Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO 1 LUS T R A P O D E l N FORMACIÓN G E N E R A l f CARTAS DE AMERICA ttfcDAi ClON V A D M I M S T U V 7 0 N PRADO D E SAN SEBASTIAN. S U S C E P C I O N E S i ABC DIARIO TRADO ILUSD E IN FORMACION GENERAL ANUNCIOS: VELAZQUEZ, 12. SEVILLA DON DIEGO YEAIQUEZ, II MAESTRO STOKOWSKY, El APOSTOl SANTIAGO Y EL SEÑOR GONZÁLEZ DE LA PEÑA I C I M O S el otro día la presentación de un español- -bohemio, erudito, generoso, ameno, desordenado, un poco fantástico y un mucho genial- -que circula, bulle, rebulle, estudia, cuenta, vive y escribe en los Estados Unidos de Norteamérica bajo el noínbre de Antonio González de la Peña. Imitando a Cervantes, que dejó al vizcaíno con lá espada levantada sobre la cabeza llena de p á j a r o s de Don Quijote, lo dejó en tan comprometida postura durante varios capítulos, nosotros interrumpimos la narración cuando este antiguo estudiante de Deusto es- taba con sus bártu os y sus fantasías á cue- tas, a bordo de un petrolero español, rumbo a las costas de Eípañá. Y como du rante nuestro silencio el barco siguió su ruta, es muy posible que nuestro hombre esté de- embarcando al tiempo que as fecundas rotativas estén dandp a luz estas líneas. Así, pues, nos conviene acelerat. esta historia para que sea el periodista quien informe de los propósitos de González dt la Peña, antes de que él convierta los audaces dichos en sabrosos hechos. González de la Peña no sólo es, coma erudito, un obseso del arte español, sino, como artista él mismo, un paladín de su. divulgación. A es a empresa se lanzó en su juventud cuando se embarcó de lleno (en cuerpo, labia y cuenta corriente) en la aventura de pasear por tierras de América una exposición ambulante de. Veíázquez y en otra similar se embarca ahora al intentar popularizar la música clásica española de los grandes maestros de los siglos X V I y X V I I salvándola del ángulo oscuro exclusivamente erudito, donde yace cubierta de polvo- -como el arpa de Bécquer- -esperando la mano piadosa que de a lí sepa arrancarla. Para ello ha comprometido nada menos que al maestro Stokowsky- -cuya devoción por nuestra música le valió el título español de académico de Bellas Artes de San Fernando para realizar una excursión muíicál por la ruta de Santiago. Esta excursión musical, ha sido bautizada por este genial zurcMor de buenas voluntades c o m o Homenaje, voto y ofrenda al Apóstol y consistirá en un viaje por la vieja ruta de los romeros y peregrinos, con diver- 05 a tos en los que el antiguo director de la Sinfónica de Filadelfia y actual director de la Filarmónica- de Nueva Y o r k dirigirá conciertos gratuitos, entre, otros, de los maestros Morales y Victoria. Como prim e r paso- ¡mucha atención, veraneantes del Cantábrico! Stokowiky dirigirá en la casa de San Ignacio, en Loyola, y más tarde en Bégoña, al Orfeón Donostiarra y a la Masa Coral de Bilbao, que interpretarán la misa A v e Maris Stclla de V i c toria, y el motete de Morales Enmendemus in melius Dé allí tomarán la ruta H La Masa Cocal de Bilbao, que interpretará la misa A e Maris Stella de Victoria, y el mo tete de Morales Enmertdemus ¡n melius dirigida por el maestro Stokowsky. de los romeros, la mistña ruta por donde los trovadores y mendigos gale: es, nietos de los druidas y bardos de su tierra, introdujeron en España las leyendas del Rey Arturo y de los Caballeros de la Tabla Redonda; la misma ruta- -t qué sabor de l i bros de C a b a l l e r í a W q u e siguieron los octosílabos cojos de Carlomagno y los Doce de la Fama antes de incorporarse a la l i teratura española, como las mejores joyas de nuestro romancero. Bajo las piedra? milenarias de la basílica de Santiago, el maestro dirigirá a la Masa Coral de Pontevedra? Seguirán des pues su viaje, por la tierra de Pizarró, V a l divia y Cortés. Y recordando, por la ruta de los conquistadores, aquellos tiempos en que (como ha dicho un escritor de nervio) los dioses nacían en Extremadura llegarán a Madrid, donde el maestro agradecerá a la Academia de San Fernando su nombramiento de académico. Por último, ya de salida, Stokowsky actuará en Montserrat con la Escolanía Benedictina de la Abadía, bajo ta severa presidencia de su abad mitrado. Han colaborado con González de la Peña, en la organización y puesta en marcha de tan grata embajada cultural, aparte de los orfeones y masas corales ya citados, las Diputaciones de Guipúzcoa y Vizcaya, los Ayuntamientos de Bilbao y San Sebastián, la Compañía de Jesús, el padre Sobrino, S. J. del Departamento de Relaciones Culturales de la Embajada, de España en Washington, la Comisaria Ge- neratde Música, el pianista y compositor don Antonio Iglesias (a quien Stokowsky estrenó el pasado año su Primera Salida de D o n Quijote y otras personas y entidades que si omito, antes se debe a defecto de, memoria que a mezquino afán de regatear el aplauso debido a cuantos intervienen en tan loable iniciativa. E l renacimiento de la música de Victo- ria coincide con el cuarto centenario de su homferamiento (por San Francisco de Borja, general por aquel entonces de la Orden ignaciána) como maestro de cape- Ha del Colegio Alemán de Musita, en Roma. L a influencia de este príncipe ¡dé iá música litúrgica penetra a través de sus alumnos hasta Bach, y siguiendo el curso de las generaciones, nada menos que hasta Wagner, que glosa én los Maestros Cantores la polifonía del maestro español. Su personalidad es, pues, trascendental en la historia de la Música. De aquí q ue su divulgación no sólo en España, sino, en los Estados Unidos y en 1 mundo cuh; o, a través del poderoso altavoz de Stokowsky, merezca el doble aplauso que debe tributar; e a lo noble de lá idea y a lo eficaz de su realización. Y González de la Peña- -el soñador, el enredador- -jjodrá estar satisfecho de haber desvelado y zurcido sueños y enredos de tan alta laya. Torcuáto L U C A D E T E N A A I
 // Cambio Nodo4-Sevilla