Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Al C. 16.936, VIERNES 6 r E D I C I E M B R E D E 1957, EDICIÓN D E AfíDAtTTCIA. PAGINA 15. La Tribuna de Gene- ve subraya igualmente l a brusca y sospechosa c a m p a ñ a antie pañola. desencadenada por R a d i o Moscú en los últimos días. -EFE. DESTELLOS SOBRE LA LUZ APAGADA Problema para Ja defensa occidental Roma 5. La relación entre los sucesos de Ifni y los fines imperialistas del comunismo es puesta de relieve en un editorial publicado por el diario independiente ff Msssaggero el cual dice también que en el Norte de África se halla en juego la estabilidad de uno de los sectores neurálgicos de la defensa occidental. La guerrilla en Marruecos- -afirma el periódico- -és otro anillo de la cadena del problema general del Norte de África; Si no existiera la (guerrilla en Argelia, tal i- ven no existiría hoy el conflicto de Marruecos. Si no existiera la cuestión de Argelia, tal vez en los pasados días no se habría, planteado el problema del envío de armas americanas- a Túnez, problema que ha creado- la concicida discrepancia entre ¡Francia, por- una parte, y los- Estados Unidos e Inglaterra, por otra. Refiriéndose m á s- adelante a los sucesos de Ifni, dice que a nadie, en efecto, le puede escapar la presencia de dos elementos fundamentales que. caracterizan esa situación: el nacionalismo exasperado y militarmente bien preparado y la coincidencia entre sus pretensiones y los fines imperialistas del comunismo. Xi segundo elemento- -añade- -nos ayuda a comprender cómo en el Norte de África se halla en juego algo m á s Ja estabilidad de uno de los sectores neurálgicos de la- defensa occidental. Esto explica, por un lado, el enorme interés de la, Unión Soviética en fomentar la insurrec- ción nacionalista dé Egipto, de Argelia y de Marruecos para insertarla en el m á s vasto juego antioeeiderital, que va desde Siria hasta Asia Oriental, y para trans. formarla en una guerrilla permanente contra los países de la Alianza Atlántica. Ello explica, por otro lado, la justa pre. ocupación de América, que, frente a la extensión de la exasperación nacionalista del inundo árabe, se plantea el problema de la defensa occidental y trata de encontrar las soluciones m á s adecuadas contra la penetración soviética. Le puede llevar, como ya ha ocurrido con el envío de armas a Túnez, a un contraste con otras naciones atlánticas. I I Messaggero termina diciendo que ésto confirma la inderogable necesidad de unidad y de solidaridad atlántica, la verdadera y única gran fuerza que puede defender al mundo libre de una Rusia que continúa amenazando en todos los modos, directamente o por medio de alguien. Testigo inglés de los sucesos de Ifni Londres 4. L a m á s grave acusación hecha hasta ahora acerca de la participa. ción de elementos oficiales marroquíes en los sucesos de Ifni ha sido formulada en una información aparecida ayer en el Daily Express enviada desde Goulimine. Marruecos del Sur, por su correspon- sai. Sydney Smith. gl periodista británico cuenta que las autoridades marroquíes le pusieron bajo la. protección del super- caid de Goulími. ne. Si Ábderrhamane Zíate. Este le dije: No puede usted moverse en Ifni durante el día porque los bombarderos españoles le atacarían. Por la noche no puede usted ir solo, porque podría ser tomado por un español. Le doy uno de- mis propios guardias y no vaya usted sin él a ningum, pastee Querido director: Muchas veces he te- bojear, es decir, para costearlo. Yo creo nido estos días la, pluma en la mano para que- Samuel Ros escribió sobre ese faro escribirle, pero otras tantas la abatió la que se encendía en los días de fiesta en tristeza ó la cólera. Hoy es la cólera la lo alto de la calle de Alcalá, esquina a que alza mi pluma, precisamente. Aun Jorge Juan (Jorge Juan hombre de faayer, la muerte gloriosa del teniente Or- ros; y buenos) Y Eugenio Montes ¡clatiz de Zarate- -hermoso cruce de sangre ro! sobre Finisterre. Yo escribí sobre la de alaveses y de santanderinos, casta de farola de Cabo Mayor. pobladores y soldados- -tuvo esa belleza Tengo sobre mi mesa- -y crea, usted que da la muerte en él combate abierto, que me cuesta decirlo- -varias cartas la sangre roja y patricia sobre el gualda acerca de la qu; le dirigí a usted sobre de la arena del desierto, prefigurando, El mar y los barcos Cuando iba a conveneras y piezas heráldicas- -gules sobre testarlas he aquí que el tema del mar ms campo de oro- Todavía esa muerte, que viene, ensangrentado por víctimas inoyo tanto he Horado personalmente, tenia centes, a las manos. ¡El mar, director! la grandeza que da la muerte del soldado- ¡Ay, el mar! La casta de los que lian doncel de Occidente- -como Don Sebas- asesinado a esas tres familias de espatián en Alcazárquivir- -sobre estepas de ñoles servidores de la civilización no es Cruzada. casta que haya navegado jamás si no es Pero el repelente crimen de Cabo en mares piratas. Ellos no necesitan Bojador ha puesto en pie en mí dormidas faros, porque las aguas en que han navepresencias históricas de la sangre de cris- gado, de noche y con alevosía, son aguas tianos viejos que llevamos en nuestras calladas rodeadas de costas cercanas en venas. Y la vileza de los asesinos, escoria que la cueva ¡para esconderse y huir está de la especie humana, hace vacilar en mí cerca. Ellos no han cabalgado jamás conceptos que se habían superpuesto a los sobre mares de descubrimiento. A o han instintos y a las tradiciones y a los lega- descubierto nada y lo han pillado todo. dos, y con los que uno empezaba, a forrar Descuideros, raqueros, no conocen la de supersticiones democráticas su condi- gracia de la vela, sino la mugre de la ción rebelde, y hasta un racismo. físico jaima. Ni la elegancia de la nave, sino que sólo a fuerza de penitencia, de ci- la torpeza del dromedario. licios del pensamiento, había uno conseHan caído sobre la luz, porque la. luz guido sepultar. les ofende. Ellos quisieran ver apagadas Los torreros de los faros son verdade- todas las luces y que sólo brillara la fáros ciudadanos del mundo. Naturalmente, cil lentejuela de eso qUe ellos entienden. del mundo civilizado. Desde que se en- Eso tan chico, tan limitado, tan frágil, cendieron en las limes misteriosas que tan perecedero. la civilización iba corriendo de Oriente Esos tres torreros inmolados por unos a Occidente, los faros lian sido el primer chacales sarnosos que acechaban en la elemento rompedor de sombras que el noche son los mártires civiles, más im- hombre ha echado- por delante en su portantes de nuestro- tiempo. Todos los aventura sobre la tierra y el mar. Los del mundo, servidos todos por homfaros hablan desde hace siglos un mudo- faros de claro mirar, entonan un himno bres y luminoso lenguaje universal y los tode tres adelantados de rreros son seres entrañables e inocentes, mudo en honor el Cabo Bojador. Es un Occidente sobre que todo lo más se vuelven locos de so- homenaje en que el destello, acariciando ledad. Ningún torrero; jamás, ha dejado los lomos de las olas, casi se oye como apagar su faro a menos que antes. se le aquel cant de germanos de que hablaba haya apagado a él la. linterna de su vida. Maragall. Yo creo, director, que estos Yo he tenido amigos torreros, muchos y serán umversalmente honbuenos. Y usted también. Porque usted tres españoles los torreros de los cayos rados. Desde era amigo de aquel hombre feo y angecalientes y los arrecifes de coral hasta lical, noble como un mastín, inteligente y los que gobiernan las rutas desmelenadas buen escritor- -de estirpe de grandes es- y frías de los verdes mar es. del Norte, tocritores- Celestino Espinosa, que nos unos hizo colaborar a todos los. escritores de dos alumbran hoy la ruta por donde de nagallegos, unos aragoneses la Ballena Alegre Eugenio Montes, vegantes- -suben hacia la- -casta Y ningloria. Rafael Sánchez Ma zas Miquelarena, gún faro dará más calor a sus destellos, Samuel Ros, Román Escohoíado y el que que ese pequeño faro pesquero en que estms líneas le escribe, en una revista de nació José María- Salaverría, encima del Señales Marítimas. Rafael Sánchez Mazas escribió, sobre el Cabo Machichaca, mar de los almirantes. Y a mandar cabo bojador propio, por tanto, para Diego P L A T A y El super- caid- -a g r e g a el corresponsal- -me dio también su parte de guerra, diciéndome: Naturalmente, nosotros no tenemos nada que ver con esto oficialmente. E l Daily Express subraya la pa labra oficialmente para hacer ver lai malicia con que- f u é pronunciada. SEMBRADORAS Sistema; C H O R R I L L O y VOLEO La heroica acción del teniente Ortiz de Zarate Madrid 5. Los periódicos de la m a ñ a na destacan en sus columnas la heroica muerte del teniente del Cuerpo Legionario de Paracaidistas don Antonio Ortia de Zarate, ocurrida en acción de guerra contra las bandas rebeldes en Ifni, y sobre cuyo cuerpo fué. prendida la Medalla Militar como postumo homenaje sij ejemplar valor y corajfc, ABONADORAS Siilcma: C A D E N A y PLATILLOS ENTREGA INMEDIATA GARCÍA 1 EREÍ; Seols M Q 1 %1 5 CASTILLA Agrícola SEVILLA: Marinos, 21 MaauilMrit
 // Cambio Nodo4-Sevilla