Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A PRIMERA C O R O N A DE O R O Por SANTIAGO (Corraspondlant do ta Rea! MONTOTO Academia SspaAoia) O C H A S veces he pensado e n el por i qué de l a extraordinaria, y sorprendente p o p u l a r i d a d de l a i m a g e n de J H V i r g e n de l a E s p e r a n z a p o p u l a r i d a d que llevé a decir a u n g r a n poeta; Es sevillana, por macarena, hasta la misma Virgen María. Y quizá en estos dos versos esté cifrad o ei b u s i l i s de l a devoción a d m i r a t i v a que 1 ciudad mariatia c o m o y a se llam a b a desde hace siglos, siente p o r la, imagen de l a V i r g e n de l a E s p e r a n z a la M a c a r e n a c o m o c o n f i g u r a de dicción y de pensamiento l a l l a m a n a h o r a los sevillanos: yo, no obstante m i s e v i l l a n i s i n c j a m á s l a he l l a m a d o la Macarena estoy e n esto, a l i g u a l que s u otras m u c h a s cosas, a l a antigua española: L a Virgen de la Esperanza, aquélla que está en San OH... c o m o reza, más que canta, ¿a centenaria copla popular. Antes que l a devoción y el culto a l a V i r g e n de la E s p e r a n z a se extendieran p o r el munao, gozaba e n S e v i l l a d e l g r a n f e r v o r de s u barrio; l a devoción estaba reducida a lo que arbitrariamente llaman Macarena, pues la de hoy ha absorbido, a l menos en él n o m b r e los b a r r i o s de l a F e r i a de Sarita. M a r i n a y p a r t e del de Qrnníum Sanctorum. Creo que i a g r a n p o p u l a r i d a d de l a Virgen de l a E s p e r a n z a nació ya bien entrado el siglo X I X y e n esta época su Herm a n d a d estaba f o r m a d a en su mayoría p o r gente de l a Macarena que pertenecía al gremio de los hortelanos, en especial a los establecidos en el m e r c a d o de l a Encarnación, e n cuyos alrededores, yo l o he conocido, se admiraban las muestras más cálidas d e l a m o r de los cofrades a s u Virgen titular, sólo superadas por las de l a s a l i d a y e n t r a d a de l a m a r a v i l l o s a efigie en su templo, en las que el entusiasmó rayaba e n e l delirio. Hermandad de gente humilde, era de magníficos señores en lo tocante a honrar a su M a d r e y Señora, hasta el p u n t o que sobresalía- -m e refiero a l siglo pasado- -en el lujo, esplendor, r u m b o alegría y largueza a todas las demás Hermandades. Y siguiendo esta n o r m a dé esplendores y esplendideces p a r a h o n r a r a l a Virgen, fue también tie las primeras tjtté usó en sus túnicas, en vez de anjeo, nea lana de merino, terciopelo; escudos dados en seda y oro que rimaban con lo ceñidores. ¿Qué centuria romana pudia compararse, en cuanto ai lujo, de viitó sos cascos de bruñido metal y ondulantes plumas, flecos de oro, medias de torlfti y sandalias lujosas, a los armaos San Gil? Cuantas innovaciones hacían ios nuieurenos eran acogidas- -porque lo merecían- -con clamoroso entusiasmo por toda la ciudad, que las hacia suyas, dan doles un hálito tan nacido del pueblo, que las convertía ya en consustanclulus con su vida y con su historia. Recuerdo, como si 10 estuviera viendo- -perdóneseme la digresión- el Btrehi del sorprendente manto llamado de malla de oro de la Virgen. Estuvo expuesto dit rante varios días en los grandes escupa ratos de un bazar y tienda de tejidos se titulaba la Villa de Madrid, en la calle de Francos, p e día y de noche- -por aquellas calendas las tiendas se. e- i rri bu cuando Dios quería- -la m u l t i t u d Itentwft la calle, por la que era imposible l i bar- 7 su 7 í 4 ¿f f c 5 Don Muñoz Juan y Franclico P bin 4 t ht ¿L f íml dj de 4 1 la) Miri 0 Írl Imposición ¡sor i ilustra orador f pronunciado a l la corona CC e t ec. ít I
 // Cambio Nodo4-Sevilla