Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. N. 16.581. M A R T E S 18 BE OCTUBRE DE 1958. EDÍCION DE ANDALUCÍA, PACUNA tí- 11 P 1 IICOLAS D E L PUi 1 Las victimas son dos comandantes, dos sargentos, un cabo y tres soldados. E l trágico accidente parece que se produjo a consecuencia dei mal tiempo U n avión trimotor Ju- 52 afecto a la Escuela de Radiotelegrafistas de Cuatro Vientos (Madrid) tripulado por los comandantes de Aviación don R a m ó n Santiago dei Olmo y don T o m á s Rodríguez L ó p e z ios sargentos don Antonio Talavera P é r e z (mecánico) y don Ramón Rodríguez Porrero (radiotelegrafista) el cabo don Francisco Rodríguez Sánchez, y los soldados de primera don Julio Vivó M a r tínez, don Ángel Alvarez L o r a y don Isaías de Pablo Martín, salió el domingo va vuelo de prácticas hacia el S ür, tomantío tierra en el aeródromo Carlos H a y a de Jerez de la Frontera, sin novedad. Después de repostarse reemprendió el vuelo hacia el centro de España, y alrededor de las trece horas el aparato cotnumeó con l a torre- de mando de la base m i litar de Getafe, anunciando que se disponía a aterrizar, ya que estaba p r ó x i m o a ia vertical del aeródromo, que aparecía completamente cubierto por las nubes. N o volvió a lecibirse ningún despacho más del Junker que, a lo que parece, debió sufrir graves averías en su aparato de radio, y a l no poder mantener la comunicación constante con el suelo para calar las nubes que había, hizo que sus tripulantes resolvieran reascender, virando en redondo hacia Sevilla. L a ruta que traía el Junker era la recta Madrid- Sevilla, que pasa entre Cazalla y Constantina. S i n noticias directas del aparato, ei domingo, poco después de las tres de la tarde, l a aeronave sufrió gravísimo accidente- -cuyas circunstancias se ignoran- estrellándose contra la sierra, en la finca llamada L a s Morenas t é r tnino municipal de San Nicolás del Puerto, en el partido judicial de Cazalla. E l J u n k e r fué sorprendido en medio de una zona turbulenta, p r o v o c a d a por la penetración intempestiva del frente cálido que provocó 1 tenaz lluvia caída en Sevilla después de la hora del almuerzo. U n muchacho de unos dieciocho años, que guardaba ganado en aquellos parajes, fué testigo presencial de la catástrofe. V i o cómo el aparato, dando constantes bandazos y en medio de una abundantísima lluvia, evolucionaba en círculo e iba perdiendo altura. Finalmente entró en una enorme cañada, para i r a estrellarse contra la falda de un alto cerro- -más de 100 metros de altura- -que le cerraba el paso. Instantes después de entrar en contacto con et suelo el avión hizo, explosión. E l pastor corrió rápidamente hacia el lugar del hecho, con l a esperanza de poder auxiliar a los tripulantes. Estos, sin embargo, hablan quedado destrozados. Sus restos, sin vestigio alguno de ropa, estaban esparcidos en un radio de acción de unos 130 kilómetros, entremezclados con los, fragmentos del avión, lanzados también a gran distancia. Entre los efectos hallados en dicha zona se encontraba un reloj de pulsera, cuya marcha se había detenido a las tres. E l joven se encaminó al destacamento que la Guardia C i v i l tiene en Cerro H i e rra, informando allí de lo que había visto. Transmitido el correspondiente aviso a Constantina, poco después llegaron al l u gar del suceso el jefe de línea de la Benemérita con otros mandos y varios n ú meros a sus órdenes, a los que se unieron otros que estaban de servicio en las cercanías. Posteriormente se dio aviso a los mandos del Ejército del A i r e en Sevilla, y éstos enviaron a personal de la Base de T a blada con ambulancias para recoger a las víctimas. Como el lugar era inaccesible para los vehículos, miembros de la expedición enviada desde Sevilla, ayudados por guardias civiles, tuvieron que ascender hasta donde se encontraban las victimas- -a cincuenta metros de altura, mediado el. cerro- envolviendo los restos de hs mismas en sus propios paracaídas, los cuales se abrieron al producirse la explosión. Al. ¡pie del cerro, una carreta recogió los cadáveres de los infortunados militares, llevándolos hasta la carretera, donde fueron transbordados a las ambulancias, que, acto seguido, emprendieron viaje a Sevilla. A q u í i n s t r u y ó sumario el comandante jurídico, señor López Sánchez. Algunos de los cadáveres pudieron ser identificados por oficiales de la Base de Tablada, y otros, gracias a fotografías y efectos hallados cerca. E n la tarde del lunes, alrededor de las tre? llegaron los cadáveres de las víctimas, y a las siete, en un furgón, por carretera, siguieron hacia Madrid, donde se instalará la capilla ardiente. Los tíos comandantes que dirigían el abarato poseían magníficas hojas de servicio y eran muy competentes. E l señor Del Olmo había prestado servicios en i a base de Tablada, hace años. E l accidente, en principio, recuerda otro análogo acaecido hace unos dos años a otro avión en la Sierra de Ronda, a causa del mal tiempo. N REPRESENTANTE PARA SEVILLA que t r a b a j e a s i m i s m o toda l a p r o v i n cia, necesita i m p o r t a n t e f á b r i c a de a r t í c u l o s de p l á s t i c o p a r a uso de hogar y a n e x o s de p e r f u m e r í a I m p r e s c i n d i b l e s e r c o n o c e d o r de a r t í c u l o y estar i n t r o d u c i d o en e l r a m o de d r o g u e r í a s p e r f u m e r í a s b a z a r e s etc. E s c r i b i r c o a a m p l i a s r e f e r e n c i a s a l señor Australia. A p a r t a d o 12.186. MADRID FÉLIX CABALLERO y C AILE CÓRDOBA. I- MALACA ski. comanda en lo cerní das, o continuas! Cal postre, o u n a horo después, en piano digestión, u n a cucharada del Elixir Estomacal S a l í de Carlos, y notaró que sus digestionas se IXtft SSTOMACAt, t (í i A CAJA DE AHORROS PROVINCIAL D E S E V I L L A PlA 2 k 0; l IS 1 UNFO. 3 SÍIPES, Sí AVENIDA QU H Q Di LLANO, tó B l a n c o s c o l o r e s lisos y d e c o r a d o s A L M A C E N E S CAMPTJZANO Betis. m T e i é f s 27566- 14833 H. G- a Martínez (MarlriífS PAPELERÍA ESTILOGRÁFICAS CUNA. 36 GESTORÍA Angeles, 4- -T e l é f MAYRb -SEVILLA 131 S 8
 // Cambio Nodo4-Sevilla