Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S. 16.601, JUEVES DE NOVIEMBRE DE 1956. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 1 S La r e e l e c c i ó n d e Eisenhower, caracterizada p o r u n a f o r m i d a b l e mayoría STEVENSON FELICITA A L INDISCUTIBLE VENCEDOR Estados que no votaron a un republicano desde la guerra de Secesión, se inclinaron por lke, mientras que los demócratas iban alcanzando mayoría en las dos Cámaras del Capitolio -A medida que avanzó la madrugada y fee acentuó el triunfo electoral de Eisenho ¡war, Washington fué cobrando mayor animación. L a última aparición de lke había teido en el lujoso Sh era ton, hotel enclaivado en una de las verdeantes colinas Washing toniarias, donde fué adamado. Las cifras ry los porcentajes de los pasados comicios iban siendó doblegados; la ¡votación de Eisenhower subía al mismo (tiempo que avanzaban puestos los demócratas en la elección a gobernadores de Estado, senadores y representantes. Entre los icandidatos presidenciales, los americanos ¡ge inclinaban en forma fenomen l por E i eenhower, pero en las otras elecciones secundarias escogían a los candidatos demójjcratas, señal evidente del prestigio personal de lke y de que los republicanos no ¡han recuperado- -como partido- 1 terreno ¡que perdieron a partir de Roosevelt. A l minuto de cerrar nuestra segunda edifción, esta última mañana, o sea, a las 7 05, Alegó a Washington la nueva de la vietoIria del presidente en Illinois. Eisenhower. jíué entonces cuando expresó por vez primeira, pública y paladinamente, su reconocittnierito, jdando por reafirmado el triunfo. ¡Se trataba de un hecho psicológico aplasítante, ya que Illinois es el Estado donde reside Stevenson, donde es popular, donde les figura y donde se reveló a la política. Si ese Estado se inclinaba por lke, todo es- itaba resucito. Eisetrhower dio las gracias a todo el ¡pueblo americano, que lo había reinstalado ien la Casa Blanca, a causa de sus mismos ¡principios e ideales más bien que por puJras razones partidistas Luego añadió: E 1 moderno republicanismo ha sufrido ¡luna nueva prueba y EE- U U lo ha aproilbad o. Miro hacia el futuro. Sin méritos ¡propios, Dios me ha proporcionado esta ¡oportunidad, y continuaré trabajando por Eos 168 millones de americanos, de nuestro ¡país y por la paz del mundo. t Los republicanos congregados en el Sheiraton le aclamaron, y cantaron We want jffke Queremos a l k e en el cuartel gelineral del partido, allí instalado, entre numerosísimas cámaras de televisión y, micrófonos. Ike y Ma mie bajaron entontes all salón de baile, y e! público les aclamó; al ¡fondo, una bandera americana de n o mejtros cubría ía tribuna, con dos inmensas ¡fotografías de Eisenhower y Nixon. r 1 N acababa de enviar un telegrama al general Eisenhower, que decía; Usted ha conseguido no solamente la elección, sino también la expresión de la gran confianza del pueblo americano. Envío mi más calurosa felicitación. Esta noche no somos republicanos ni demócratas, sino norteamericanos- Apreciamos las graves dificultades a que u Administración ha de hacer frente, y como norteamericanos, le deseamos toda clase de éxitos en los próximos años Stevenson, que había sido derrotado por segunda vez, dio las gracias a. sus. leales, y especialmente al gigantesco Estes Kefauver, terminando con estas palabras: -Dios bendiga a los miembros de nuestros partidos, porque éstos son la vía de la democracia... Eran las cuatro de la tarde (hora española) cuando Eisenhower aparecía ya al borde de los treinta millones de votos, desbordando a Stevenson eñ nueve millones; los porcentajes eran del 57,8 y del 42,2, respectivamente; de los 154.865 colegios- se habían escrutado ya 126.144. El tercer hombre, ignorado T. Ingleman Andrews, tercer candidato, en nombre de los Defensores de los Derechos de los Estados, entre tanto, no había conseguido obtener ni un solo voto electoral, ni un sólo compromisario. A las 22,15 (hora española) Eisenhower llevaba 32.425.790 votos; Adíai Stevenson, 23.602.006; el victorioso presidente aparecía con mayoría en 41 Estados, que poseen 457 compromisarios, y Stevenson sólo la había alcanzado en siete Estados, con 74. El general Eisenhower, reelegido presitlente üe los Estados Unidos del Norte de América. ÜOPOÑ TUNIDA D LIQWPAMOS POS BALANCE, Iban llegando felicitaciones del mundo entero, encabezándolas una muy cordial del ¿arito Padre. El. eco del triunfo republicano encontraba frase- de alegría en casi, todo el mundo, con ligeras excepciones. El pandiit Nehru, en Nueva Delta, cuando le pidieron un comentario, se limitó a re- pilcar -Bien; ese triunfo era esperado... El primer comentario en la Prensa egipcia apareció en A l Ahram y era hostil, condenando a Eisenhower por su indiferencia ante el ataque ánglofrancés. x A trabajar de nuevo Sin transición, sin poder gozar de unas horas de vacación, el presidente volvió a la Casa Blanca y reanudó su trabajo intenso, examinando ía difícil situación mundial, llamando a su laao a Hoover, hijo, que actúa en sustitución- de su canciller, Foster Dulles, que yace en un hospital, después de difícil operación. Ike envió un m e n s a j e al presidente del Consejo de ministros de Israel, en el que pide a Ben Gurion acepte la resolución de las Naciones Unidas, a fin de que las fuerzas israelies sean retiradas de Egipto, Sobre la marcha, convocó también Eisenhower a los dirigentes del Congreso actual, tanto republicanos como demócratas, para celebrar una conferencia, en la que se examinará la crisis en el Oriente Medio y Europa Oriental. Quiere, por lo visto, establecer una cooperación entre los dos partidos sobre esos capítulos. E l portavoz de la Casa Blanca aclaraba: -La anunciada conferencia no implica ningún plan para convocar al Congreso en s e s i ó n especial que considere el uso del Ejército norteamericano bajo las actuales circunstancias. En dicha reunión ee TOPOS PRECIOS V gSTILOS. CON LAMPARAS ¡imoUHMESH 3.0 O O ORñtlDES DESCUEHTOS Stevenson felicita al triunfador Estados del Sólido Sur como Mem ¡phis y Tennessee, votaban a un candidato ¡republicano por vez primera desde la guejrra de Secesión. Esta nueva, cotí la propia derrota en Illinois, llevó a Stevenson a re. tonooer paladinamente su derrota. Había testado en su habitación, particular, aban donando el salón del famoso hotel Conrad! ¡Hilton, de Chicago, lo que ya se había ¡estimado como síntoma de derrota demócrata. Regresó al gran salón donde estaba i (el cuartel general del partido, reclamó si ÍSKt 3 t X son voz emqcioniza, anunció que 1! I Santander UNA. 11. Sus vacas rendirán más si las alimenta mejor. Con CUBOS PARA VACAS de Granulos Diana, S. A. le aumentarán más del Oír la prodiTcci n. Qücina I. y el Castillo, -T e l é f 54963
 // Cambio Nodo4-Sevilla