Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿es que no has tenido novio? -Tu siempre tan sola, y yo- -siempre tan triste y tan solo! -Si quieres, te miraré desde el mundo como un novio, -a ti, luna, dolorosa, -luna de rosa y de oro Jardines Lejanos Jardines Místicos XIX. Todo Platero está en los libros amarillos... Los niños, también: Los niños tenían miedo: -yo no sé lo que soñaban, -y la noche de diciembre- -era cada vez mas larga. -Los niños pidieron besos, -más tarde pidieron agua, -más tarde lloraron, y- -la noche no se acababa... Pastorales El Valle Ponte de blanco, Blanca, para ver en el monte la flor de la jara Baladas de Frimavera IX. Y la mañana del Corpus Alamos, Juncias, álamos verdes... ¡Ay, la mañana dulce del Corpus! -Di, pueblo blanco, ¿quién te ha traído- -esa frescura de los arroyos? (ídem, XIV. Pero si Platero libro, nació para ser libro amarillo también! La segunda parte de esas Baladas de Primavera A partir de Pastorales y de La Soledad Sonora Poemas Mágicos y Dolientes Melancolía Elegías Las Hojas Verdes en las contraportadas y páginas interiores de esos libros amarillos están las Obras del Poeta y un título, con sus subtítulos, dice así: Baladas de Primavera Baladas de Primavera Platero y yo Otoño amarillo Salieron las Baladas (1910) como antes las Elegías en libro solo, anticipo y promesa de los dos subtítulos restantes; pero, en las Elegías se completó la serie Puras Intermedias Lamentables y en las Baladas no... Salió Platero ¿1814? como breve libro Infantil: Este breve libro, en donde la alegría y la pena son gemelas, cual las orejas de Platero esta? a escrito para... ¡qué sé yo para quién! para quien escribimos los poetas líricos... Ahora que va a los niños, no le quito ni le pongo una coma. ¡Qué bien! ¡Breve libro! ¡Segunda parte de las Baladas de Primavera ¡Rama florida desgajada de su rosal de ensueño para ir a los niños, lindamente decorada por Marco con rosas, mariposas y Itrios! Breve libro rama de almendro en flor, que, ya desgajada, se hizo árbol gigante- -en la edición extensa -con la agregación de recuerdos inefables, paisajes líricos y aguafuertes, válvulas de escape en la inadaptación del poeta al, en ocasiones prosaico, medio rural... Y ahora... ¡Qué pena, Juan Ramón, verte, sentirte solo, sin báculo en tu camino; sin estrella en tu noche; dominado angustiosamente por la idea del fin según nos dijo Rafael de Penagos en reciente crónica! Me g u s t a r í a- -dijiste a Massip- -ver las casas donde viví de niño y Joven; pero esto es ya imposible ¿Imposible? ¡Ño, Juan Ramón! ¡Aquí, en tu Moguer, en tu paisaje- -tu alma- están el lenitivo y el consuelo! ¡Y tu estrella! Tu estrella, en esa ermita de Montemayor, sobre la que subía, redonda, la luna Ya te lo dijo Francisco Garfias, un gran poeta paisano tuyo: Rubén, tu excelso amigo, terminaba, con este verso, su soneto a ti: La belleza te cubra de luz, y Dios te guarde Yo hoy- -agrega Garfias- -mirando a la Patrona, Poeta grande, Maestro mío, te lo repito: La Belleza- -Mía- -te cubra de su luz, y Dios te guarde. P. A. M NOTA- Los libros primeros del poeta son, por este orden, Ninfeas Almos de violeta acogidos y agrupados, más tarde, bajo EN EL 463 ANIVERSARIO GUADALUPE T Rima! de Sombra Y ya, verdaderos libros amarillos Arias Tristes y Jardines Lejanos el. título de Penumbra Rimas (luego ODOS y cada uno de los detalles, aun los más insignificantes, de la hazaña colombina son dignos de n u e s t r a atención, porque nada puede decirse pequeño en una obra tan- colosal, que no tiene remado en ningún yuro hecho de la Historia del mundo. Es por ello por lo que vamos a recordar aquel luminoso 25 de noviembre de 1483, que marcó con letras de oro el primer brote de la devoción a la Madre de Dios, crisImagen de la Vlrotn d Guadalup de Bkpafla, venerada n la isla de su nombre (Antillas Menores) talizada en la advocación de Guadalupe, transplantaida al Nuevo Munido cuan- entregaran las itres naves en Palos de do éste empezaba a sentir los primeros Moguer. destellos de la civilización cristiana. Hallándose Colón en Guadalupe cumA nadie medianamente Iniciado en los pliendo, en nombre propio y de sus marudimentos de la geografía se oculta la rinos supervivientes, el voto que hicieran existencia de la isla Guadalupe, en las frente a laa Azores de regreso del ¡primer Antillas ¡Menores, posesión actualmente de viajé, prometió a sus monjes imponer el Francia; pero no todos saben el origen nombre Guadalupe a una de las Islas que de tal denominación, y alguno intencio- descubriera en el segundo itinerario. Y nadamente tfia procurado confundirlo, no aunque esta promesa la formulara a insobstante la luz meridiana coa que apa- tancias de aquellos frailes, como equivorece en ía Vida y viajes de Cristóbal Co- cadamente afirma el escritor mejicano don lón que escribiera, basado en autores con- Jesús García Gutiérrez, nada pierde da temporáneos al Almirante, el historiador su real valor aquel bautizo, ya que los Washington Irving. Dios así: Desde allí datos que precedieron y siguieron a esta (desde la isla Marigalante) se dieron a la efemérides demuestran que la devoción del vela para otra Isla de mayor extensión... Almirante á la Virgen de Guadalupe no A esta isla, llamada por los indios Turu- era interesada, sino muy sentida. cueira, le dio el Almirante el nombre de Por todo ello nos parece plenamente Guadalupe, habiendo prometido a los re- acertada la decisión de entronizar en la ligiosos de Nuestra Señora dé Guadalupe, isla que hasta 1483 se llamó Turuquelra en Extremadura, dar el nombre de su advo- la Imagen de la Virgen de Guadalupe escación a alguna de las tierras que se des- pañola, la auténtica Guadalupe, en suscubrieran. titución de la Inmaculada del Tepeyac ¿Qué extraña era tal deferencia hacia que hasta hace poco recibió allí culto; el monasterio extremeño cuando nos cons- porque la advocación extremeña fué 1 ta la singular devoción, profesada por el que dio nombre a esa isla, como más tarAlmirante a la Virgen de Guadalupe? E l de lo daría a la Virgen que hoy lo lleva no podía ser una excepción y, en los seis en Méjico, y a tantas otras iglesias, puelargos años ¡que anduvo por España antes blos y lugares de l extensa toponimia de zarpar de (La Rábida con las Venturo- americana. Sería, por tanto, injusto e ilósas carabelas, conoció de referencia y pro- gico ceder a la propaganda de quienes bablemente de vista el celebérrimo mo- pretenden rectificar a espaldas de la Hisnasterio de las Villuercas, donde en fe- toria. cha memorable firmarían los católicos Fr, Arturo ALVAREZ, O. F. M Monarcas una sobrecarta para que se te
 // Cambio Nodo4-Sevilla