Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Con MIGUEL ÁNGEL DEL PINO EL PINTOR SEVILLANO ES UNO DE LOS RETRATISTAS MAS FAMOSOS DEL MUNDO del está en Sevilla. MI G U E L Ángel año, Pinoprimavera. DesComo cada en de hace diez, uno de los retratistas más cotizados del mundo, abandona su residencia de Buenos Aires y vuelve a su ciudad natal. Calladamente, en fiel y fervoroso peregrinaje. Tiene habilitado un estudio en l a calle Baños, en la antigua casa de la familia. Una habitación amplia, con los balcones cerrados. L a luz le llega por un foco dt tubos fluorescentes, que ilumina con fijeza y se esparce por las paredes, llenas de cuadros, de fotografías, de apuntes. E n un testero, un retrato. Una dama, hermana del pintor, de piel clara y traje oscuro, naturalidad en el gesto y sencillez en la línea. -Este c u a d r o tiene historia, muy agradable para mí- -me dice- Le gustó mucho a Joaquín Sorolla, tanto, que al día siguiente volvió con su hijo para que lo viera también. E l pintor sonríe. H a n pasado los añe desde que hizo el autorretrato que e en Arte Moderno de Madrid. Sus o de mirada l i m p i a siguen teniendo misma impresión de curiosidad, casi i. fantil. Sus lentes son más gruesas, pero la mirada permanece risueña e inquisitiva. -N o he hecho en m i vida otra cosa que pintar. Y a ve usted: me quedé s i n padre, sin dinero y con familia a los quince años. Empecé por entonces a hacer retratos y aquí me tiene; habré firmado más de setecientos. De una cartera va extrayendo docenas de fotos, reproducciones de sus cuadros. Personalidades de la Política, de las F i nanzas, de las Artes; damas y niños de España, de Francia y de Argentina, generaciones enteras en algunos casos. Retratos que figuran en los libros de Historia del Arte, muchas veces reproducidos. Como el de Andrés Segovia, pintado cuando el ilustre músico Iniciaba su carrera por las s a l a s de conciertos de Europa y de América. Segovia es uno de los amigos del pintor, uno de los muchísimos amigos con que cuenta a un lado y a otro del océano. -Y o no entiendo de pintura- -me dice. Pero vaya si entiende... Como el que no quiere l a cosa, unas veces en tono levemente zumbón y otras más serlo que el mundo, me va descubriendo su teórica. ¿Usted ha notado la afinidad entre la música y la pintura? Fíjese: el músico habla de lo suyo con términos pictóricos y dice tono, colorido, nitidez... E l pintor utiliza palabras del mundo de los sonidos, y es que lo que en pintura es espacio en música es tiempo, pero, en defi nitiva, viene a ser, en uno y otro caso, un. problema de armonía. U n cuadro, para m i tiene que conseguir un efecto rítmico, independiente del asunto en sí. E s decir, una relación musical entre sus componentes. Y es que, para mí, todas las artes se reducen a una sola. Tarde o temprano teníamos que llegar ANDRÉS SEGOVIA
 // Cambio Nodo4-Sevilla