Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO TRADO G EN E V. ILUSDE RA INV F ORM ACIÓN REDACCIÓN jTT I ADMINISTRACIÓN: ABC CARDENAL ILUNDAIN, 8 SUSCRIPCIONES DIARIO TRAPO GEN V ANUNCIOS: MUSDE. IN- FORMACIÓN E R A Li 12. SEVILLA VELAZQUEZ, A noticia, que yo sepa, no ha trascendido al gran público. Nos llega recatadamente en el último n ú m e r o de la revista de la Sociedad de Óptica norteamericana, que no leen m á s que los especialistas, y por eso ha debido de pasar inadvertida a las grandes empresas informativas. Se trata de un experimento realizado por Wallace Kantor, de la Universidad Occidental de San Diego en California Western University of California que demuestra que la velocidad de la luz depende del, movimiento ¡idel cuerpo que la emite; la luz de los j faros de un automóvil va m á s de prisa ¡cuando él vehículo está en marcha que cuando está parado. Como Einstein hai- bía fundado su teoría de la relatividad en ¡3 a hipótesis de que la tal velocidad es. siempre la misma, el experimento de Kantor representa, ni m á s ni menos, que ¡Ja ruina completa de la teoría de Einstein con todas sus consecuencias. Que la Jteoría de la relatividad estaba jen entredicho era cosa manifiesta. Nunca faltaron impugnadores, pero eran sistem á t i c a m e n t e descalificados, y tan sólo contaba la Opinión del contadísimo n ú mero de especialistas que la ensalzaban tomo la m á s sublime creación de la mente humana, y no faltaba quien afirmase que era u ñ a auténtica redención de nuestra inteligencia. Gracias a ella, las generaciones venideras verían con toda elarir ¡Idad que nuestro mundo tenía no tres, sino cuatro dimensiones y que se podía influir a voluntad sobre la marcha del ¡tiempo, de tal, modo que Se podría prolongar la vida sin m á s que viajar a gran Velocidad por esos mundos de Dios. E n fin, las fuerzas aéreas de los Estados Uni ¡idos habían ya destinado buen número de jidólares para comprobar esta predicción jjen los proyectados viajes espaciales, i Sin embargo, ocurría algo curioso. To ¡dos los relativistas estaban conformes con Jas excelencias de la teoría de Einstein, pero cada uno la retocaba a su gusto. E r a jcomo si en una consulta de médicos, convocada por un, enfermo imaginario, hubiera unanimidad en que el personaje gojzaba de perfecta salud, pero cada doctor íprescribiese su remedio favorito. E l resultado de tal consulta tKJdría ser muy i e n el expresado en el famoso epitafio: i. EL HUNDIMIENTO DE UNA TEORÍA un alivio para los físicos que, como yo, no lograron éntendeVla, aunque la estudiaron con la mejor voluntad. Cuando Aquí yace un buen señor que, estando me atreví a ponerle reparos y demostrébueno, se quiso poner mejor. Karitor, el autor del experimento quc- que era incompatible consigo misma, no comentamos, no se dejó deslumhrar por faltaron buenos amigos, extranjeros por el coro de doctores. Nos dice que su in- cierto, qué lamentaban el que arriesgase vestigación fue motivada por un examen mi prestigio que, a mi juicio, valoraban crítico d e los hechos que se considera- excesivamente. Ahora me cabe la satisban como confirmaciones experimentales facción de poder decir que estaba en lo de la teoría de Einstein. E l examen puso cierto, y aún tengo que lamentar el hade manifiesto que tales hechos eran no ber pecado de excesiva prudencia, pues decisivos, mal interpretados y en desacuei con mi teoría traté de salvar algo de lo do con la teoría de Einstein, pese a la que, por lo que se Ve ahora, no tenía abrumadora popularidad de esta última nada aprovechable. Por eso, concibió su experimento hace Han de pasar años para que el efecto unos dos años, lo comenzó a mediados de de Kantor í. dquiera perspectiva histórica. junio de 1961; obtuvo los primeros resulAhora se le ha dado menos importancia tados en octubre y los comunicó a. la So- que al bloquea d e C u b á y al alto del fueciedad de Óptica en diciembre, la puaj go en el conflicto hindú- chino, a pesar los ha publicado en septiembre del co- de que el tal efecto puede figurar en. el rriente año. anecdotario de la guerra fría. Recuérdese Conviene hacer resaltar una circunstancia. Los efectos previstos por la teoría de Einstein pueden calificarse de insignificantes porque no se manifiestan sino al realizar medidas de gran precisión en condiciones excepcionales y, aun así, siempre quedaban dudas. Son lo que en lá jerga de los físicos se llaman efectos de segundo orden, que se desprecian para todos los fines prácticos. E l efecto descubierto por Kantor, por el contrario, es. un efecto de primer orden, que se observa a simple vista, por contraste y sin necesidad de medir nada. E n el aparato utilizado se ve y se fotografía la- dislocación de las franjas interferenciales. Se preguntaba ¿Es cierta la teoría de Einstein? Y la respuesta ha sido un no rotundo. l que los filósofos soviéticos sometieron a juicio la teoría de Einstein por contraria a la dialéctica materialista y que el físico ruso Fock se encargó de purgarla de los resabios capitalistas, idealistas y papistas dfe que adolecía Einstein por río haber vivido en ambiente soviético. Fock publicó el frutó de su revisión en 1958 y su libro fue inmediatamente traducido al inglés. E n el prólogo hace constar que el aspecto filosófico de su teoría está basado en el libro de Lennv Materialismo y empirocriticismo y que. las enseñanzas del materialismo dialéctico le han servido para hacer un examen crítico del, punto de vista de Einstein. y E l fracaso de la teoría de Einstein- es Abra mercados a sus productos en iodo el mundo anunciándose en la Edición A é r e a de ABC Como era de esperar, el libro de Fock ha sido acogido con entusiasmo por ciertos intelectuales del lado de acá de la cortina de apero y, como los demás se han callado, todo quedó como un triunfo más del comunismo en la guerra fría. Gracias a Dios, Kantor ha demostrado qUe la teoría de la relatividad, purgada o sin purgar, es falsa de toda falsedad, y como l a prueba concluyente se ha conseguido en el Laboratorio Electrónico de la Marina, bien puede decirse que la tal teoría ha sido hundida, en guerra fría, por los cañones de la Armada norteamericana. Julio PALACIOS DO to Real Academia Sapaüoia
 // Cambio Nodo4-Sevilla