Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C A Ñ 0 TRIGÉSIMO TERCERO. SEVILLA VIERNES 5 D E NOVIEMBRE DE 1037. PAGINA NOTICIAS Y D E LIBROS HI! lll! ll! l! ll! l ¡lilH REVISTAS Historia de seis arciprestazgos. La revolución sacrilega H e aquí un libro impresionante. Se titula Iconoclastas y Mártires. E s t á escrito con sencillez y claridad, sin perfiles literarios, lisa y llanamente. S u autor, jesuíta, ha recorrido los pueblos de seis arciprestazgos que corresponden a tres pequeñas porciones de las provincias de A v i l a Toledo y Cáceres y ha buscado la verdad de lo que- en ellos aconteciera durante la dominación de los rojos. Inquiere sin descanso, pero no admite sino los hechos avalados por testimonios dignos de crédito. Las mismas declaraciones oficiales que le salen al paso, las contrasta con las referencias de los vecinos, tanto encumbrados y cultos, como humildes e ignorantes. A veces, aparta una relación exagerada que convendría a su tesis, que es la tesis de todos nosotros, y dice: no parece que estos hechos estén comprobados con lo que nos advierte de su veracidad y honradez. E l padre Teodoro Toni ha visitado dos veces los lugares de su- narración y entre ambas informaciones ha puesto un lapso de. cinco meses. N o lia querido conceder nada a la improvisación y la ligereza. P o r eso, cuando se vuelve la última página- de esta pequeña historia de bar, barie y salvajismo, se tiene la impresión de que todo es cierto, angustiosa y dolorosamenté cierto... L o s arciprestazgos recorridos por este informador veraz, han sido los siguientes: Arenas de San Pedro, Oropesa, Valle T i e tar, Casavieja, Cebreros y Abadía de B u r gohondo. Son 7 5 los pueblos que comprenden, unos, colgados en los bravios picachos de la Sierra de Gredos, otros, en las estribaciones de Guadarrama y otros, en fin, tendidos en los valles ubérrimos del Tietar. Éri esos pueblos han sido martirizados y fusilados treinta sacerdotes. Todas las iglesias y ermitas fueron saqueadas y profanadas, dedicándolas a mataderos, almacenes de víveres o salones de baile. Las imágenes, casi sin excepción- -alguna persona piadosa logró salvar un Cristo o una Virgen, pe queñines- -quedaron descabezadas y hechas añicos con hozuelas, sirviendo los trozos de las tallas para el fuego de las cocinas o de los campamentos. Casi todos los tabernáculos conservan los impactos de las balas rojas. Los vasos sagrados, cálices y copones, sacras, relicarios y piedras de aras, han sido robados si tenían valor- y machacados y pulverizados si de él carecían. Todas las joyas de Vírgenes y Santas, desaparecieron. Los cíngulos fueron utilizados para portafusiles. Los retablos, todos, alguno de gran valor, como el de Gregorio Hernández en Real de San Vicente, quedaron en astillas. Las ropas sagradas sisrvieron para desfiles carnavalescos y bufonadas sacrilegas, como en Arenas de San Pedro, E l Hornillo, Lagartera, Gavilanes o Navalcán... r No, es la vida militar camino de regalo y de deleité, sirio qué encierra grandes penalidades, trabajos y sacrificios. Gloria también; mas, como las rosas, surge entre las espinas. No olvidéis que el que sufre vence y ese resistir y vencer de cada día es la escuela del triunfo y es mañana el camino del heroísmo. P a l a b r a s de F r a n c o a los cadetes de la A c a d e m i a G e n e r a l M i litar de Z a r a g o z a en l a i n a u g u r a c i ó n de l a m i s m a el d í a 5 de octubre de 1928, con asistencia del entonces jefe del G o b i e r n o glórioso general D M i g u e l P r i m o de R i v e r a HII! I! ¡l! ll ¡W! HII! llii! mil! lli M dos, palos y vergajos, hasta que ya no pudo iluminar las conciencias de los que se llaV moverse y entonces lo asesinaron. A l vicaman católicos y ayudan, j ¡todavía! a loa rio de Alcañizo, don Salustiano Domínguez sx hombres de Valencia. -J U A N DE C Ó R Sastre, lo llevaron al parador de Oropesa, DOBA. lo obligaron a bailar en el camino, hiriéndole con los machetes y golpeándole con los fusiles. Cuando compareció ante el Comité CONMEMORANDO iba descalzo, con unos pingajos por pantaUNA F E C H A lones y un faldón de la camisa al viento... Los verdugones le cruzaban el rostro. Los rojos de Navalcán colgaron al rector de L a c o n q u i s t a dei palacio de la la parroquia, don. Pedro Estrada, de una A cairía rama de encina, agarrotándole las manos a la espalda, hiciéronle una bárbara evenJerez de la Frontera. Con motivo dei tración y lo fusilaron. L a cisura del vientre cumplirse el primer aniversario de la conse la taponaron con hierbas y pastos... A ú n quista de la Sierra y magnífico edificio da hay más terribles suplicios en el martiroL a Alcairía por las tropas del comandanta logio de esos pueblos, pero... marqués de Casa Arizón, mandadas por, Los treinta sacerdotes asesinados murieéste, se celebró un emocionante acto en d i ron heroicamente, con el grito. de ¡V i v a cha finca con una misa de campaña, quei Cristo R e y! en los labios y sin una claudiofició el padre Bayarri, en el patio princir cación. Y lo mismo los hombres civiles que pal de la misma. a centenares perecieron bajo la tiranía coAsistieron distinguidas personas de Ubri- i munista. E s a es la contrapartida de la tra- ¡que y de esta ciudad, entre ellas el expre- i gedia: porque sentiríamos rubor de ser essado jefe, el comandante de Milicias Na pañoles si no iluminaran las tinieblas de la cionales, señor Moreno de Torres; ténien- V revolución marxista tantos y tantos rasgos te de Carabineros señor Herrera y capitán de valor y entereza de alma escondidos en jefe de centuria que allí presta sus servia los peñascales de una Sierra, sin otro testigo cios, señor Montaros. j que Nuestro Señor. Estas fuerzas, después de la misa, formaV ron ante una destacada cruz y con la presen- Cruzan por estas páginas que comentacia de las autoridades y numerosas familias! mos- -el libro no necesita crítica, sino deber de aquellos contornos, el P Bayarri leyó la; de referencia- -la figura de Madariaga, el oración de ios caídos y la plática conmemoi buen diputado cazado en los montes de P erativa del acto que se celebraba. i! dralaves en una batida realizada por cien escopeteros; la de Alfredo Mirallcs, nuesr. ro E l comandante Arizón se expresó en to -í fraternal compañero, asesinado en, la checa nos elocuentes y patrióticos. (de ese mismo pueblo; las de muchos falanE l comandante provincial de Falange; gistas y hombres de orden que dieron PUS Española Tradicionalista y de las Jons. se- j vidas, sin titubear, antes de sumarse a las ñor Villegas, revistó los distintos departa- hordas sanguinarias y sacrilegas. Y este témentes que ocupa la fuerza, felicitando a trico escenario lo cruzan, también, aquel cacapitán señor Montaros. j pitán de forajidos. Mangada, y sti columna A éstas se le sirvió un rancho extraordn de libertos de la Modelo. Robos, saqueos, funario. silamientos en masa... Fueron visitadas las dependencias deí Cruzan por esta escalofriante narración palacio de la Alcairía, acompañando a losf Todo el horror de esta revolución envileepisodios de una increíble crueldad. A l pávisitantes los señores García Pérez y Lo- í cedora está ahí, en esos pueblos pequeñitos rroco de Hornillo, don Juan Mesonero, lo batóu, en nombre de los dueños de la finca colgados en la Sierra de Gredos y en 1- r. s arrastraron atado por unas escaleras y lo condes de Torre Díaz. montes toledanos. Ese horror que debiera pincharon con leznas de esas que trabajan F u é visitada la hermosa capilla que poi? él esparto antes de matarlo. A l de Mombelcasualidad dejaron los rojos en buen estado; trán, don D a m i á n Gómez, de sesenta y ciny la escuela que aquellos proceres sostie- í co años, lo torearon en las calles, le dieron nen, en la que reciben educación más def a beber petróleo, le hicieron tremendas amcincuenta niños, a los que se les sirvió un (putaciones y lo llevaron a rastras atado a desayuno. j llame usted al teléfono dé una camioneta hasta el Puerto de Pico, des E l vecindario de aquellos contornos des- la Administración, númepeñándolo por una barrancada. D o n Ismael pidió con todo entusiasmo al salvador da Santos, párroco de Poyales del Hoyo, estuI L a Alcairía, señor marqués de Casa Ariw ro 3 2 6 8 9 de diez de la vo doce d í a s en una pocilga, donde fué azol zón, cuyo nombre le ha sido dado a una tado muchas veces con sogas llenas- de nú- J- mañana a ocho de la noche hermosa avenida de la preciosa hacienda -4 1 1 1 1 ara suscrmirse a
 // Cambio Nodo4-Sevilla