Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rradura, Sobre e s t e cuadro de columnas puso en el centro el artífice una bóveda en forma de cúpula, en la que algunas pequeñas abertu r a s circulares alfeiza d a s dan paso a la luz. Hoy día, arrinconados en un barrio s i lencioso y a trasmano, los Baños árabes son una pieza de museo olvidada, bast a nte desmoronados en comparación con la admirable lámina que dibujó Parcerisa hace un siglo y que sirvió para legarnos gráficamente lo que fué una de las poquísimas muestras que nos quedan del arte árabe en M a llorca. Los árabes fueron maestros en el arte de la fortiflcac i o n Tres castillos roqueros coetáneos quedaban aún a principios de siglo en la isla, de la época de la Reconquista: el del Bey en Pollensa; el de Alaró y el de Santuerí éste en Pelanitx: los tres emplazados en alturas, que son soberbios oteros de magnos panoramas, y célebres en la historia de la breve dinastía de Mallorca, en donde sólo quedan ruinas de los castillos del tiempo de los moros, y en alguno ni siquiera esto, y se pierde la noción exacta de la valoración arquitectónica de las fortalezas entre el poder corrosivo del tiempo y la mezcla de elementos. posteriores, qué son los que preferentemente subsisten, como en el de Santueri conservando tan sólo el de Alaró reducidos vestigios pedregosos de antiguas fortificaciones, y habiendo Artesonaao árabe de Aufabia desaparecido totalmente el del Rey de Pollensa. Sobre pedregoso risco erguíanse cuando mi visita (año 1926) las ruinas de dicho castillo, a 492 metros sobre el n i vel del mar, que semejaban violentarse en un esfuerzo supremo para resistir los embates del tiempo y la incuria de los hombres. De la interesante casa fuerte o fortaleza, árabe Almudayna de Oomera que donó don Jaime I a la Orden Militar del Temple, no ha quedado ni un acto, resto, y se deduce que los caballeros templarios utilizaron en sus construcciones las piedras de los sepulcros, pues induce a creer que la ráudha (cementerio mahometano radicase en sus alrededores el fortuito ha llazgo en su recinto de varios fragmento epigráficos, correspondientes a monumentos sepulcrales de los árabes de Mallorca, recogidos y conservados en el Museo de la Sociedad Arqueológica de Palma y que, según el notable estudio de don Rodrigo Amador de los Ríos acerca de Epigrafía arábiga. Monumentos sepulcrales de Palma de Mallorca determinan algo de lo relativo a las costumbres funerarias de los islamitas mallorquines en el siglo X M y primer tercio del XEtl. Aparte lo reseñado, hay que. destacar algún o t o monumento sepulcral, una lápida hallada en Randa (Algaida) y otra en Manacor: algunos artesanados, sobresaliendo por su magnificencia, interés histórico y artístico, el de Aufabia con su curioso alfarje árabe, con talladas y ensambladas maderas que llevan inscripciones árabes en el arquitrabe de la cornisa. E n 1831, el padre Juan Artigues, catedrático de Hebreo y Árabe, pudo descifrar aquellos preceptos coránicos, que ensalzan la fuerza, la misericordia, la grandeza y la riqueza de Alá. Desapareció una antigua rodela con Inscripción arábiga, que existía en el Ayuntamiento de Palma, en tiempos de Isabel H como también las típicas mayólicas, cerámica hispanomorisca, decorada con los singulares arabescos, y los molinos árabes de Bañalbufar, en funcionamiento hace cincuenta años. Y en numismática, no se sabe qué habrá sido de las monedas que se descubrieron de régulos de Denia, de emires independientes de B a leares y de príncipes que gobernaron las islas por los emires almorávides y los califas almohades. Poco ha subsistido en Mallorca dé aquel l a tan interesante época, iniciada la desaparición por el odio de razas y perpetuada por la ignorancia; y un mal entendido progreso. Incluso ya no se conmemora, hace muchos años, la efemérides gloriosa de la definitiva conquista de la isla, que antaño se celeforafoa con gran esplendor y sarao por los Jurados y pueblo de la antigua Medina Majurka J V I. Safios árabe de Palma de Mallorca. (Fotos truyol.
 // Cambio Nodo4-Sevilla