Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CAPILLA DE LOS MARINEROS SU RETABLO MAYOR, MARAVILLOSA OBRA DE ARTE, SERA BENDECIDO EL DOMINGO zadoras, que tanto deploraba el pueblo cristiano, tendieron, por un efecto contrario, a agrupar más a los cofrades, a unirlos más fuertemente en torno a sus veneradas titulares. Según escritura, con fecha 20 de abril de 1873, la capilla era adquirida en pública subasta por los subditos ingleses Mr. Francisco Augusto Bevan y Mr. Lewen Street Tugwell, para dedicarla al culto anglicano, pasando luego, por una serie sucesiva de circunstancias, a ser cabaret, teatro, cine, defósito de corcho y almacén de carbones. E l año 1917, la propiedad vende la finca a don Carlos. Jorge Welton Niño, el cual la posee hasta que el 8 de octubre de 1940 se firma la escritura de propiedad para la Hermandad ante el notario don José Balbuena Montero, compareciendo en nombre de la corporación nazarena varios miembros de la Junta de gobierno, presididos por el director espiritual de la cofradía, don José Sebastián y Bandarán, cuya labor es digna de destacar, pues puso en la obra de la restitución todos sus desvelos y entusiasmos. No menos merece señalar ¡el gesto del señor Welton, que, penetrado de los sentimientos que movían a los hermanos, fijó una cantidad que puede considerarse simbólica. A Hermandad de la Esperanza de Triana fue fundada el 24 de noviembre de 1595 por gentes dedicadas al arte de marear. (Los primeros datos de su residencia se tienen a fines del siglo XVII, en que se hallaba establecida en la iglesia del Espíritu Santo, albergándose sucesivamente y en corto número de años en la parroquia de Santa Ana, templo del Espíritu Santo, nuevamente en Santa Ana, iglesia de los Remedios, capilla de la Encarnación y, por tercera vez, en el templo del Espíritu Santo, hasta la extinción del convento. Dice una memoria de la popular cofradía que con esta serie de traslados, que nada favorecían al desarrollo de la Hermandad, decidieron los hermanos proporcionar a las imágenes una capilla fija. Al fecto, adquirieron dos casas en la calle Larga, hoy Pureza, pertenecientes a la capellanía de la parroquia de Santa Ana, según escritura de compra de fecha 30 de diciembre de 1758. En el año siguiente comenzaron las obras, realizadas con bastante lentitud, dados los escasos recursos económicos con que contaba la Hermandad, hasta que en 1815 pudieron ser trasladadas las imágenes. La nueva capilla era de regular extensión y de buena, fábrica, con una tribuna en forma de. coro alto sobre la puerta. Tenía cinco altares: en el principal se veneraba el Señor, San Juan y María Magdalena; en los del lado del Evangelio, una imagen de Nuestra Señora de Guía, perteneciente a una corporación marinera, y la Santa Cruz; en los del lado de la Epístola, la Virgen de la Esperanza y el Señor atado a la Columna. L Asi estaba la capilla cuando la adquirió la Hermandad la pequeña esbeltez del templo se enriqueciera con un tesoro de méritos y de sacrificios, para que los muros solidísimos se amasaran con fatigas y sudores. El 17 de noviembre de 1959 dieron co- Y así llegó el día del gozo, cuando Triamienzo las obras, empresa ardua y larga, na, saturada da fe y de amor hacia su que no se llevaría a término feliz sin la Reina, la hizo pasar a la marinera capicooperación de hermanos y devotos. Día lla, a la que habían dejado tan graciosa a día, la celosa Junta de gobierno visi- y bella, como conviene a una Señora a taba la capilla para ver o suponerse cómo la que se contempla eñ la intimidad, fijaiban a crecer los muros del templo votivo, mente y con ardores de apasionamiento adivinar las líneas principales del edificio, filial. cenar definitivamente el sagrado recinto, Y ahora, el retablo mayor. No pretenLa vida de la Hermandad discurrió nor- al que se le pondría un riquísimo -arte- demos describir esa maravilla. Digamos sonado de la capilla del Colegio ás Vimalmente en esta capilla hasta 1868, en que las grandes obras de arte no se desque, incautada por el Estado, fueron lle- llasís, el cual, si bien su valor material criben. Se miran. Hay que ir a verlas, vadas las imágenes al templo de San Ja- es muy elevado por circunstancias espa- sentirlas, juzgarlas. Pretencioso y osado cinto. Para la capilla, construida con tan- ciales fue vendido en setenta y cinco mil sería, por tanto, que nos propusiéramos to amor y tanto sacrificio, comenzaron pesetas. dar idea, no ya exacta y completa, ni silos tiempos luctuosos. Pero precisamente No hubo prisas en la contrata de las quiera aproximada, del tesoro artístico esas adversas circunstancias, emanadas obras tan devotamente emprendidas. Hu- y de luces auríferas, óbrá del escultor de las tristes y desastrosas leyes amorti- bo que buscar peseta a peseta, para que Alonso Gómez de Sandóval, que, procedente de la derruida iglesia del Hospital de la Misericordia, de Osuna, ha adquirido la Hermandad de la Esperanza de Trlana. Expresamos, eso sí, que la restauración ha costado medio millón de pesetas y que se ha efectuado con la escrupulosidad y estudio que siempre debeseguirse en este género de obras. La Hermandad de la Virgen de la Esperanza sigue enriqueciendo la Capilla dé los Marineros, rancia señorío multisecular de la excelsa Señora de Triana. E l próximo domingo, día 23, tendrá lugar la bendición del retablo mayor. Luego, a seguir, a meditar, a ir haciendo suntuosidad y esplendidez ló que ya comienza a ser rica fábrica. Y también a proseguir sus obras espirituales, su dedicación a los que, más que nunca, necesitan conocer prácticamente el verdadero significado de la fraternidad cristiana. Es de esperar que los fervorosos cofrades de la Hermandad de la Virgen de la Esperanza de Triana no piensen nunca, que los trayectos sean más o menos largos, que la aspereza de los caminos sea mucha o poca. Ellos, de tradición marinera, siempre avante. (Potos Alvarez Mensaque. RtnctieMn 4 las obra de rnt vr ci 6 n, noviambr da 19 jt é A t
 // Cambio Nodo4-Sevilla