas, e inmediata- mente acudieron todos a la barriada de L a Voluntad, llegando hasta el campo y extrayendo de las aguas una familia con tres niños. Regresaron a las cinco de la tardé, c E l temporal reinante crea una situación angustiosa en Sevilla La crecida de! Guadalquivir E l temporal de aguas, que padecemos desde hace muchos días no sólo en la ciudad sino con carácter general en la región andaluza, ha agravado considerablemente la situación creada por las lluvias, con el crecimiento alarmante del Guadalquivir. E n efecto, el río ha rebasado por completo los muelles, ha inundado Los Remedios y la Vega, alcanzó en la mañana de ayer su mayor altura, cubriendo los ojos del puente de Tablada y lleva tina corriente arrolladura, de enorme velocidad, arrastrando á r boles, animales muertos, especialmente vacas, y trozos de viviendas. Numeroso público acudió durante todo el día a presenciar la subida del río, desde lospuentes de Triana y San Telmo y paseo de Colón y Las Delicias. Como ¡asedio metro faltaba en el día de f 1 Í G AO LA RIVA A HS O
 // Cambio Nodo4-Sevilla