Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ana. Pasó uña pa- 29 de octubre de trulla de guardias dé 1933. Han transcurrí- caballería, embozados do veintiún años, los en sus capotes azuque necesita- un homles, con los cascos de bre para ser soldado, los caballos cubiertos para ser ciudadano. dé goma, que pareEntonces empezábacían deslizarse sobre mos a ser jóvenes los el asfalto. La víspemismos que a h o r a ra había estado charvamos ya para viejos. lando largo rato con Pocas veces la HistoJ o s é Antonio en el ri ha podido recoger despacho de Delgado otros veintiún a ñ o s Barrete. José Antotan llena de sí misnio era un hombre ma. Los hechos vieverdaderamente exnen escalonadamente cepcional, un César a la memoria, como joven c o m o decía, una película que se con su estilo de friso fuese desenrollando y lápida, nuestro graa al revés Permitidme don Pedro en la Faque los evoque, Con lange y en las. tertula nostalgia agridulce lias literarias no hade aquellas h o r a s bía m á s que un h e r rapsas, solemnes Don que era el se y t r á g i c a s a un ñor Mourlane Michetiempo. len a) tfosd Antonio; Oran triunfo electenía un gran interés toral de las derechas. por el tono que ha en noviembre del misbía de darse a la in- mo año 33, más arroformación y los collador y clamoroso de mentarios djpl acto lo que e s p e r a b a n fundacional. No quelas derechas mismas. Aspecto del escenario det tealfo de ia Comedia la histórica mañana del 23 de octubre ría tópicos de viejo Bienio de radicales, de 1933, momentos antes de comenzar el acto fundacional. (Foto Ortiz. estilo periodístico. Le y de cedistas. Lucha agradaron mis ideas sobre éste aspecto. entre los. que querían Fuera de España, esos veintiún años pre- Tienes que nacer una. cosa de periodista adaptarse al régimen, republicano y airosa senciaron el auge del Nacionalsocialismo y raza recuerdo que me dijo. Luego chalgallardía y española lealtad de los. que, lamos de les postolas incidentes y de la. cov seguían- la bandera del Rey proscrito. Y obrero alemán, la división de las naciones laboración de los tradicionalistas. Salimos aún éstos, divididos en aifonsinos y car- europeas entre la Democracia, el Comunis- juntos hablando de todo esto. En ía puermo y el Eje, una guerra. pavorosa de un listas. Las J. O. N. S. muy recientes y la ta nos esperaba Gómez, siempre pulcro, Falange acabada de nacer, como portado- lustro y el hundimiento definitivo de Eu- subordinado tan leal al hijo como lo haropa como rectora del mundo, única rearas de un orden huevo que atraía a buena bía sido en vida al insigne don Miguel. Góhistorie! que parte de las juventudes españolas. Roma lidad tres ia victoria- hasta laahora vemos mez seguía siempre José Antonio y lo clara de alianza deo Moscú era entonces. uri dilema muy al mocrátieb comúnista... Veintiún años muy llamaba sobriamente el Jefe Vestía de uso de la dialéctica juvenil. llenos de Historia desde aquel 29 de oc- negro, con cuello duro y cierto aire de cléMonárquicos y falangistas formaban la tubre 4 e 1933 en que nació Falange Es- rigo en revolución. vanguardia de la lucha contra la Repúbli- pañola. ca y él marxismo y de ellos estaba salienDel acto de la. nada de Yo por aquellos redactor do la justificación ideológica y el calor po- lítico era La Nación años dirigía el. po- ir, pues todo estáComedia dicho he bienden ya muy y dide que inpular del Movimiento. olvidable Delgado Barrete. Diariamente te- clio. Asistí desdé el escenario Como perioTres corrientes principales formaron él nía que hacer el ¡comentario de las sesioi- dista y como vicepresidente de los requetés ambiente espiritual que hizo cauces por nes del Parlamento. Era también vicepre- de San Bernardo, bastantes de los; cuales los que discurrió. el descontento de la ma- sidente de la Juventud carlista de Madrid, estaban repartidos en la sala y en la calle, yoría del país: Afición Española, con Maez- domiciliada; en un viejo caserón palacio dispuestos a intervenir al lado de los far. tu, Pradera, Pemán, conde de Santíbáñez, de la calle de San Bernardo, esquina a langistas si atacaban las milicias sociaiis, Luca de Tena, Saia y otros varios, ene re- Silva. Al frente de ésa juventud estaba el tas. Cada uno llevaba el arma que había presentaban la tendencia de un monar- hoy general Cora Lira y, como presidente, quismo. renovado, doctrinal y dinámico. La Pablo Gaztañaga, un magnífico tipo de podidoa agenciarse. aTodos dispuestos a lumatar y morir, si era preciso, Falange de José Antonio y sus primeros vasco que parecía arrancado de un graba- char, con pasión, con fe, con violencia, con Oamaradas, con las J. O. N. S. de Onésimo do de la ilustración sobre la carlistada coraje, con independencia, sin servilismos Redondo y Ledesma Miranda, que traían del 70, ni imposiciones: noble, gallarda y esponel impulso, y 1 orientación europea, naMonárquicos falangistas, requetés y joncional y revolucionaria, de 10 que entonces sistas convivian en el entusiasmo común táneamente. ¡Tiempos aquéllos! se llamaba v el tiempo nuevo y los Re- de la causa dé España. Recuerdo, entre i Sólo he de resaltar ahora una faceta muy quetés, que encamaban la vieja solera ca- otras muchas anécdotas, una tevtúlte en el interesante de aquella histórica jornada: tólica y españollsima, el ímpetu recio y café del Norte, de la B. ed de San Luis. Iban, su sentido de unidad española. Una de las arrollador con el fondo ingenuo, elemen- allí el venerable y anciano general carlis- personas más y con más cariño aplaudidas fué él anciano liberal don Antonio Royotal demagógico y popular del carlismo. ta don Juan Pérez Nájera, algunas veces los Parlamento con- hermanos Miralles y los, Feláez, Ledesma Villanoya, campeón en elintervenciones en El segundo bienio de la República fratra los seperatistas. Sus casó completamente. Si el primero fué, al Miranda, Juan Aparicio, Castroviejo, R i- la discusión del Estatuto catalán le haíbían decir, de uno de sus forj- adoresr- Martiñez vas. Allí se llevaban las pruebas de la repopularidad. Barrios- sangre, fango y lágrimas el vista J. O. N. S. que se tiraba en una. dado Una. inmensa tan distantes Y los jóde él en segundo mereció el remoquete de gris y emprenta de la calle de la Reina, y del venes falangistas, tributaron espontáneamuchas cosas, le tonto En él nació ía palabra estraperto semanario El Cruzado Español dé los mente una clamorosa ovación cuando enllamada a tan ilimitadas resonancias, y tradicionalistas. Se corregían las (pruebas ocurrieron ios sangrientos alzamientos se- y se comentaban los artículos. A veces Le- tró en el teatro. Y pude observar que él paratista de Cataluña y comunista de As- désma discutía con Gaztañaga sobre deta- también aplaudió con entusiasmo á los turias, verdaderos anticipos de la guerra lies de la técnica de insurrección, sacada oradores. Otros han estudiado y exaltado las rriúlCivil; Y la vuelta del Frente Popular, con de los modelos de Curzzio Malaparte. tiplek y patrióticas facetas y consecuenlas perspectivas no ya de un bienio, sino Me acuerdo muy bien de la mañana del de sftoda una época roja, Y un período 29- de octubre del; 33. Era un día gris qué cias de aquel día inolvidable. Ahora, sende anarquía y caos, qué culminó con el amenazaba lluvia. La gente comenzó a lle- cillamente, entre éste recordatorio de hisasesinato de Calvo Sotelo. Y el 18 de ju- gar con bastante anticipación y se forma- tóricas anécdotas, quiero resaltar aquí ese lio, seguido por treinta y tres meses de ron corrillos en la puerta del teatro. Unes aspecto espáñolísimo, cordial y valiente: el sangrientos combates militares sobre toda retenes de Asalto se estacionaron en las sentido de Unidad del 29 de octubre de la rugosa piel del oro celtibérico- esquinas de Cuatro C a l l e s v n í a (f e S a n f o 1933. 1 1 1 U N A F A C E T A D E L 29 D E O GTUBRE: LA UNIDAD
 // Cambio Nodo4-Sevilla