Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A SS N- 16. SSS. S A B A B O 3 D E M A R Z O B 1956. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G I N A 14 1 L ARBITRIO PROVINCIAL PARA 1956 Nos encontramos en la actualidad en uno de los momentos más trascendentales para el ya famoso arbitrio sobre la riqueza provincial. Precisamente en estos días se ha expuesto al público el proyecto de Ordenanza que habrá de regular el impuesto en ¡el futuro. Hasta ahora, el ministerio de la ¡Gobernación estimó- que la implantación del arbitrio exigia un período de ensayo, superado 1 cual se procede a modificar las Ordenanzas, que establecen cambios e incorporan, experiencias obtenidas en la fase anterior. U n acontecimiento que ha de tener gran importancia lo constituye el hecho de que la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes deja de recaudar el arbitrio sobre el trigo y el arbitrio sobre el aceite. Productos estos básicos y fundamentales, ¡en cuya recaudación se obtenían por este impuesto muy saneados ingresos en las arcas provinciales. Productos, a su vez, de extraordinaria importancia en la economía de teda la nación y muy especialmente en la economía provincial de Sevilla. S i hemos, de ser sinoeros, debemos empezar afirmando que en el pasado te Diputación ha visto ingresar en sus arcas la recaudación del trigo y de la aceituna, que ¡ella cobraba en la matrícula que confeccionaba para el impuesto sobre los producios naturales, y también la recaudación que en concepto de trigo v aceite le ingresaba periódicamente la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes. Técnicamente, no se puede hablar de doble tributación en el trigo, aunque sí de doble recaudación, porque el gravamen no recaía, ni fiscal ni económicamente, sobre el mismo contribuyente. E n el caso del aceite, por ¡el contrario, se estaba en presencia de una falta de desgravación de la materia prima, que ya contribuía, lo que daba lugar, evidentemente, a una doble tributación. Paro no hablemos del pasado; pensemos jólo en el futuro. L a situación de nuestra ¡Diputación es la de quien ve desaparecer la importante recaudación que. por trigo y aceitie realizaba la Comisaría de Abastos, y no ve la forma de compensar esta faifa en cuanto ella ya venía cobrando por ei trigo y la- aceituna. L a cuestión fundamental es, sin duda alguna, por- inora, la que plantea la desgravación del aceite. E l seguir gravando a este product; con el tipo de o is pesetas el kilogramo ya no tiene sentido, al menos que con dicho sistema se quiera evitar l a desgravación de la materia prima, que opera, cciño se sabe, reduciendo el precio del producto transformado a los efectos de tributación. E n efecto, la ley ordena que la base del impuesto es el precio de venta del mismo y que el tipo de los productos tasatíos es el i 5o per ciento sobre ese precio de venta. Precisamente por eso, cuando- hay que desgravar la materia prima, tal desgravación se consigue reduciendo a la m i tad el precio del producto, transformado y liquidado sólo sobre dicha mitad. Pues bien, hoy no tiene sentidlo n i e s legal el qu. el aceite tribute sobre la base de o 15 pesetas el kilo. N o es legal, porciue se establece una base- -el kilo- -distinta íle la que marca la ley, que os 1 precio. ¡No tiene sentido, porque, cuando. recaudaba la Comisaria de Abastecimientos, se cobra 1 n sobre el kilo, por cuanto también sobre éste rpcaía ej canon que dicho organismo feBjbrafoa sdbríí el aceite. Desaparecida hoy e la recaudación del arbitrio por la Comisaría, no existe motivo alguno para que la Ordenanza grave el kilogramo y no el precio de venta, como marca la ley. A juicio de quien suscribe, ni el hecho de gravar el kilogramo ni d hecho de gravar el precio desvirtúa la posibilidad de desgravación de la materia prima, ya gravada también polla Diputación, pero es indudable que aquélla opera sin discusión alguna v con más facilidad sobre la base del precio que produce reduciendo en un 40 por ciento el no sobre la base del kilo. Ello es a sí, porque la ley ordena que la desgravación se precio del producto transformado- -antes era, un 50 por ciento- pero, al señalarse la base del kilo, se puede intentar evitar la desgravación, acudiendo a otros precedentes como la electricidad, en donde tampoco se fija como base tributaria el precio. Otra cuestión distinta, pero fundamental, es si la desgravación del aceite se obtiene reduciendo a la mitad el. precio del producto, o si se puede obtener mayor desgra- vación. Cuando la materia prima- ésta va gravada, la ley ordena que el producto transformado se desgrave automáticamente, reduciendo su precio en un 50 por ciento- -esto en 1955- -o en un 40 por c i e n t o para 1956- Pero siempre queda al contribuyente la posibilidad de obtener mayor, desgravación, -si demuestra- que el valor de la materia prima excede de tales porcentajes en el valor del producto transformado. Este, indiscutiblemente, es el caso del aceite, para cuya obtención se necesita mucha materia prima, cuyo valor excede bastante de la mitad del precio del aceite. Es importante y fecundo luchar en favor de la desgravación de los productos fundamentales y básico; ya que con ello no se o se beneficia a una determinada clase social, sino, lo que es m á s importante, al público en general, que, en última instancia, sera el que pague a la larga los impuestos de. todas las clases sociales. M A N U E L FRANCISCO C L A V E R O A R E V A L O Valencia en Fallas 1 TRÁGICOS CORRIMIENT O S DE TIERRAS E INUNDACIONES EN BRASIL Doce mu rios y setenta cides desalare le conducirá en sus lujosos Imán 1 DELEGACIÓN EN SEVILLA: ¡Estación de Autobuses, Cabina 13, y Agencias de Viajes 1 1 Santos (Brasil) 2. U n mínimo de doce personas han resultado muertas, otras veintiuna heridas v setenta desaparecidas a consecuencia de las inundaciones y c o r r i mientos de fierras originados por una violenta tempestad. E l corrimiento de tierras de las laderas de la colina de Santa Terzinha sepultó flor completo un bloque de casas de madera de trabajadores, m i e n t r a s olas gigantescas convirtieron en ríos las calles de esta ciudad portuaria. E l gobernador del Estado de Sao Paulo, Jando Quadros, dirigió personalmente las operaciones de salvamento en las zonas afectadas. E l diario Felha da Tarde dice que hay sepultadas unas treinta casas y que los muertos se elevan a ochenta. -EFE. -PURA SIURDXJMfl NECROLÓGICA S 1 i El vicealmirante de! a Armada don Agustín Medina C á d i z 2. E l c a p i t á n genera del D e p a r t a monto Marítimo, almirante don Felipe A b á r z u z a h a asistido, en J e r e z d e l a Frontera, a l sepelio del que fué v i c e a l m i r a n t e de l a A r m a d a d o n A g u s t í n d e M e d i n a y Cibils. E l f i n a d o e n s i t u a c i ó n d e r e s e r v a habia, n a c i d o e n 1808 La. c o n d u c c i ó n del c a d á v e r e v i d e n c i ó al honc. o p e s a r q u e s u m u e r t e h a p r o d u c i d o e n t o d o s l o s m e d i o s s o c i a l e s de J e r e z d o n d e era profundamente estimado y querido. -Corresponsal. SEMBRADORAS DE AU 30 DON de una linca, con dispositivo para MAÍZ Y G A R B A N Z O S SACA. O. Pvitn afeóte M slinas fM S, iS t SEVILIA- I Suministramos nuesiros móquinos col flO (O- OWtíteí C E R T I F I C A D O OS G A R A N T Í A OFÍGiMA Y EXPOSICIÓN: iénfez Nffiez, 23, -Sevilla B a r c e l o n a 2. E l e x m i n i s t r o d o n p e d r o R a n o l a M o l i n o s h a f a l l e c i d o e s t a n o c h e s B a r c e l o n a a. l a a v a n z a d a e d a d d e s f S i- í a y o c h o a ñ o s E l finado v i v í a h a c e t i e m p o a l e j a d o rio ¡a s a c t i v i d a d e s p r o f e s i o n a l e s p o r i a r g a e n f e r m e d a d o. us lé a p a r t o ha. ee a ñ o s de su d e s p a c h o de a b o g a d o M i Ufó e n l a p o l í t i c a de C a m b ó y f u é c o n c e j a l de B a r c e l o n a s e n a d o r d e l E e i n o Atp tado a C o r t e s d e s d e 1914 a 1836. E n el C o n g r e s o de D i p u i r d o s l e 1 S 33 o- CufOó u n a rte ¡AS v ¡oepres len iíis y í u c m i n i s t r o d e los últimos G o b i e r n o s c e n t r i s t a s de X 935- -CIFftA,
 // Cambio Nodo4-Sevilla