Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS ISLAS Y ESTACIONES ESPAÑOLAS DEL PACIFICO MOCIÓN, no tolo curiosidad, ha I causado la nueva: que España po 4 Me cuatro archipiélagos cerca de Mnatvy que también puede estableeerM i n 1 M Palaos, Marianasy Carolinaa con ISr d S litaciones- bases. L a información da ta f yi ta África y de A B C corre él mundo, con sorpresa de que en 1949 todavía puedan ser descubiertos territorios. en los expedientes. Mientras el Estado decide, queremos ampliar lo datos del acontecimiento, el 11 p u t j t vincularnos aún más a la preleata Filipinas, y dar presencia de voz i idioma y de actividad internacional a mafil t n un punto estratégico del P a- S Í S cifico. Quien ha llevado a las decisiones ofifiíalM n t t pleito sin contrario es un nombra moas, de cultura y paciencia. LlamaI don Emilio Pastor y Santos, bilbaíno, treinta y tres años. Sus títulos de español de primera los ganó en el desembarco, d i Ifni, como grumete, que el señor Pastor es hijo del pueblo, de familia marinara. Después de, cumplir su servicio naval licencióse en Filosofía y Letra! título que le coloca en una catageria intelectual que él acrecienta con OtfOs estudios, incesantes, hasta poseer dipwmaide profesor de Cultura Religiosa, Superior, por el Instituto Central del mismo nombre; de Estudios Superiores Pedagójtícos, otorgado por las aulas de la Cornpaftia de Jesús, y de secretario social da loa organismos católicos. Ahora es IIINYISTI 6 A 0O R cida a la vocación de los monjes. Pastor, or su ascendencia filipina, busca y reusca manuscritos, crónicas, mapas, relatos de viajes, datos de nuestros periplos por el remoto Pacifico. Cinco años de pasión secreta, a medias con ta humildad: ue, sin apoyos, pervive con modestia ranciscana. U n franciscano de la ciencia histórica es este fraile de los archivos, obrero minucioso de la grandeza patria. E l premio ha sido como entregado por las n a d a s arcmV p i é l a g o s con cimientos de madreporas en Sos trópicos e x u b e r a n t e s Historia cierta que parece cuento maravilloso. lagos de las Palaoa, la Carolinas o las Marianas. Palaos, grupo de 135 islas c is- 1 lotes, es toda fertilidad y belleza, basalto I emergiendo del mar con corona de valles agrícolas y bosques, allí donde se da el árbol del pan, junto al coco, orlando campos de arroz, con lejanos rebaños de ganado. Archipiélago que no cuenta sino i. aoo ha- 1 hitantes, despobladísimó, gente clara de color, dócil y hospitalaria, que vive en ca- sas enanas de madera y bambú. Saypan, U S ESTACIONES Dos partes contiene ta comunicación del señor Past o r a l distraido: que España puede asentarse, para usos ds comercio, navegación y vida civil, en bases que se reservó en el Pacifico; y que posee, en plenitud de soberanía nacional, cuatro archipiélagos, otros tantos edenes. Cuanto a las es- Bon gmlllo Pastor y Santos, quo os quien ha llevado a la doeiaionot oficíalo esto pleito aln entrarlo... taciones o bases, el de las Marianas, parece el iunto más propio para la base, Í la de agua dulce, con monte coronado de nubes- -espejismo de volcán- clima fresco, que en el trópico es una bendición, cocoteros, árboles de ifil y tago, tabaco, huertos; y los balleneros cortejándola; y, en la montaña, las vacas salvajes. Es la isla- príncipe de las M a rianas, después de Guara. Y en las Carotinas, Yap, propia para base: Yap, separada por canales de las otras islas, levantamiento del suelo marino para permitir la vida del aire, poblada de pescadores sencillos y apáticos, dulce de pereza en la calma de un mar que sólo muy de tarde en tarde tiene cólera de tifones. Por la gravitación sobre él de los continentes masivos, el Pacifico cada año crece en importancia; además del interés español por intimar con las Filipinas. Las tres bases son escala de buques, piezas maestras que acercan y jalonan el camino entre la eterna España viajera y BUS descubrimientos prodigiosos, de los que resta el alma de las naciones t n este tusar del Paoffteo estén situados los archipiélagos do soberanía ospaflola, las bases quo no v la inclinación a asociarse en eeneeden los Tratados y los grupos Isleños sobre los quo tenemos dereoho al oomsroto libro. la Hispanidad. Con ellas- -con las bases de los tres archipiéderecho es claro. E n el Tratado de 1809 lagos- España contaría en aquel es ontaisro de ta Legación de Filipinas y cenario. Y contar ser presente en cualque firman España y Alemania, articulo presidenta- fundador de la Hermandad uier acontecimiento del orbe, es lo que tercero, España se reserva el susodicho Hltpanefllipina. a estatura a los Estados. establecimiento de factorías. Quien sustiU n estudiante con tantos años de pertuye de Alemania el dominio ha de Y como no es lo principal del suceso favarancia no es u n aficionado; el señor respetar la cláusula del contrato. L o dilas bases, sino las islas de soberanía, y Pastor lo comprueba, porque, aparte sus ce el Derecho positivo en todas sus for- por hoy no cabe más en la nota, quédededicaciones a cursos de Índole social- rese para otro esquema el tratar de aqueligiosa, entra la misteriosísima religión de mas, incluso en la internacional. Las factorías o bases puede España orlla provincia inesperada. los investigadores solidarios; abnegada, ingrata, paciente y silenciosa labor, pare- ganizarías en cada uno de los archipiéTomás B O R R A S S
 // Cambio Nodo4-Sevilla