Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El dm 12 de septiembre de este arto se dio en ta plaza de toros de Jerez de la Frontera un espectáculo Impresionante que, si no Inusitado, porque tiene precedentes notabilísimos, suscitó luego en toda España muchos comentarlos admirativos. S celebraba ese día ta oorrlda de conourso de ganaderías oon ocasión de la Perla de la Vendimia. E l tercer toro pertenecía a la ganadería de don Juan Pedro Domeeq, y fué un ejemplar de tal bravura y nobleza, que el público Jerezano y forastero, entusiasmado y aclamandolo, pidió a la presidencia que le perdonara la vida, Y asi se hizo. Hoy, Desteñido ourado de sus heridas, pasta libremente en la dehesa y está destinado tan sólo para semental. Su ganadero, que es por las trazas exoelente poeta, nos envía este poema dedicado a su ya famoso c o r nú peta. ¡Oh campos abundosos ¡Oh toros mugidoresl ¡Oh gráciles corceles corredoresl ¡Oh bravos caballistas hijos de Omeyas, nietos de Almanzóresl Escuchad este canto a Desteñido el gran señor de la bovina tropa que ha luchado y vencido hasta hacerse inmortal como el de Europa galán ardido en lúbrico deseo, Miradle en el fortes so Coliseo, fiera la planta, crespa la melena, en lucha desigual sobre la arena contra el medido táctico ajetreo, que bordan el infante y el jinete. Miradle bien cómo les acomete él solo y les alcanza con los finos, pañales que Nativa le dio por naturales duras defensas, mientras que la lanza sus carnes atormenta sin lograr hacer mella en su pujanza. Decid si tuvo acaso algún momento de flaqueza, si un leve desaliento, algún resabio, alguna picardía, si no fué todo ardor y bizarría, si se afligió un instante ante el tormento. Cantad al aire que perfuman vides y a las brisas que rizan los alcores, la ancha epopeya que forjó en sus lides este forzudo Alcides capitán de tos bravos mugidores. ¡Oh milagro que premia tus desvelos l La plaza en ansias arde por implorar tu indulto, en un alarde t V mMi- de palmus y pañuelos: el pulgar del perdón sube a los cielos y el clarín de la paz llena la tarde. Sembrado de amapolas tu camino, en la tierra feraz que riega el oi. noy por lu heroica grandeza de tu. gesta quebrada está la tradición funesta marcando nuevo nimbo a tu destino. Admira verte altivo, indiferente al nuevo porvenir, alta la frente, inhumillada la testuz erguida con desprecio absoluto de la vida, sin el menor temblor ante ta muerte. ¡Oh Júpiter feroz, Tauro bravio, señor que luchas por tu señorío l Ya suenan cencerrantes algaradas, ya salen los eunucos con albirrojas capas floreadas. ¡Habrán venido a armarte, caballero sobre el dorado albero regado con tu sangre atormentada l En la tierra de Jando, aguanosa y bravia, donde embisten coléricos los vientos de mugientes acentos y el duro toro pace yerba blanda, ¡qué gran algarabía ¡cómo estará gozosa la vacada atenta a tu llegada ¡Cómo prepararán la bienvenida cuando triunfante vuelvas a tus lares para injertar la vida en ta heráldica estirpe embravecida de fu escudo ducal- -tierras y mares- -con nueva sangre noble y aguerrida ¡Oh Júpiter feroz, Tauro bravio, señor que vuelves a tu señorial Juan Pedro DE DOMECQ V-
 // Cambio Nodo4-Sevilla