Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. N. M 9.029. V I E R N E S 28 DE AGOSTO DE 1964. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 13. y C R E C Í L A S DIVERGENCIAS ENTRE ERHARD Y LOS JERARCAS DE SU PROPIO PARTIDO EL CANCILLER, MUY SEGURO DE SI MISMO, SE MUESTRA C O N ELLOS DURO E INFLEXIBLE PROBABLE NOMBRAMIENTO DE UN NUEVO EMBAJADOR DE ITALIA EN MADRID Roma 27. (Del corresponsal de Efe. E l diplomático Francesco Silj de Sant Andrea d Us. sita, según los círculos bien informados de la Farnesia, será designado embajador de Italia en España. Su nombramiento está pendiente de la firma del presidente Marzagora. Es ro mano de nacimiento y tiene sesenta años. In gresó en el Cuerpo diplomático en 1928, ha- biendo servido, en sus comienzos, en diversos puestos de responsabilidad, como el Consulado italiano en Estambul, y la Secretaría de la Embajada de Italia en Lisboa. En calidad de ministro, representó a su país en Irlanda y luego, como embajador, en Sudáfrica. Actualmente desempeñaba en el Ministerio el cargo de director general de Personal. +4 Algunos consideran que su política pro- norteamericana significa un peligro para la reunificación del país (Bonn 28. (Crónica de nuestro corresponsal, por telex Un profesor de Psicosomát- ica de Chicago (a quien mi ilustre amigo López Ibor, conoce sin duda) Anselm L. Strauss, investigando en las brumojas regiones de la identidad, que es cambiante y voltaria, y sufre maleficios, sujeta como se halla a las circunstancias, a las de Ortega y Gasset, y a la opinión que cada cual tiene de sí mismo y a las opiniones que los otros tienen de uno y de ellos, decía que no sólo los hombres se transforman ante los espejos que la vida les va ofreciendo y mudan ck máscara, sino las naciones también. Y. en pos de Erik Erikson, hizo un libro que se titula Espejos y máscaras donde analiza metódicamente esos cambios, esas transformaciones que hombres, países y ciudades han conocido estos últimos años en su. identidad. Bernard Show, que un día decide recluirse en, la trapa de la literatura para hacerse escritor, salió a los ocho años de, la incubadora convertido en ciro personaje, en un personaje con otra, muy diferente identidad. Todos los países salieron de la guerra europea número dos con una tarjeta de identidad distinta a la que llevaban colgada al cuello antes y durante la guerra misma, Ajemania es hoy una nación a quien no reconocerían, mi por la fas ni por las voliciones, las gentes que desaparecieron en el conflicto, sí un fenómeno de palingenesia pudiese traerlas otra vez a la vida. Bueno; pues eso mismo está ocurriendo con el profesor canciller Ludwig Erhard. La Cancillería lia transformado su identidad, y nadie la reconoce ya. Se cuenta gue Adewuer, que se resistía tenazmente a dejar, frente a un Parlamento indócil, la Cancillería, viendo, por último, que los sufragios irían a su criatura que era ya persona mayor, y artífice del auge económico, apeló en su rabieta a salidas de tono como estas: Erhard no sirve. Erhard no es político. Erhard es un economista muy foco inteligente. Erhard es un pobre anciano. Erhard tiene sesenta y siete años; Ad- enauer, ochenta y ocho. Erhard- -decía ¡también- -carece de personalidad. No tie, me carácter; es blando, es débih Y un ¡poco porque era así Erhard. y un, mucho porque había que sacudirse al follón (léase fanfarrón como en el poema del ¡Cid) de Adenauer, ló parlamentarios de ¡cidicron entregar a Erhard la Cancillería. s mano fuerte, (Que es aquello que decía Saavedra Fajardo: No son felices las Repúblicas por lo que penetra el ingenio, sino por lo que fortalece la- mano Cada día ahonda Erhard un poco más el foso que le separa de los cristiano- demócratas del Norte y del Sur del país. Oigan ustedes lo que acaba ele decir o ¡a Unión Cristiana Demócrata de Baviera (presidida pro Franz Joscph Strauss) contestando a uan demanda de explicaciones por las críticas que Erhard hace iodos los días HOY v 9 y 11,15 noche PRESENTA FESTIVAL DE CANTE MANOLO MAIRENA GORDITO DE TRIANA CEPERO LOS ROCIEROS EL C A T E T O BUTACA DESDE 10 PESETAS EL ESPECTÁCULO con No ha pasado todavía el año. Erhard, que era tod o aquello que Adenauer de cía ya no lo es. Es otro. Lía cambiado de identidad. Se ha hecho hombre duro e inflexible. Ducho en el maniobreo. Seguro de sí mismo. Seguro también de su popularidad. Seguro de gus nadie, por ahora, puede arrebatarle el timón. Enfrentado con su propio partido, bienquisto de los partidos enemigos o rivales, como el socialismo y el liberalismo: propicio, si a mano viene, a bascular hacia la izquierda, con 1 AUTORIZADO PARA TODOS LOS PÚBLICOS de ese partido, afín y colaborador suyo: Tengo- -ha dicho- -a veces la impresión de que, so capa de una política conservadora, están desarrollándose movimientos nacionalistas. Erhard es conservador, pero antinacionalista. Un grave reproche se le viene haciendo, y es que se ha entregado demasiado en manos de Estados Unidos, y W W go que juegan ahora los Estados Unidas es tan peligroso para el porvenir de Alemania- -para la reunificación que acaso hubiese sido preferible una política más recelosa, más reservona, más ladina, valorizando mejor el propio y. cipe. ¿Por qué se ha desairado a Francia, en lugar de emplearla en nuestros tratos con Estados Unidos? Si los Estados Unidos creen que Vietnam del Sur es como Berlín, apañados estamo los alemanes, pues, Vietnam del Sur, tarde o temprano, antes da las elecciones presidenciales e inmediatamente después de ellas, caerá fuera de la órbita norteamericana, Occidental, y, o será neutralizado, o será bolcheviz ado. ¿Va a ocurrir lo mismo con Berlín? De, ahí arrancan los temores. La argumentación de los cristiano- demócratas, que no quieren, a Erhard, es como sigue: Ya no con la ayuda de Francia, dígase lo que se quiera. Erhard la ha echado por la bordq. Contamos con los Estados Unidos nada más. Pero los Estados Unidos, nación poderosa, ¿nos ayudarán en la reunificación? ¿Es más que cierto que se, entienden con Krúschev para que Ig, reunificación no se haga minea? ¿No es más cierjo que Rusia y Estados UftidQs tienen bien meditado, bien dibujado, un plan de neutralización de Berlín o, por ¡o menos, Un plan que eternice, sine die el statu, qno de ahora? Y con doloroso acento agregan: Medrados estamos si, Berlín es comparable con Vietnam del Sur, como ha dicho Cabot Lodge El cual lo ha dicho, en efecto, en uno de esos deslices sentimentales, que repugnan a la flamante dureza, de carácter de Erhard. No lo ha vuelto a repetir. Y hasta parece que está, arrepentido de haberlo dicho en Bonn, por una sola y primera y última ves. í e s SE P GS W IA v d vencido. de gue. señorita auxiliar administrativo, con prác. tica, inútil sin referencias. Escribir nú, la democracia pura exige. añero 8.201, P licWad Belll V Pronto veremos cómo el profesar Er- hard sale del laberinto. De cualquier moio, su poder es firme, y su prestigio personal, difuso y arraigado, razón por la cual se eitá endureciendo en sus polémicas con los propios personajes de su partido. Seguro de sí, y seguro de que nadie qwjarle, el tim 6 ne lxá A tY T
 // Cambio Nodo4-Sevilla