Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. N. 16.73 V I E R N E S y Síl az, en Su vírtniJ, llegóse a l a cima hispalense. Recorriéndola, surgió- en él l a idea de alzar c conjunto arquitectónico en honor, loa y gloria de los Sagrados Corazones. Obtuvo ia cesión de los terrenos, encontrando en la Aviación una comprensión fundamental, de la que fué reflejo su honda amistad con el general Gallarza, ahora jefe de la Región Aérea del Estrecho. Un año más tarde se iniciaban las obras; dos después. Se bendecía e l Impar monumento al Deificó Corazón. De aquella semilla Surgió esa inmensa plantera piadosa que ahora contemplamos. E l cardenal reactualizó- -en parte- -la frase de Felipe II al crear e l Monasterio de E l Escorial- -un templo para España y una tumba para m í- pensando en su Sevilla. Las nubes se abren y e l sol- -demasiado vertical- -pica lo suyo, seguimos ahondando en los recuerdos. Antaño, el arzobispo venia ¿1 Cerro por lo menos una vez al día; después, una vez a l a semana. Hay en los accesos del Vía- Crucis huellas hondas de agualluvia marcera, y en los est 12 DE ABRIL DE 185? EDICIÓN DE ANDALUCÍA FAGINA 11 1 Es l a capilla alargada. Sobre el pavimento emerge una tumba mas. Entre unos florecilios escuetos que arregla un acólito, puedo leerse; Descanso en paz l a Srta. Elena Segura y Sáenz, ángel del hogar de Su Eminencia Reverendísima e l Cardenal Segura y Sáenz, devotísima del Sagrado Corazón Jesús, a cuya sombra espera l a Resurrección y la Vida. 21- 5- 1949 Entre esa tumba y el altar se abre otra nueva es l a que contendrá el cadáver del prelado, que será enterrado en sentido contrario a l de su hermana; es decir, que las cabezas de los hermanos estarán juntas casi, como lo estuvieron sus vidas. Los mismos albañiles que efectuaron los anteriores enterramientos van a sepultar a l purpurado. Volvemos a l exterior. Y a están aquí las niñas que se educan t n el paredaño colegio que lleva el nombre del fallecido Pastor: San Pedro Crisólogo. Las teresianas, gentes de San Juan pertenecientes a Acción Católica y a las Conferencias de San Vicente de Paúl; la servi- E l Infante D Alfonso de Ot leáns, representante del Conde de Barcelona, con el capitán general y el jefe de l a Región Aérea del Estrecho. (Foto Serrano. L a luctuosa caravana demora su arribo, Aparecerá tarde, pero a tiempo. Empiezan a llegar feligreses de l a archidiócesis. Tin Osborne, un González Gordon, un Domecq, que es alcalde y manda con vara de plata, y uu torero: el L i t r l Fué precisamente el Día de Difuntos i a última vez que estuvo aquí- -en vida- -e l cardenal. Llegó entre tres y cuatro de la tarde. Su chófer le ofreció un catrecillo que llevaba en el coche y sobre él descansó ei arzobispo, contemplando en silencio su ciudad a t r a v é s de los serenos cipreses. Esa tarde no llegó a penetrar en el panteón a través de ¡a galería aue se abre, subterránea, desde l a Casa de Ejercicios. Rezó, solo y silenciosamente, perdida su vista en el panorama que recuarda las estrofas de uo grím poeta andaluz: Hay que ser como el árboí, que siempre está rezando; omo el agua del cauce, fija en l a eteraidadr Por el puente zigzagueante, sobre los na ranjales en flor que decoran ese gran paso que es ya Sevilla en vísperas del Viernes de Dolores, aparece e l fúnebre cortejo. Gira la ¡ya brevísima comitiva en redor del monumento, y pocos instantes después, el féretro penetra en l a cripta. Por e l subterráneo v a en demanda del panteón, que se extiende precisamente debajo de aquel costado 4 ue corona un Crucificado y que da frente a Sevilla, que aparece, toda, simbólicamente arrodillada ante el sagrado cerro aljarafeño. En su e n t r a ñ a descansará para siempre este cardenal, que en l a historia española unirá su no; 5 re a l de los Tavera y los Mendoza, con una proyección digna de inmortaliza por Berruguete. Después de las exequias, e l cortejo se dirige hacia la plaza de Calvo Soteto. Es exactamente, aunque a la inversa, el camino que siguiera el cardenal Segura el memorable 12 de octubre de 1937. (Foto Serrano. alrededores comienza a aparecer l a buena gente de San Juan. Todavía l a pétrea plaza e s t á semidesierta. Excepcionalmente, obtenemos autorización para d e s c e n d e r a l a cripta que se extiende debajo del monumento al Sagrado Corazón de Jesús. Traza una circunferencia. A l a luz feble, dejamos atrls l a capilla de San Pío X- -a quien tanta de voción conservó el cardenal- que pertenece a la familia Sánehezdalp, y otra que correspondo a l a viuda de Uicola. Adentramos nuestros pasos en el panteón BeV cardenal. Una bellísima imagen de la Virgen de las Misericordias preside el altar, de alabastro, que emerge sobre rojiza tela. Seié candelabros alumbran. Hay flores, que ee renuevan a diario. Sin profusión; con sencilla apariencia. Mármol rosa, gris y negro entona l a capilla. U n a gran lápida de oscura y noble piedra descifra a quiénes corresponden los restos mortales que aHi se depositaron. Son los de don Santiago Segura Arroyo, muerto el 2 í de enero fie 1925, en Burgos; doña Juliana Sáenz, fallecida el 10 de abril de 1934, en Madrid, padres del difunto prelado, y los de sus hermanos, mon Quintín Segura y Sáenz, iiresbltero, que dejó este mundo, en Madrid, e l 9 de enero d 6 1933; don Emiliano, muerto en TrujiHb el 23 de abril de 1933, y doña Paz, que dejo cío exista. en Badajoz, el 20 de julio de 1927, y ¡os del hermano de! finado cardenal, don ¡Vida! que descansó en la paz del Señor, en SSadria, ei Zi Se enero de 1943? dumbre del monumento, l a parroquia del puebleclto orillero y devoto y e l capellán do este sagrado recinto. Levantamiento del cadáver Con bastante antelación a la hora fijadas para el levantamiento del cadáver del cardenal Segura, la afluencia de público en los alrededores, del Palacio Arzobispal y de la basílica metropolitana era y a extra- ordinaria, engrosando la multitud por me mentos a medida que se acercaba Ja mencionada hora. E n el balcón principal del Palacio, aparecía izada l a bandera pontificia a media asta, y en igual í o r m a la enseña nacional en lo- j centros oticiaíes. Muchas casas particulares lucían colgada jas con í i e s p o n e s negros
 // Cambio Nodo4-Sevilla