Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A ¡B C. N. Ifl. eei. JUEVES 8 DE NOVIEMBRE DE 1956. EDICIÓN 0 E ANDALUCÍA. PAGINA 19 AL PASO LAS EMIGRACIONES A N DALUZAS Asistimos ahora a un novísimo absentismo andaluz, verdaderamente sorprendente. Hasta ahora, el absentismo andaluí se reducía a. que las clases acomodadas de ios pueblos tomaban uh piso, más o menos mil pesetario en la ciudad cuando los hijos llegaban a la edad de los estadios. Los Remedios, por ejemplo, como así todas los barriadas nuevas de Sevilla, están casi ocupados por familias de pueblo, con niños en trance de bachillerato. La fórmula es vulgar y corrientísima: la madre se traslada al piso, eos los niñatos mediopensionistas, y el padre va y viene, como cosario a- la fuerza, entre el pueblo y el piso; Pero ahora el absentismo de que habla. TKOS es muy distinto, y se produce en clases íradicionalmente agazapadas en los pueblos. Ustedes recordarán, verbigracia, que nuestros braceros de principios de siglo no podían trabajar si no levantaban la cabeza W h h ti d y no veían la torre de su pueblo. Mi Séneca oficial, de oficio manijero, parado forzoso por lo menos siete meses al año, cuando le preguntábamos por qué no buscaba trabajo por ahí, sonreía: A mí no se me ha perdió- ¿Ves, pepito? Si en el extranjero hu hieran hecho locales tan buenos como éste ná fuera de mi pueblo Yo tuve un parienpara ir los domingos, no se complicarían ahora la vida con exigencias tontas. te que no podía dormir si no tomaba café ¡en la plaza de su pueblo. Era una especie de obsesión maniática, y muchas veces perque la pala y el ¡pico son instrumentos a dalueía, comeréis arroz en paeüera valendió buenos negocios por aquel café descolorido que tomaba, además, solo y como en éx- punto de terminar en los museos, y que el ciana, cocido en llama, removido con cuchacampo necesita cada día más elementos esra de madera: y con abanda chagans y tasis, pecializados y técnicos. nanos u oros y ba tos Hoy, en cambio, los andaluces empiezan Buena prueba de ello es que a este fenóLo, interesante sería adivinar las consea decidirse. Comenzaron la emigración las meno de emigración andaluz corresponde cuencias psicológicas, sociales y económicas mujeres- -no en balde en Andalucía somos un otro fenómeno de inmigración paralelo, muy de este intercambio regional. En Barcelona, matriarcado convicto, aunque no confeso- ctirioso. Los regadíos cordobeses, sevillanos, por lo pronto, hay ya más teatros flameníy, sobre todas, las gloriosas domésticas angaditanos, que se crean, son lentamente ocucos, cantadores y guitarristas profesionales, daluzas. La, fórmula es también muy sencipados por granadinos. En pueblos de Córvendedores de baratijas y puestos de vino, lla. Se colocaban en Barcelona, y, al año, doba los naturales emigran a Barcelona, con tapas, que en Sevilla. En Sevilla, la Catiraban del hermano, del novio y de la fa- mientras los regadíos del término se Henan sa Valenciana, recién inaugurada, tiene más milia en general, ¿Cuántas familias salen as! de granadinos especializados en azudas, aducategoría que muchos casinos antiguos e inde Andalucía todos los años? José María de las y cafizamientos. E l arroz sevillano ha dígenas. Y, en los pueblos, el granadino inMena, el agudo escritor, nos comunicaba el traído también una riada valenciana. E n las troduce poco a poco su fórmula vital: seveotro día, que en Eeija es ya difícil encontrar marismas del Guadalquivir, donde, por cierridad; sobriedad, ahorro y trabajar catorce trabajadores. La contrapartida, claro es, e 9 to, se realiza una de las empresas más gi- horas sobre el propio bancal. que Barcelona y toda Cataluña se llena de gantescas que se han llevado a cabo en A n Mi impresión, sin embargo, es que España andaluces con sobrina o hermana doméstica. se andaluciza lentamente. Cada bracero que A Guipúzcoa, en cambio, van los extremese nos va, son siete semiándaluces en el mos- -nuestras corrientes de emigración camfuturo, por lo menos, que beberán el vino a pesina tienen misteriosas directrices- Me sor ts y tomarán la vida a chungueo. Y en parece que el ejemplo más sintomático es cuanto a los que vienen... Recordemos Sabadell. Sabadell tenía, en 1950: 58.950 haaquello que contaban de un famoso baila, bitantes. E n 1954 la cifra ha subido a los rín de flamenco que, cuando alborotaba Triats. en. Pues bien, la diferencia, esos 19.721 na con su baile, dicen que murmuraba en nuevos sabadellenses deben ser, en más del voz baja: ¡Digo, si supieran que he nacido 5 9 por 100, andaluces exportados. Una revis? en San Felíu de Llobregat! ta catalana ha publicado la siguiente historieta: Un soldado pregunta a una niñera, JOSÉ! DE LAS CUEVAS paisana, en la Plaza de Cataluña: ¿Hace mucho que no vas por el pueblo? La niñeContinúan cosechando é x i t o s los ra contesta: ¿P a r a qué voy a ir? ¡Si todo geniales intérpretes de la danza 1 pueblo está aquí! LA- SEMANA DE ESPAÑA EN española Otra cu- ha empujítdo lo suyo a la emigración es la aeeitunita. Parece como si la STUTTGART ¡aceituna pringara con su pobreza todo lo Stuttgart 7. Dentro de la Semana dv que toca, desde los propietarios, apelillados He hipotecas, hasta los jornaleros sin trabaEspaña, l i a sido abierta hoy en el Museo So. Jaén va a la cabeza de las emigrado- de los Gremios una exposición, bajo el ríes españolas en lo que va de siglo. Cuan lo se repasan las cifras- -escribe Francisco título de España como país turístico Casares- uno tiene la impresión de que o la que se exhiben pinturas, atraccio Jaén va a quedar desgoblado La relación nes turísticas y artículos de artesanía. E l es general, por otra parte: a más olivar- -la, aceituna vale menos que el higo chumcertamen ha sido organizado por la Obra l ts- más emigración Sindical de Artesanía. En el fondo, estas emigraciones son, en Conserve nuevos sus muebles Con motivo de esta Semana de España, cierta manera, convenientes. El campo andaluz estaba superpoblado. En Andalucía se se han organizado diversos actos, como U n mueble nuevo adquiere aspecto de iia pretendido siempre que sea el campo conferencias, exhibiciones de arte y proquien mantenga al 80 por 100 de la población antiguo si tiene el barniz deslucido. P a r a trabajadora, cuando el campo fiel resto de yección de películas culturales españolas. conservar el barniz de sus muebles iímpieEspaña mantiene escasamente el 23 por IDO. ios con G L A S C X L E ¡s un producto moderno, E l profesor doctor Carlos Clavería, áei Por otra parte, la mitad de esa población que da nueva vida a los muebles, limpiando Instituto Español de Munich, ha dado una está compuesta de jornaleros lejanísimo specimen humano que ya no queda más que las manchas, h a c i e n d o desaparecer las conferencia sobre literatura de España en rozaduras y restaurando el brillo perdido. en Andalucía, expectante en las plazas de la Asociación de Bibliotecario -de W u r t Usando G L A S O J sus muebles parecerán los pueblos, dispuesto a trabajar en lo siempre nuevos, ¡p e eS como trabajar en ná No olvidemos temberff. -EFE, R R IL DEL CRIS l Eduardo Montero I
 // Cambio Nodo4-Sevilla