Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jlS C N. 20.386. M A R T E S 7 DE E N E R O DE 1969. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA S? LA ECONOMÍA ESPAÑOLA ANTE 1969 LAS CONCLU SI ONE S DE LA ENCUESTA DE: A B C D E HACE. UN: AÑO MANTIENEN TODAVÍA SU VALIDEZ lio Económico y Social, es lógico pensar q c, iniciada la senda de la planificación, aunque sea indicativa como la nuestra, no debe haber programas margínales a este Plan que, por su naturaleza y decisión del Gobierno y El nuevo Plan de Desarrollo pre- de las Cortes, será el instrumento impulsor cisa ser reconsiderado en su con- y ordenador de nuestra política económica hasta 1971. No obstante, creemos que íá línea junto a lo largo de un paréntesis deí conducta y los puntos de vista, preconizátransitorio, si- bien los reajustes da y contenidos en el resumen de las contesQue se lleven a cabo no han de alterar en lo fundamental las di- taciones a nuestra vieja encuesta, permanecen con frescura aprovechable, después del rectrices aprobadas por el Gobierno paréntesis de 1988, y que en e te sentido, merecen el recuerdo que hoy dedicamos, no La austeridad y la disciplina del como exhumación arqueológica, sino como gasto no serán suficientes para la refrendo dé algo- -vivo y actual. Pero el tiemsolución, de los problemas simo se po no transcurre en balde, y á estas alturas, realizan las réforirias estructurales mejor que hacar balance dé las sugestiones e institucionales, que d e m a n d a de nuestra encuesta, es subrayar aquellas plenuestra economía para la transfornamente vigentes, que, a nuestro entender, mación de sus sistemas productivos y finanmarcan una trayectoria plausible a nuestra cieros, pese a los sacrificos y el esfuerzo política económica. tenaz solidario requeridos por. unas medidas irremediablemente antipáticas. He aquí algunos de los criterios dé actuación que merecen una reflexión cuidadosa en Se hace necesario extremar el cri- inicio de este nuevo año: el terio de selectividad en la inversión y en la ayuda, estatal, para no enterrar recursos en empresas que ni Las medidas de contención de preson ni pueden ser rentables y excios del Gobierno no deben confuntender una mayor flexibilidad labodirse con un retorno a la proliferal, con derechos y deberes recíprocos y la ración de controles, que sería un consiguiente acción tutelar y subsidiaria del Estado, para actualizar racionalmente el gran freno más a la iniciativa empresapotencial de desarrollo con que cuenta nuesrial y al desarrollo ecoswinicp. tra economía. La leve separación existente en nuestro país entre reactivación e Es urgente restaurar la confianza, inflación, obliga a vigilar cuidadoperdida en buena parte por culpa samente el gasto público y mantede medidas contradictorias, consoliner a toda costa una coherencia dar la paz y el nivel de vida y mofinanciera entre programas y recurvilizar la voluntad colectiva. en base a una genuiria autoridad política y sos. una más eficaz y coordinadora ejecución de Deben extremarse al máximo los la política socio- económica. criterios de selectividad en las inversiones y en la ayuda estatal a Ante el nuevo año en el que la economía las empresas, tanto del sector púespañola contará con otro Plan de Dessrroblico como privado, ya que, aparte de volumen, del gasto, en lo sucesivo no bastará producir, y será preciso competir. Las medidas adoptadas por el La política económica, tanto en su Gobierno están bien orientadas, y aspecto interior como exterior, detendrán un saludable efecto si se berá ejecutarse sin contradicciones aplican con firmeza. Son acertay bajo un principio de autoridad das y ortodoxas, pero su éxito, en que permita restaurar la confianza definitiva, dependerá del interés que en; las posibilidades de nuestro ¡desse ponga en mantenerlas y de su hábil ejearrollo económico y en la gestión cución que no debe significar un retorno a la proliferación de controles y si, en cambio, de mismo. constituir una buena base para garantizar la Los problemas de fondo que dificontinuidad del desarrollo. cultan la continuidad del progreso nacional exigen reformas estructuEs necesario cortar la inflación, rales e institucionales que transfory para ello es imprescindible detemen los sistemas productivas y ner el desbordamiento del gasto público y privado más allá de sus líajusten los mecanismos financiero mites razonables, moderar los excey fiscal al mejor logro de un autén sos en la programación, contener tico desarrollo económico y socisl el consumo y encauzar selectivamente ios real servicio de todos los españoles. Anuncíese en todo el mandó por cursos hacia la inversión, ordenar el crédito y estimular, a través de. Jas. uolíticas nipneta- medio tía ¡a edición aérea d En los últimos días de 1967, poco después de la devaluación de la peseta, A B C realizó una encuesta bajo el título Juicio a la situación económica en la que participaron Un ministro, dos catedráticos y cuatro banqueros. Con fecha 2 de enero de 1968 afirmábamos que nuestra encuesta sólo pretendía ilumiKar con una luz de esperanza las tinieblas de la confusión. Parecía conveniente disipar, en lo posible, los recelos y las incertidumbres que envolvían las actividades econói? iic 3 s, transportadas a. través de una especie de. túnel; del tiempo a teses de partida muy diferentes, que planteaban, además, el interrogante A un II- jHan cle; Bé. sarr, ólló, cuyo dinamismo debía concillarse forzosamente con las medidas estabilizadoras. Transcurrido 1988, consideramos interesante, al iniciarse este nuevo año, volver la vista atrás para comprobar si las opiniones expuestas hace doce meses, que en definitiva perfilaban un programa de actuación, tuvieron un reflejo práctico a lo largo del pasado año, y, lo que quizá sea más importante- -pues un año es en economía un plazo muy corto- si continúan teniendo validez como enjuiciamiento de nuestros problemas y orientación para nuestra política económica. Para ello- -hecha abstracción de la distinta circunstancia temporal- -es conveniente reproducir el resumen, que elaboró A B C e! 3 de enero de 1968, de las principales directrices brindadas por la encuesta. Becíajrxs entonces que este resumen constaba de seis puntos y que la elección de este número poco mágico obedece a que el compendio de ios resultados de la encuesta no aspiraba s. improvisar un decálogo de urgencia. Sin embargo, la consideración de estos seis puntos al cabo de un año y con 13 tarea sie otro- -importante por todos los conceptos- -por delante, creemos que, aparte de su interés retrospectivo, puede ofrecernos una pauta útil, tanto para juzgar nuestra evolución a lo largo de 1988, como para orientar los esfuerzos económicos en esté 1969, cargado de responsabilidades. A la vista de los eis puntos aludidos, ei lector podrá juzgar sobre la validez o n de lo que hace un año se dijo. ría y fiscal, la formación de ahorro nacional y la complementaria aportación de capitales extranjeros, negociada en condiciones satisfactorias.
 // Cambio Nodo4-Sevilla