Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a r B C. N. 16.608. TERNES 16 DE NOVIEMBRE DE 1956. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 1 9 M i corazón me impulsa a enviar a to ños los polaoos residentes en el extranjero l a expresión de m i agradecimiento por las ¡oraciones elevadas ante los pies de la ¡Reina de Polonia, para obtener; del S e- Iñor la libertad de la P a t r i a H e dado v i fvas- gracias a la Madre común por vuestra ¡unidad f r a t e r n a l y por vuestra fidelidad a la Iglesia católica. H e ofrecido, final ¡jnente, a la V i r g e n los esfuerzos, las es peranzas, las alegrías de cada uno de Vosotros, y con el corazón lleno de gratitud, os envío a todos m i- especial bendiB M i s i ó n checoslovaca en Budapest H a ll egado a Budapest una delegación checoslovaca, presidida por- el jefe del Gobierno, Siroky. Inmediatamente comenzó conversaciones con el Gobierno húngaro. Las conversaciones se celebran en la Embajada checa. L o s rusos montan una guardia alrededor del edificio Los funcionarios checoslovacos se hatl negado a comentar las conversaciones, pero en fuentes oficiales checas se anuncia que están relacionadas con l a futura ayuda económica de Checoslovaquia a Hungría. t A B C E N V 1 ENA Nagy no comprendió que sin los rusos los rebeldes hubieran barrido la democracia popular RADAR INTERESANTES DECLARACIONES D E J A N O S un retroceso al régimen tiránico y CsiatU niano del señor Rakosi. ¡Manes del cinismo! En la larga serie de crímenes políticos que realieé Rakosi en Hungría no existe t nguno de tal magnitud como el que acaba de- cometer Janos Kadar recordando y justificando A ametrqllamiento de las masas desesperadas, cuando aun están calientes y. en las calles los cuerpos de sesenta y cinco- mil muer- tos, acribillados, colgados o casados como conejos en sus econdites, en la represión de quince dramáticos días de terror. Y ¡en cuanto al señor KruscheV, autor de un discurso pax- morten contra Stalin que, pasará a la historia, como pasó el de Cicerón contra Caiilina en el Senado roma no; autor, digo, de la más feroz. catilinat ria contra el que fué su jefe y por los crímenes que cometió, ya pue de rebuscar, en la lista negra de su antecesor alguno que aventaje a éste de Hungría, firmado V rubricado por él. (Nuestro corresponsal anuncia s u próxima destitución e informa q u e la rebelión húngara a g o n i z a Viena 15. (Crónica telefónica de nuestra enviado especial) La rebelión en sus primeros días- -ha confesado Ja- nos Ka dar, designado por los rusos jefe del Gobierno- -fué una reacción popular contra! ej régimen de irania stanilista que imperaba en el país; pero apenas los rebeldes se. hicieron dueños de la situación, comentaron a indinarse peligrosamente hacia la derecha, amenazando así con sustituir -la li- iranía roja por la tiranía blanca. Esto ¡quedó palmariamente demostrad entre piras muchas cosas, con la liberación del cardenal Mindszenty y sil ascenso luego al pf imer plano de. la política nacional. El señor Imre Ñagy, jefe del Gobierno del que yo formaba parte- -añade Kadar- se mostró incompetente para dominar la rebelión y se excedió ampliamente en sus concesiones a. los contrarrevolucionarios. tal anunciar elecciones Ubres con la participación de todos los partidos políticos y al denunciar el Pacto de Varsovía, exigiendo a las tropas rusas que se retiraran. El señor Nagy no comprendió que -unas elecciones libres en aquella circunstancias hubieran acabado con la democracia- popular (léase, en lenguaje comunista, preponderancia del partido rojo) y que la marcha de las guarniciones soviéticas hubiera dejado indefenso al régimen nacionalista frente al avance de la reacción húngara crdmi nal, capitalista y clerical. Si el señor Nagy ignoraba esto, era un necio. Si no lo ignoraba, era un traidor. Así pues, yo me encontraba en la siguien te disyuntiva: 0 permitir el triunfo de la tiranía blanca (derechas) o salvar, con. la ayuda, del Ejército rojo, la democracia popidar Me ha parecido extraordinariamente útil extractar este texto de Janos Kadar, pues, todo cuanto dice hasta aquí es verdad. En efecto, la rebelión empezó en el sexo uioderado del partido comunista. En efecto, una ves roto- el dique de. la tiranía, los rebeldes, sin tapujos ni Policía Secreta a quien temer, se declararon anticomunistas. En efecto, los católicos llenaron las iglesias, aclamaron a Mindszenty y organizaron rogativas públicas v callejeras para, la salva. ción y redenci n de Hungría. Es ciertísimo- que si se celebran elecciones generales, el partido comunista hubiera ¡sido, barrido del comercio político del país. Ü alcanzar quizá ni mi cinco por ckntg. s Kadar tendrá que dimitir Janos Kadar no podrá continuar mucho tiempo al frente del Gobierno. Ha hecho, dentro- del margen consentido por Rusia, todo cuanto ha podido contentar a lá refi acción. Pero está manchado de sangre, ahogado políticamente en el mar de sangre venida en JJungría desde el mismo día en que subió al Poder. Personalmente, creo que él no ha t- enido intervención directa en las masacres que iniciaron los tanques rusos el lunes. 5 de noviembre. Creo ¿que la iniciativa partió directamente de Moscú; pero como aceptó el cargo de manos: de los rusos aquel mismo día, su nombre va indeleblemente unido al de las fechas de las masacres. Las semanas del terror en Hungría han sido las semanas de Kadar... Por eso continúa la huelga general en toda la nación, paralizada y exhausta por el fiambre, por las epidemias y por el frío. Los Sindicatos obreros, duekos ahora de la calleque sustituyen con. su resistencia pasiva a los paqueos de Iqs guerrilleros, a su reiterada petición de que se marchen los rusos- -condición pre- vio de su vuelta al trabajo- -han. añadido ahora una petición más: la dimisión de Kadar, La situación política es, pues, cada vez mes confusa... (La pluma ha escri o algo, lector, que merece ser meditado la situación política Pero ¿puede hablarse de una situación políticaf ¿Y la situación militar? ¡Y- la situación internado- nal? jY las Naciones Unidas? ¿Y los guerrilleros? ¿Y los rebeldes? r siquiera de los votos emitidos en sufragio Ubre y secreto. Es asimismo verdad que, stn la ayuda del Ejército soviético, la llamada Democracia- Popular, es decir, el Gobierno del partido comunista, -no hubiera dúr. aao. ni Un minuto más de. lo que tardaran en sal- ir de Hungría los últimos tanques rusos, Pero por eso- ¡precisamente por eso! -por ser cierto lo que dice el señor. Kadar, es por lo que el mundo sabe hoy que lo- que se ha- hecho en Hungría representa uno de los crímenes, por su extensión y por su intención, más abominables y repugnantes de la historia. Porque se ha asesinado a todo un país para salvar a un partido político, que no representaba nada en la conciencia nacional, fuera de los cuadros de su Policía Secreta y de la nómina, de sus ¿futucionaribs. Tras la inútil- y lamentable justificación de su actitud, el señor Kadar predijo que la Policía particular del partido comunista sería suprimida en el futuro, apenas sé restableciera el orden, y anunció unas eleccio- nes libres dentro de los partidos políticos leales al marxismo El triunfo de la revolución socialista, gracias a la colaboración, del Ejército rojo- -concluyó- -no Podrí significar jamás RECAMBIOS Y ACCESORIOS ADAPTABLES A RENAULT 4- 4 A U T O SERVICIO San Pablo, 6- SEVILLA- Teléfono 25981 ÜNieÓ SERVICIO OFICIAL PIEZAS DE RECAMBIO Calle Fernando Tirado número 26 Telefono 53207 Sevilla RENÁULT PAT BÍT S Y MARCAS MAYRU H. G. Martínez (Madrid) Angeles, 4- TeléJ. lg 38 SEVILLA GESTORÍA ¡Ak- -hay que decirlo- -la solución Para liberarse de los rusos ya no se busca en la calle, tras el parapeto de- unas, ruinas, un coche incendiado o el cuerpo muerto de un compañero. Se busca, afanosamente, en la Política. Difícil escondite... Y. es que la rebelión húngara agoniza. Ya dijimos ayer que Rusia había- dominado, pero no ocupado, Budapest y Hungría. Por no ha hsrlo ocupado, puede mantenerse- -contra ella- -una huelga general; pero por haberlo dominado, no Puede mantenerse- -contra ella- arma- al brazo, una rebelión. Ayer cruzaron la frontera austríaca mil refugiados; hoy, cuatro mj en. total, veintisiete mil, entre ellos muchos hombres en edad de combatir, combatientes hasta ayer. La rebelión húngara agoniza. Agoniza, lector. Las potentes reacciones, cada vez más aisladas, de su enorme vitalidad, no deben engañamos; son genialidades crueles del pueblo estupendo aue las animó. -TORCU TO LUCA D E TENA,
 // Cambio Nodo4-Sevilla