Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A TÍ C. N 20.397. DOMINGO 19 DE E N E R O DE 1969. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 32. e pete nunca bien conocido de la opinión pública, la significación de unas vidas y unos servicios, del propio perfil político y de las posibilidades particulares de acción futura para que, estimados adecuadamente, sirvan como determinantes en la votación. Así debe ser y esperamos que así sea, porque las urnas representan una decisión consciente y responsable. Hay un claro fallo, sin embargo, en el sistema electoral. Parece como si se estimara sobradamente suficiente el natural prestigio que tenga conseguido en la vida provincial cada candidato para que el cuerpo electoral manifieste su criterio y decisión. No; si de elección se trata, hará falta una campaña en la que se dé a conocer el candidato m á s concretamente. Cierto que no precisará una campaña de aires populares, como en el caso del sufragio universal v directo. Pero son muchos los componentes de Corporaciones y Consejos locales y excesivamente extensa esta provincia. Esa propaganda no puede llevarse a cabo n i con el tiempo necesario- -tan sólo hay diez días desde la proclamación de candidatos hasta la fecha de la misión más enigmática: Malar para después morir INVISIBLES Y PODEROSOS ENEMIGOS CONTRA EL AGENTE ESPECIAL MAS ARRIESGADO. E S P Í A INVISIBLE EMMA OANIlEu yQKO J A N L- -Mayores de 14 años- -UNA MUJER LE AYUDABA. OTRA LE PERSEGUÍA. OTRO GRAN ÉXITO en el confortable y modernísimo CINE (EL LOCAL DE MODA) elección- n i con el apoyo de una organización política. Esta última circunstancia supone dura carga para la economía personal del candidato, lo que, de una parte, impide que la lucha preelectoral de la que tanto dependen los resultados, se plantee y efectúe en las mismas condiciones para todos, y de otra, acaso la más importante, frena inicialmente m á s de una vocación política, pues no serán pocos los que dejen de asistir al palenque por falta de medios con los que defender su aspiración. Acaso por esta razón la lista de candidatos ya informada por el Consejó Provincial del Movimiento y enviada al Nacional para que haga la proclamación definitiva, no incluya a otras personas de reconocidas categoría y de acusado relieve político también. Por esta razón y por el recelo, aun mantenido en muchos sectores, de que resulta absolutamente necesaria una apoyatura oficial en la que recostar un éxito cuando éstfc, de verdad, sólo debe depender de la opinión libre e independiente del electorado que. por otra narte, es la que debe dar contenido y orientación a la oficial. Esto por lo que a los candidatos se refiere. Hay otro problema, á nuestro juicio, mayor, relativo a los compromisarios designados para la elección. Por supuesto que el voto de éstos no es puramente personal, sino delegado. No se les nombró para que expresaran en las urnas la voluntad propia, sino la de la Corporación o Consejo que representan. Y esto viene a ser prácticamente muy difícil por el simple hecho de que los compromisarios han sido elegidos antes de que oficialmente sean conocidos los candidatos a consejero nacional y mucho antes de que sean proclamados, lo que quiere decir que ni las Corporaciones locales n i los. Consejos han podido expresarles de antemano su deseo. Alguna Corporación o Consejo, sin embargo, y anticipadamente, establecieron ya para los representantes. a los que habían de entregar su mandato, el obligado compromiso de elección entre los candidatos señalados véx populi según Un orden concreto de preferencia. La solución es atinada, salvo ante el riesgo de que se hayan presentado nuevas candidaturas de valor diferente, quizás superior, a los que reunían los candidatos presumibles. Por consiguiente, dentro de la situación actual se impone, quizá m á s que nunca, la más estricta honestidad politica. Así n los elegibles como en los electores. E n los primeros, para que el legítimo juego de la competencia, en la libre propaganda para, dar a conocer y mostrar sus compromisos políticos seriamente sentidos, tenga siempre la mayor limpieza; sin torpes manejos, sin el m á s ligero fraude, siempre grave cuando ae la opinión pública se trata. Porque no es engañar a unos electores, sino que la provincia y sus altos intereses son los que resultán burlados. Por lo que para tal pecado no hay licencia posible. Y en los segundo, en los setecientos y picó de compromisarios, hay que pedirles, auizás con mayor ahínco aue en cualquiera otra ocasión electoral, esa sinceridad responsable ante la propia conciencia. Tendrán aue sopesar su decisión y entender cuál debe ser su voto, el que su Corporación o Consejo hubiera estimado aconsejable. Las demás presiones, razones de amistad o de influencia, no pueden contar. Es la provincia lo que únicamente cuenta (De Hoy Por su parte, y bajo él título Elección de un consejero: valor sintomático Luis Apostúa escribe en el diario Ya Seis candidatos- -por lo menosdisputarán el acta de consejero nacional del Movimiento por Badáioz, vacante desde el fallecimiento del laureado general don Miguel Rodrigo. En las democracias parlamentarias, según nos enseñan los cronistas internacionales de nuestros periódicos, cuando se produce una elección parcial, más que Ha jSJSaW. SftJ 3 PJB. e a debate jofla, Ja jies. dencia general del Gobierno. Ahora, con un momento particularmente interesante para nuestra vida política, el amplioabanico de candidatos nos permitirá vislumbrar cuál es la varilla que m á s fuerza tiene. Será un pequeño tests de política nacional llevado a cabo en una provincia de carácter medio. Esos seis candidatos son muy diversos entre sí, lo cual hace m á s valiosa la prueba de tendencias. Van desde capitanes de la Legión durante la guerra hasta monárauicos notorios dentro de la ortodoxia constitucional, sin faltar el hombre de gran arraigo en la provincia por su considerable fortuna y su actuación parlamentaria que refleja un e s p í r i t u abierto. Para aumentar el interés de la elección tenemos también una tentativa de resurrección política. Nos referimos a don Eduardo Ezquer, que fue una edición provincial del caso Hedilla Ezquer fue el primer jefe de la Falange en Badajoz, al que posteriores desavenencias políticas llevaron f u e r a del partido. ¿Quiere volver con él l a prístina ideología falangista de sus años heroicos? ¿Puede? PRECISA IMPORTANTE EMPRESA para su Zona Sur, con residencia en Sevilla. Llamar ios días 20 y 21 al teléfono 222724, para concertar entrevista. MOITEPIO DIVINA PASTORA Es tu Montepío y tu seguridad presente y futura SOLICITA INFORMACIÓN GRATIS Enviando por Correo, sin necesidad de FRANQUEO, el presente boletín: D. (oD, ¡con domicilio eií calle desea información gratis de ese Montepío ENVÍEN ESTE ANUNCIO debidamente relleno a MONTEPÍO DIVINA P A S T O R A c REGINA n. 9 SEVILLA
 // Cambio Nodo4-Sevilla