Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HA FALLECIDO E N MADRID E L ILUSTRE ESCRITOR Y PERIODISTA VÍCTOR DE LA SERNA Un infarto de miocardio le produjo la muerte en breves días tinuó practicando su costumbre- ¡cuántos desconocían esta faceta intima del gran periodista y escritor desaparecido! -de comulgar diariamente hasta poco antes de morir. Ayer mismo se confesó con su director espiritual, el padre Félix García. Y precisamente con un hábito de su director espiritual h a sido amortajado, cumpliéndose así su deseo de ser enterrado con las ropas agustinas. Sus restos fueron amortajados con el hábito de la Orden agustina. 1 Consejo de la Federación de Asociaciones de la Prensa suspendió su reunión en señal de duelo Anoche, a las nueve menos veinte, í a- sobre la juventud que le habían encargado, lleció en Madrid el ilustre periodista y y en el que tenía puesta gran ilusión. escritor don Víctor de la Serna, que se Quizá presintiendo que no le quedaba tiem- encontraba gravemente enfermo desde hapo de vid- a, expresó el anhelo de que se hiciera una gran fotografía familiar en cía varios días. En el momento de expirar uno de los salones de la casa. se hallaban junto a él su esposa e hijos y otros parientes, con su- director espiSu extraordinaria capacidad de trabajo ritual, el padre Félix García, y los docle llevó a preocuparse de su profesión hasta tores que le habían asistido durante su los últimos momentos de su vida. Todavía enfermedad. él sábado por la tarde dictó una carta a Pocos minutos después se difundió, la su secretario, señor Ruzafa, en l a que encargaba tres pergaminos a un artista triste noticia por todo Madrid, incontade Ronda para dar mayor realce al nombles personalidades y amigos del finado y bramiento de don Ángel Herrera, don de su familia acudieron inmediatamente Manuel Aznar y el marqués de Luca de a testimoniar a los deudos su pésame. E l Tena como vicepresidentes de honor de desfile por el domicilio mortuorio, en la la Asociación de l a Prensa. calle de. Goya número 65, ha sido incesante durante toda la noche. Entre los En realidad, el insigne escritor y peque acudieron a testimoniar su pésame se riodista notó los primeros síntomas de su encontraban el ministro de Asuntos E x grave enfermedad hace unos seis años teriores, señor Castiella; los directores aproximadamente. A l principio cambió su generales de. Prensa, señor Muñoz Alonsistema de trabajo, pero después pudo so, y de Trabajo, señor Pilgueira; el submás su enorme voluntad, su gran deseo de entregarse sin pausa a los trabajos director general de Prensa, señor Gutiérrez Duran; él capitán general Muñoz- literarios y periodísticos, y normalizó su vida. En mayo último, a instancia de sus Grandes, el capitán general de la Primefamiliares, fué a Suiza, donde uno de los ra Región, teniente general Rodrigo; don mejores especialistas del. mundo en enTorcuato Luca de Tena; el director de A B C de Madrid don Luis Calvo; el co- fermedades cardíacas diagnosticó que no padecía infarto de miocardio. mandante Palacios, don Ciríaco Pérez Con diversas alternativas en su estado, Éu 3 tamante, don Jesús Suevos, don Joacontinuó haciendo su vida normal hasta quín Calvo Sotelo, don. Melchor. Fernánel pasado martes, en que sufrió el fuerte dez Almagra, don Felipe Sassone, don ataque al que no ha podido sobrevivir. Francisco Casares y el maestro Parada. Don Víctor, de la Serna no perdió en Por teléfono han dado personalmente ningún momento la serenidad. Ayer tarde, su pésame el ministro del Aire, teniente hablando con uno de sus hijos, se refirió general Rodríguez y Díaz de Lecea, y los a sus tres pequeñas muertes Así denogobernadores civiles de Málaga y Ciudad minaba él a los tres colapsos que había Real. E l presidente del Consejo de A d sufrido en estos días. ministración de Prensa Esjpiañqla, marHombre de intensa vida espiritual, conqués de Luca de Tena, se informó de la noticia cuando viajaba por l a noche en, tren de Barcelona a Madrid. Hoy. llegarán para asistir al entierro el Ayuntamiento y la Diputación de Santander, en pleno, y el. Ayuntamiento de Torreüavega. Don Víctor de lá Serna se sintió enfermo repentinamente el pasado día 18, a l íNTREtA 5I ST 6 MAU: ABíNRyPl nnjOS. í salir de un restaurante madrileño, donde, había almorzado en compañía de unos amigos. Fué llevado a su casa, y a las dos horas, cuando se le estaba haciendo un electrocardiograma, sufrió otro ataque, -más fuerte incluso que el anterior. -No obstante se recuperó, pero el vié- nes volvió a experimentar otra recaída. Se ceí INGLES -FRANCÉS lebró una consulta entre los doctores J i ALEMÁN- RUSO ¡g ménez Díaz, Franco Losada y L a Serna, qué coincidieron en señalar que l a enfermedad era de tipo cardíaco. Aunque se tenía certeza de la gravedad, el curso que había tomado la dolencia en las últimas horas no hacia sospechar que se produjera tan súbitamente el fatal deseni CABALLERIZAS, 1. -TELF. 5 H 24 lace. V Se- da l a circunstancia de que hace un í Clases desde las 8 de la mañana. J. par de días el paciente quiso levantarse, hasta las 10 de la noche, para- ni- pero sus parientes se lo impidieron. Duran ¡ños, estudiantes y empleados, ea te los últimos días don Víctor de la Serna grupos de ocho personas como má- o manifestó repetidamente su deseo de tray jamo, empezarán el 1 de diciembre. Ir- jar y se refirió yarias yjces a ujn toro Datos biográficos Nació en Valparaíso (Chile) el i de enero de i8 pó. Su padre, don Ramón de la Serna, y su madre, doña Concha Espina, ilustre escritora. Llegó a España en los primeros años de su vida, y permaneció Santander hasta cumplir los doce años, fecha, en que se trasladó a Madrid. En la Facultad de Filosofía- y Letras de la capital de España y en la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio, cursó estudios. Fué nombrado, profesor de la Es- cuela Normal, de la Sección de Letras, en lozp. Un año después ingresó en el Cuerpo de Inspectores Técnicos de Primera Enseñanza, y realizó una brillantísima labor en Madrid, -Toledo, Oviedo y Santander. En esta última ciudad consiguió para el Estado numerosas aportaciones de los indianos en diversas instituciones escolares y desempeñó con unánimes elogios los cargos de bibliotecario y presidente de la Sección de Literatura del Ateneo de Satítan- der. Pronunció allí y en otros muchos centros culturales infere santísimos ciclos de conferencias sobre Historia, Literatura y, Arte, demostrativos de su vasta y ¡honda cultura. Desde 1920 hasta XQ 23 dirigió la Biblioteca Renacimiento. En 1924 comenzó a manifestarse de un modo brillantísimo, como escritor, vocación que había mantenido -oculta hasta este momento. En Santander fundó el diario de la tarde La Rer, gión En 1927 creó El Faro que, tuvo, dos años de vida. i Centra Superior de Enseñanza B Nuevamente se trasladó a M- adrid cuando, en 1931, se encargó de la dirección de. El Sol don Manuel Aznar, que llamó a su lado ¿a Víctor de la Serna, que se reveló, en la Prensa madrileña con un. éxito nada frecuente. Especialmente, ganaron popularidad sus impresiones de las sesiones del Congreso. En ellas quedó patente el estilo castizo, intenciona- do y vigoroso de un gran cronista. que. supo siempre interpretar la actualidad con un sello personalísimo y al, mismo tiempo hilvanar, en la digresión ameña o en el comentario oportuno la cita clásica, no al modo pedantesco, sino de una, forma graciosa, suelta y ¡lena de garbo. Dos años permaneció Víctor de la Sema en El Sol En agosto de 1932 se le ofreció la dirección del periódico, que no quisó aceptar por- solidaridad con don Manuel Aznar. Al cambiar el diario de orientación política, Víctor de la Serna pasó- a formar parte de la redacción de informaciones De este periódico, a la subdirección de ElImparcial que desempeñó hasta pocas semanas antes de su desaparición. De ahí, a La Libertad donde fué nombrado subdirector en julio de 1934. En todos los pe fiódicos citados, y en otros de provincias. y América, donde colaboró asiduamenteVíctor de la Serna dejó huellas duraderas de su labor cc- mo autor de crónicas, artícu los, informaciones, entrevistas y rehería jes, donde campearon siempre las dotes de su cuajado estilo, que a las características antes señaladas unía la de entrañar en numerosas ocasiones una amorosa delectación por. la alusión y sugerencia de los paisajes es pañoles, que supo evocar con breves pinceladas impresionistas, sin que por ello per-
 // Cambio Nodo4-Sevilla