Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN T O R N O A L A U M E N TO DE SALARIOS L a nota publicada anteayer por el ministerio de Trabajo no sólo aclara algunos extremo de aplicación del acuerdo t u i n a do en. el Consejo de ministros, del sábado, sino que aclara algo más importante: el espíritu del Gobierno en esta materia. L a elevación de salarios no suponi esfuerzo para las empresas ni significa el menor quebranto en su tesorería. P o r lo tanto, nada debe moverse en materia de precios por el momento. E s eil país entero, la riqueza del país, la renta nacional la que paga, de una manera indirecta v universal, ese aumento de salarios cetario A h o r a bien: con toda claridad se dice que el Gobierno somete a las empresas a observación en el cumplimiento no de sus deberes estrictamente legales (como o c u r r i r í a en los países en que- existe la lucha de clases reconocida por la ley) sino en. el cumplimiento de los deber es morales inexcusables en quienes primeramente se han visto favorecidos por el (establecimiento de una paz social que ya dura veinte años. Algun; s Veces el m i nistro de Trabajo ha dicho muy certeramente- -y conviene recordarlo de cuando en cuando- -que una hora de huelga general es mucho más cara que un aumento, de salarios Cuando este aumento es justo, además de ser económicamente barago, produce un bienestar espiritual fen quie a lo otorga y en quien. lo recibe. iY constituye un acto de fidelidad a un Movimiento n establecido por un golpe de Estado o por un golpe de fortuna, sino implantado por la voluntad unánime de ttn pueblo alzado contra la injusticia. ¡Y sellado por la sangre de un millón de muertos, lo cual parece ser que significa que la Voluntad era decidida. (N o ignoramos que existen gentes a quienes fásfiidia el recuerdo del millón de muertos, acaso porque están pensando ya en otro millón. Mas no tenemos más remedio que disentir durante muchos años, durante los cuales ese recuerdo seguirá siendo sagrado, renovable e inexcusable) 1 0 suelen ser irreversibles. Y durante la espera se ha ido engendrando primero la duda, luego el desaliento y, finalmente, el abatimiento o, lo que es peor, la desesperanza y el rencor. A h o r a no o c u r r i r á esto más. E! Gobierno somete a observación a quienes tienen deberes que están muy ¡por encima de los mínimos. N o ha dictado esta disposición para tranquilizar conciencias, si no para despertarlas y aguijarlas y para excitar la emulación. Espera conseguirlo. Pero está, según de la nota publicada anteayer se desprende, dispuesto a señalar en cada momento los límites del sueño y los límites de la vigilia en la conciencia de los empresarios. Siempre será preferible- -y más noble- -el que cada uno administre su propia conciencia v no espere a que se la administren desde el Boletín O f i c i a l A d e m á s así es como realmente nace la paz del espíritu. Y sólo de esta paz nace otra paz, que importa mucho conservar por do mucho que costó adquirir: la paz social, en la ene deseamos vivir, no a costa de los débiles, sino, precisamente, sobre el cumplimiento del deber de los fuertes. POLÍTICA DE REA- LIDADES Si tuviésemos que buscar dos palabras, que reflejasen el tono dlei discurso pro. inundado por d o n- J o s é Luis de Arrese en Valladolid, elegiríamos sin titubear é s t a fe y realismo. L a primera se justifica no sólo con la mera presencia del señor Arrese en un puesto que ya ocupó, antes y al que vuelve con sus ilusiones intactas, sino con la claridad de sus palabras dirigidas a lew que utilizan el pesimismo como medio permanente de expresión. L a crítica como sis- tema acaso resulte un juego divertido. Fiero cuando lo que se ventila es el porvenir de E s p a ñ a no cabe admitir una actitud premeditadamente negativU que a nadie, ni a ¡los mismos que la adoptan, habría de beneficiar. Em cuanto al realismo, necesario entorta: función política, es hoy elemento imprescindible para quienes de veras deseen lograr soluciones a largo, plazo. E l realismo del señor Arocise adquiere su nota m á s definida cuando reclama solidaridad en la insatisfacción, recordando, sin duda, aquella frase de José A n t o n i o Amamos a E s p a ñ a porque no nos gusta. E l ministro secretario general del Movimiento, al mostrarse fiel a la línea y a l a doctrina del fundador de l a Falange, se enfrenta decididattíetíte con los defectos y los problemas pendientes. Sin embargo, seria absurdo y peligroso confundir la insatisfacción ante justas ambiciones con el pesimismo demoledoir. L a experiencia aconseja (Himitar los campos y no permitir que la mala hierba se mezcle con los ideales nobles, porque éstos, guiados por un sincero patriotismo, persiguen una meta perfeefamenltie señalada, la grandeza v bienestar de España, mientra- j que aquélla, aun c. ui apariencias inofensivas, siempre d a r á resultados nefastos. P o r ieiso conviene que quienes por su edad no conocieron directamente los males que cayeron sobre JÍSpaña reciban l a atención que su ímpeitt graneros trterece. E s t á n peligrosamente expuestos- -ha dicho el señor Arrese- -ai que lies impresione m i s l a realidad ¡fe imperfecciones, injusticias y suciedades que ven, que l a obra inmensa de estos diecisiete años de l a paz de Franco. e ¡i los pe, además de restañarse viejos odios, se ha recorrido tanto camino. L a juventud ha de moverse tras ideales limpios y eraros. De aquí que consideremos especialmente iroportanifle, en el discurso de Valladolid, la transparente claridad, con que ban sido enfocadas estasi cuestiones. L a necesidad de ganar la calla y ¡estructurar el Régimen -palabras que! ayer comentábamos- -no puede tener comoj réplica un laberinto de discursos o de pos- turas superficiales. U n objetivo tan serioi como el fortalecimiento dfe la unificación! de los españoles pa ¡ra legrar fórmulas oer- durables de convivencia constrndtíva ¡tfequiere, ante todo, autenticidad y seguridadi en la tarea política, al mismo tiempo qtfiei amolitird de miras v firme generosidad. 1 1 DE j FIN DE SE Con o c a s i ó n del d í a de ¿San José, del 17 al 19 de Marzo 5 V f Vi fes Aymar, S. A S i O DonneJl, 43 Teléf. 20795 j COMPRE USTED UN en autopuUman ds A T E S. A ¡s Hoteles de 1. c a t e g o r í a Ptas. 650 00 Hoteles ele 2. a c a t e g o r í a Ptas. 55 Ü 00 Plazas limitadas 2 Informes e inscripciones en: a 5 E l Gobierno sólo ha hecho señalar el límite mínimo obligatorio, lo que algunos llaman el salario vital Ahora bien, no ha limitado el natura! progreso de los salarios, en cualquier forma que se realice, por iniciativa de las empresas. E l Gobierno dice solamente: D e aquí no se puede bajar sin infringir la ley Pero indica con claridad, y con un lenguaje que ¡10 deja lugar a dudas, que no solamente deja a las empresas el honor de mejorar voluntariamente el salarió d sus trabajadores por encima de aquel mínimo, sino que lo espera. Sobre todo, en caso de prosperidad- -que es todavía un caso muy frecuente en la industria y en el comercio de España- -el Gobierno convoca a las empresas para señalar su máximo libremente, por encima del mínimo obligatorio. Fin el juego de los precios y de los salarios suele ocurrir que siempre tiene que correr el débil. Parece que el Gobierno está decidido a que no l e fatiguen m á s estas carreras detrás de la existencia. A las elevaciones de salarios suelen preceder períodos má? o menos largos croüolÓR camente, pero siempre ni o ral mente I n a n í s i m o s v hasta f í s i c a m e n t e inacunntaV- es. en míe el débil resiste sobre sus flacos hombro J tieso de la escasez en espera que las rosas se vayan arreglando. JíuBísa se arreglan, porque, las carectías e POE V E N I A LIBRE t Entrega por turnos de pedido EN BREVE PLAZO INFORMACIÓN: AGENCIA RENAULT! A calle Váeques Sagas! izábaf, 3 SEVILLA T E L E F O N O 31418 PLANTONES- EÜCAUPTÜS. CRIADOS EN LATAS CHOPOS N A R A N J O S LAS COSTAS JAPONESAS, AZOTABAS POR UN TIFÓN Tokio 9 U n tifón azota las costas del Japón y Fonnosa, y llueve copiosamente en el Estrecho entre Foe- anosa y el territorio continental de la China roja, y sobre el j a p ó n También se registran sus efectos en una vasta zona del Pací. íicOj alcanzando a Fili. DÍs s. s a P L A Z A GAV 1 DIA. 8- Tel. 24633 S E V I L L A
 // Cambio Nodo4-Sevilla