Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a át C- N 20.386. M A R T E S 7 DE E N E R O DE 1969. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGÍMA- 38 Puerta Osario fueron escenarios de gran- molejo Hernández, Mercedes Romero DoHada de los almendros rosas. -Ana Ma blas, Elvira Bidón González y María Isa- ría Iglesias Montesinos, Julia Juanina des aglomeraciones de las personas que bel Guerra Ángel. habían llegado desde las barriadas del, Márquez, Angele! Martínez Guerau, María extrarradio, desafiando el frío y la lio- Relicario. -Inmaculada García- Díaz Gon- Trinidad Rodríguez García, Julia Peña vizna, que ya comenzaba a hacer apare- zález y Amalia Romero. Alonso, Rosario Jiménez Parrado. María cer los primeros paraguas. Carroza patos azules. -Silvia Gamito Josefa Manso, María del Carmen Iglesias Montesinos, María del Carmen Salazar y Pero todo tiene su anverso fantástico Moreno y María Isabel Gamito Moreno. Maribel Lahera. Domínguez. Carroza de los tres caballos blancos. -en la Cabalgata De esta forma, los paraMaría Angustias Gómez Panto. já y- Maii Los pavos azules v oro. -María Lourdes guas se convirtieron este año en parte bel González. Burguelles, María Luisa Ángulo y Asun- integrante de la alegría del público. Algo ción Campos. tan peco fantástico como un parag. ua se. Góndola de las hadas. -Julia Alcalde, convirtió- -por el ingenio de alguien, desMilagros Valenzuela, María Bella Serrano pués repetido a lo largo de todo el reGarrido y Rufina Vélez de Luna. corrido- -en un elemento precioso para Templete de plata y brillantes. -Ana coger la lluvia de caramelos que llegaba María Morales Cerró, Paquita Ríos. Herré, desde las carrozas. Porque, puestos al ra. Charo Beriítez Cabrera, Laura M Dorevés, con el puño mirando hacia el cielo mínguez Petírigones, Ana María Domíninclemente, los paraguas se convertían guez Palacios. Felisa Tomás González. Paasí en antenas parabólicas que captaban aui Cali Gómez, Conchita Vicedó Palael dulce mensa. ie de los caramelos arrocios, María José Redondo y María Begóña jados, a toneladas desde las carrozas. Amosco tegui. Todo dentro de un perfecto orden, sin C a r r o de los caballos persas. -María tener que lamentar el menor incidente, Teresa Mendoza y Concepción Sánchez a pesar de los miles y miles de niños que Vicente. presenciaban el paso, la Cabalgata siPalanquín de las cuatro princesas. -guió siendo una sucesión de ilusiones María del Carmen Menacho, Rosario Macuando Penetró dentro de la ciudad por nacho. Lolita Flores Vargas y Matilde la calle Puñonrostro, para salir a la CamVargas Spínola. pana. Los peces de plata. -Inmaculada IzLa lluvia seguía, como un calabobos, quierdo Fitz y Mercedes Gamito Moreno. cayendo imperceptiblemente sobre SeviPrincesa de los elefantes de oro. -María lla. No por eso padres y niños abandonaReyes Pro Jiménez Girón. Mercedes García ban las aceras, ni los tres Magos de. iiDíaz y María Lourdes Amador Tobajas. bán de extenuarse lanzando bolsas y más Hipopótamos dorados. -María del Carbolsas de caramelos. Melchor -larga barmen Sánchez Abad. Rosario CobreroS ba blanca de don Ricardo Grande CoAbad: y María del Carmen Giráldez Pabián- -lanzaba oleadas de caramelos sodilla, bre las aceras llenas de niños, alzados Carro de los camellos. -Añtoñita Gai los más pequeños sobre los hombros de cía Ténez y Marisol Luna Rodríguez. sus padres. Gaspar- -maquillaje oscuro Cisnes blanco y oro. -Inmaculada Delocultando a ñon Luis Caballero Florigado Haro y Mari Loli Delgado Matamo- do- -seguía la táctica de tan dulce fuego ros. graneado. Y Baltasar- -betún para oculMariposa de cristal. -Rufina Ducha Dultar la alegría del joven ganadero don Jacenombre e Isabel Traverso Manzano. vier Guardiola Domínguez- -descubría un Leopardos sagrados. -Rosa María Resingular modo de lanzar caramelos, acodondo y Esperanza Redondo. gido con júbilo por las aceras del cenTemplete indio de oro. -Glori Peres tro: después de vaciar el contenido de Viera, María Dolores Cazorla Cortés, Malas grandes bolsas en los dos grandes ría Dolores Pavón Gandulo. María del EN NUESTRA l Carmen- Jiménez Herrera, María Salud depósitos del trono, metía un ouñado de I: García Liñán. Juanita Campos, Concep. caramelos en el plástico. Y balanceándoción Fernández Herrero, Ana María García lo varias veces sobre el aire, cada, vez Teiy Carmelita García Aüvarez y Espemás adverso a causa, de la lluvia, termiranza Roldan Merlo. naba arrojándolo sobre las aceras, pre- Faisanes y caballos alados. -Mari Carciado envío que siempre recogía algún men Mena Alvarez y Mari Elo Martínez paraguas puesto al revés. López. Avestruz de las plumas dé plata. -Trini En el Ateneo Martínez. María García Giménez y Pepita A pesar de que la Cabalgata cada vez Paredes Periáñéz. andaba más deprisa para evitar el remoGallos de los collares de perlas. -Reme- jón a tantos. niños que aún esperaban dios Morales Martínez, Carmen Mediano. verla, el paso de la comitiva por el AteMtría Isabel Ángulo y María del Carmen TEJIDOS neo tuvo, si cabe, mayor brillantez que Clavito, Pedregón. en. años precedentes. Repletas las aceras E l liada de la selva. -María del Carmen de la calle Tetuán, la lluvia de caramelos Tomás González, Esperanza Llamas Rebo CONFECCIONES se- hizo igual de intensa que la meteorollo, Amalia Loaísa García, Rocío Pérsz lógica. Desde el balcón de la docta casa, Rojas, Lucí Navarro Leiva Lea Delgado GÉNEROS DE las autoridades sevillanas contemplaban y María Josefa Espada Mellado. el paso del obsequio gratuito y generoso Ciervos da las astas plateadas. -EspePUNTO ranza Lopera. Amparo del Castillo y Ma- aue cada año el Ateneo hace a Sevilla. ría del Carmen de los Reyes Vázquez. Allí estaban el gobernador civil, el alcalde y otras relevantes personalidades seLa reina de las flores. -María de los villanas, así como el presidente y los diAngeles Martínez, Josefa Díaz Dapena, rectivos ateneístas. María Dolores Lozano. Lolita Peña Ázua- ga, Amparito Teiera. Agustina Tejera, Rosi Después, cada vez el paso más veloz, Tejera, María Estrella Luna Rodríguez, la Cabalgata recorrió en triunfo la plaza María de. los Angeles Delgado y M a r i s a Nueva, las avenidas, para perderse S O T Hurtado; fin- -calle San Fernando adelante- -en el Páreme, Acaba, una ilusión- -la de los caVisita a centros asistenciales ramelos y las relucientes carrozas- -y empezaba otra, la de la mágica espera Una vez acabada la Cabalgata, Sus Mainfantil dp los juguetes al cabo de la nojestades, acompañados de sus más allegache más larga. dos servidores, subieron a un autobús y. Los Reyes emprendían el camino de se dirigieron al Hogar Nuestra Señora de los centros benéficos. Toda Sevilla se los Reyes. E n la puerta, y a los sones del agolpaba en las paradas de los autob; himno nacional, interpretado por la Bm- rses a la vuelta hacia las barriadas. E l nimimirmriiitnittitminitTiimfutt: da Municipal, fueron cumplimentados centro dejaba de ser Oriente de los MaPQj el alcalde, señor Moreno de la Cova; gos para seguir siendo tormento dfl trá concejales, representantes del Ateneo, y PISOS, 4, 5 Y 6 DORMITORIOS, fico de los sevillanos. Sobre la ciudad por la supsnora de la comunidad de Herílovía tercamente. 10 AÑOS DE PLAZO, j f é a l o s! manas de J a- Candad, que dirige el: centro. Tras una breve oración en la capilla, Composición de las carrozas L L A V E E N MANO donde realizaron el besapiés del Niño He aquí una lista de los niños y niñas Dios; los Reyes Magos se dirigieron- al Residencias CONDE DE BliSTILLO ftue figuraban en las distintas carrozas salón de actos, donde, entre aplausos y ESPINOS! Y CÁRCEL Ctel fastuoso cortejo de la Cabálgate: gritos de los niños acogidos a este Hogar, (frente a iglesia PP: Eedentoristas) ¡Estrella de la ilusión. -María del Carhicieron entrega cw numerosos juguete. men, CteáarDíaz González. Consuelo Mar- u Seguidamente, Melchor, Gaspar y Bal 1 1 TlMimr. üMinunoirmE rirni ¡niffl. i: ifil 3,
 // Cambio Nodo4-Sevilla