Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. N. 19.534. J U E V E S 14 DE ABRIL DE 1966. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 8 L REFLEXIONANDO A uno no le resulta agradable e! papel de definidor, ni pretende sostener que la verdad está tan solo del lado que defiende o mantiene. El periodista, el crítico, se limita a nofifi. caá- un parecer personal que, las m á s de las veces, está con la mayoría, porque enjuicia lo publico y notorio, lo que no admite vueltas de hoja, lo que por propia actualidad está en la calle y exige el comentario. Sin pretender meternos en mayores honduras, ayer com e n t á b a m o s el difícil momento de! Betis. La coyuntura verdiblanca ha quedado limitada, recluida, mejor dicho, en un grupo rninorifa. rio del que puede surgir el pulso nuevo de un presidente que libre al club del desampa. ro. Y sin necesidad de iotrtsr la sartén por el mango- -p e r m í t a s e n o s el inciso, no hace uno periodismo rebuscado- -enhebrábamos la ac. tualidad de las dos sociedades balompédieas hispalenses porque, en realidad, había muchos punfos de contacto entre lo que ahora mismo ocurre en el Betis y! o que puede ocurrir en el Sevilla. Y mire usted por donde, sirvieren cuatro apreciaciones personales para que el agua caliente de la crítica escaldara a m á s de uno. Por lo visto, a algunos no ha hecho gracia que se hable de oposición, perqué actuar en tal postura deteriora un sevillismo que se pretende sin mácula, sobrecargado de razo, nes, capacitado permanentemente para preconizar, muy dueño de suficiencias y poseedor da no sabemos q u é resortes mágicos con que dar, al fin, con la solución del problema deportivo del Sevilla. Si en la parte opositora se estuviera estudiando un noviciado deportivo, q u é suerte poder escuchar las razones de su pretendida competencia. Pero no es el caso. Nos parece de perlas que el sevillismo, representado por su cuerpo social numerario, busque fórmulas para un mejor encauzamiento. A nadie se le oculta que al equipo hay que apuntalarlo y que buen es el diálogo para reconocer o discutir fórmulas de enfoque, de orientación. Si federativamente se canalizan las reuniones asambleístas, es porque el fútbol de club no puede ser monopolizado, y son las masas se. gujdoras las que han de sancionar y autorizar. Paro, muchos ejemplos existen de un tiempo a esta parte, demasiadas pretensiones sobre la rectoría, y lo que podría ser considerado como un monopolio de poder por los que realmente están en los mandos- -y se juegan los cuartos- -se asipira a ser utilizado por ios viejos pareceres, para hacer de la postura pf; itora pedestal y aspirar al retorno, a poco que los negativos provoquen malhumores. El juego está m á s que visto. Se despliega el tapete verde, y se reparten los naipes en cuanto los puntos negativos cierran una contabilidad llguera. Lo fácil. Las ventajas. El torear a cabeza pasada. Pero lo bueno es- -para el Sevilla- -q u son muchos los nombres conocidos. No existen noviciados; se pretenden los retornos. Y bien puede el grupo asambleísta hacer balance sobre cuanto hicieran los que ahora están ai margen de todo compromiso y entendieron urgentísimo hablar de los problemas cuando el club estaba al borde del descenso. Esto fue rigurosamente negativo. Por esta ver, las prisas no provocaron el desastre deportivo. Y se pudo- hay noventa firmas que exigen soluciones inmediatas -contribuir en aquellos momentos a la desmembración de un sevillismo que jamás antepuso las criticas a la rectoría para olvidar el drama, por todos presentido, de un equipo que necesitaba la colaboración unánime. Las eje- ciríorias directivas pueden ssr analizadas. Sin escándate sin deformaciones, sin urgencias. Y si se puede hacerlo mejor, miel sobre hojuelas. Pero mirando al porvenir, pretendiendo novedades, anhelando fórmulas nunca empleadas. En el fútbol, cerno en tedo, hay que avanzar continuamente. Las medidas económicas son una planificación con sentida común e la rsalidad sacia con pleno co. noebniento de causa. S cambio, no es eco. nomía sn ningún club el ahorro de una ligera prima per victoria de! cuadro juvenil o una Simple botella de ao. ua mineral. Tusé Antonio EL MADRID VENCIÓ AL ÍNTER POR UN G O LA 6 E R 0 Fue total ei dominio del equipo blanco, fracasando ei miianés en su táctica de contraataque Madrid 13. (De nuestra Redacción. El buen aficionado rumano don Alejandro Vogel me enseñaba, horas antes del partido del Bernabeu, una tarjeta que le había enviado desde Bucarest un amigo suyo de la Federación Rumana de Fútbol, en la que le decía que se preparara el- Real Madrid ante el arbitraje del austríaco señor Wlachojanis, pues este juez fue el mismo que arbitró en la temporada pasada el partido Dynamo- Inter, en Bucarest, en Copa de Europa, pudiendo dar gracias a la Policía rumana, porque si no hubiera sido por ella, no habría salido del estadio sin sufrir algún contratiempo El público rumano se indignó por el favoritismo al ínter. Supongo que esto que me dijo Vogel será verdad. No he tenido tiempo de comprobar en los archivos quién fue el arbitro de aquel partido, pero, después de verle arbitrar el encuentro nocturno de la semifinal europea, me pareció que era innecesario perder tiempo en esa búsqueda, ya que habíamos sido testigos de un arbitraje parcial, que es cosa más grave y dolorosa que un mal arbitraje, porque la impresión que nos dio el señor Wlachojanis es que sabe arbitrar, pero no quiere. Prefiere la injusticia. El Comité de la UEFA, que designa a capón ahora los arbitrajes, podrá tomar en consideración también- -después del escándalo producido por la labor del francés monsieur Barberan en el partido contra el Anderlecht- -la labor de este juez austríaco, que puso a prueba la paciencia del público de Madrid, a quien no hay más remedio que darle el título de buen público por su capacidad de encaje. Helenio Herrera declaró antes del partido que quería un arbitro neutral, no al estilo de Barberan. Bien. Pues ya se le habrá quitado a Herrera la paura Wlachojanis favoreció al ínter. 7 los jueces de línea no señalaron tampoco las faltas que cometieron los defensas italianos a una cuarta de sus narices. Y así no hay manera de jugar al fútbol ni ganar una semifinal a un gran equipo como es el mitanes. S i a la defensa impotente del ínter, se agrega la defensa arbitral, el 1- 0 del Madrid vale por una goleada, de otros partidos. Vaya por delante, pues, esta impresión- -intencionadamente subjetiva- porque fue un factor influyente. tll Corriere della Sera de Milán, del martes 12, publicaba una entrevista con Herrera, en la que éste decía: ¿Paura del Real? No, sólo dell arbitro Y no debe faltar este brochazo de pintura, que es como un espejo para la labor de brocha gorda que su arbitraje, en un partido digno de mejor causa, y al que restó cinco minutos de juego, pues no descontó el tiempo que estuvo lesionado Betancort. El ínter está definido por la critica española, desde la final de Viena, cuando por la calidad de su funcionamiento mereció todos los elogios que entonces le dedicamos. Le vi jugar también la final que ganó al Benfica, en San Siró, y me la recordó su partido de anoche en el detalle de la lesión del guardameta del equipo contrario. Entonces fue Costa Pereira, y esta vez fue Betancort. Costa Pereira abandonó el terreno y le sustituyó. Germano bajo los palos, sin que tuviera que hacer una sola parada en todo el segundo tiempo. Betancort resistió en el campo y rechazó un tiro con el pie, porque no podía ni doblarse. Una ocasión de Jair en el primer tiempo otra de Luis Suirez en el segundo y la fortuita de Joaquín Peiró en un error de De Felipe al final del partido, fueron las únicas jugadas que tuvo el ínter en posición de gol: No se puede jugar menos, pues, ni peor al contraataque. El fracaso del ínter en Madrid ha sido, por consiguiente, total, pues fue su juego una auténtica decepción, incluso en sus ya conocidas calidades individuales y conjuntas de su defensa poblada. Como excusa, quizás haya que citar el menor rendimiento del cerrojo Picchi, resentido de un golpe que recibió al principio del encuentro. Suárez, en buena forma física, fue el hombre circulante que jugó en defensa como los demás, y, alguna vez, corriendo hacia atrás, como hiciera también Jair, corrido hasta su linea de córner y perseguido por El ínter hace bien, en jugar eso que se llama un partido práctico pero no nos va a pedir encima que elogiemos su obra. No se puede justificar al ínter en un partido en que fue dominado, derrotado y protegido, aunque se acepte de antemano el enfoque utilitario de esta primera parte de la semifinal, salvada a cualquier precio de mal luego, para luego en San Siró remontar. Esto sí podría aplaudirse a un equipo inferior, como recurso, pero al campeón de Europa, no. El Madrid, con corazón nada más, le envolvió. T con otro arbitraje podría haber encontrado el equipo blanco el segundo gol, al menos en el penalty que le hicieron a Genio y que no quiso señalar Wlachojanis. El partido, pues, fue malo y feo, angustioso e injusto en sú resultado, porque fue un constante acoso frustrado del Madrid en forcejeo con los achicadores de balones. Tiene lógica jugar un primer partido de la semifinal en lucha contra reloj, pero no a favor del reloj especial del juez austríaco, que quitó al partido cinco minutos. Todo esto es antideportivo, antitécnico, antiespectáculo. Dañino para el fútbol para la justicia que debe representar la Copa de Europa, bamboleada por los errores y parcialidades del Comité, que acaba de quitar a los portugueses H escenario de la final próxima y se la lleva monsieur Crahey a Bruselas. El Real Madrid tuvo en Zoco y Velázguez sus dos gigantes. Ellos dos fueron los únicos i que jugaron bien ai fútbol Y con ella i i Margar n. 55. Teléfono 241- 411 EV! 11 A servicio diario con Pasaje Mallol n. 14. Telf. 251756 íHiiiraii fflirmií (i iumiiiHi J
 // Cambio Nodo4-Sevilla