Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. N. 2 9 DOMINGO 03 7 1 DE E N E R O DE 1969. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA SI. 9 Llegará algún día que la ciencia descubra un disolvente para las colas de las ventanillas de los organismos oficiales. En el mercado hay productos químicos que purifican el aire. Los cines ya lo saben. Pero los autobuses municipales, por lo visto, no. -Ya sabemos que los rateros y otros aficionados a la oscuridad, que van de dos en dos. prefieren las calles en tinieblas. Pero, la verdad, esa no nos parece razón suficiente para mantener a Sevilla by nigth en el estado luminoso que stá. Las vías del tranvía, o se declaran monumento d. s interés histórico- artístico o se quitan. Pavimentar, pavimentar, lo que se dice pavimentar, ¡ah, eso es otra cuestión! -Urbanidad viene de urbe Urbano, también. De donde se deduce que algunos guardias urbanos deberían demostrar más urbanidad. -Lo que, por lo visto, no viene de urbe es urbanism trá ciudad tal sistema, y así rubricar el con- fort de sus instalacioses? -Mana Dolores Alegre. Continuamente los vecinos de los bajos de la calle López Pinillos, 7, de la barriada de San Gonzalo, Luis Guerra Pérez y Ana María de la Campa, han estado procurando en las oficinas que hay en la barriada del I N V el arreglo de. sus pisos, por encontrarse en pésimas condiciones, con peligro de hundimiento, que gería fatal para todos los vecinos del inmueble, casa de veinte vecinos. Estos pisos se han llenado de agua desde sus cimientos hasta el suelo, llegándose en la actualidad a hacerse pozos de agua, incluso hasta desbordarse por la solería del piso, como así sucedió el día 30 pasado en el de la vecina Ana María de l a Campa. Esta señora se vio obligada a notificárselo a las oficinas de esta barriada, pero no se pudo solucionar el problema. Esperamos que el INV nos lo solucione, porque no es culpa nuestra el que suceda. -L. G. F y A. M de la C. Petición de vecinos de la calle López Pinillos suele decir. Creo que debo hacer advertencia de algo que parece no tiene importancia y, sin- embargo, forma parte de la comodidad del viajero, que quieras o no hace comparaciones entre unos y otros. Recientemente estuve en Nueva York, y de regreso en Barajas y después San Pablo. L a diferencia se hizo bien, patente cuando llegó el mom eritó de reclamar el equipaje. E n España, a pesar del eficiente servicio de las compañías aereas? de l a amabilidad del personal, es temible lá redupéración de maletas del mostrador donde las van colocando. Todos esos préciososrtninutos que l a navegación aérea ahorra, se pierden- Sin pena n i gloria, con el consiguiente trastorno para el familiar o el amigo que fue a recibirnos, con su coche. E n Nueva York existe una base circular donde es colocado el equipaje sin amonto namiento, y así va girando ante el organizado corro de. viajeros, que separa al instante lo que le corresponde. ¿No podría estrenar el aeropuerto de nues 1 Penoso problema Me atrevo a molestarle con el ruego que publique m i carta, en el diario A B C, de su digna dirección, a ver si los Beyes Magos; tuvieran para, mí lo que necesito Así encabezaba el día 8 del corriente estas carta un joven de veinte años, Miguel Alar- ¡con, estudiante de Ingeniería Técnica. Resu- miendo su carta, Miguel Alarcón solicitaba una colocación que le permitiera trabajar por las mañanas, ya que él estudiaba porij las noches, y a base de muchos sacrificios; estaba llevando sus estudios adelante. Yo me encuentro en las mismas circunstancias que Miguel. Por. varias razones, he; tenido que dejar de estudiar y ponerme a trabajar, pero ocurro que no encuentro t a r- bajo y me veo en el doloroso deber de tener; que marcharme de m i casa, de m i familia e irme al extranjero. -Juan J Jiménez. i Después de todas las transformaciones que están sufriendo todos los pueblos de la proen e! vincia, cuál no fue m i sorpresa al pasar por Nerva y ver todas las calles igual que en los Parque Residencial ÓSCAR CARVALLO años veinte en cuanto al asfalto se refiere, verdaderos pozos, que casi no se pueden salvar ni a pie, pues lo son de una manera continua. A l entrar en mi viaje desde Sevilla, durante los días navideños, el centro de diÚLTIMOS PISOS E N COLABORACIÓN cho pueblo estaba bellamente engalanado con CON LA CAJA DE AHORROS bonitas luces de colores, lo que le hacía tener una alegre fisonomía a lo lejos, pero Sólo a lo lejos, ya que de cerca había que abandonar la vista si no quería ser tragado por uno de- los hermosos socavones. INFORMACIÓN Y VENTA Con estas letras quiero hacer una, llamada Eduardo Dato, 3- Teléfono 256057 7 de atención, a ver si, poco- a poco, van asBolsa Comercial Inmobiliaria Sevillana faltando las calles, como en casi todos los pueblos de alrededor, y las ponen a! altura Cuesta del Rosario, 19- 21. Teléfono 224482 qué l a cuna de tantos artistas, como Vázquez Díaz, Labrador, etc. se merece. No piensen que soy exagerado en mi apreciación, pero no sé os ocurra pasar con un miEJ- cooper, porque nunca más se sabrá de él. Es un consejo. -Un turista. media jornada, establecimiento Sugerencia comercial Ahora que tanto se habla del auge de nuestros aeropuertos, concretamente el de Sevilla Kscribir número 19 9- ALAS Publi. 8 es prueba palpable de lo que puede hacerse cuando se mete manos a la obra, como s ftidaflm Méndez Núñez, 8. Mal pavimenio ¿Carretera? ¡I GRANDES FACILIDADES La carretera de Carmona. a la altura de la calle San Juan Bosco, hasta el paso a nir, vel de la barriada de la Corza, no es tal carretera, ya que está totalmente, abandonada. Yó invito a quien corresponda a que se dé una vueltecita en días de lluvias para que contemple el bello panorama, que se ofrece gratis a los ojos de todos los espectadores; pero, por favor, que se dirijan andando, para su mejor contemplación. Toda ella es una laguna, y tanto es así, que el agua llega hasta las mismas puertas de los distintos establecimientos que radican en esa zona, e incluso en algunos penetra hasta dentro de los mismos. Después que el agua se evapora queda al descubierto una carretera de unos dos me- tros de ancha y toda ella es un puro bache, ya que la fuerza del agua se va comiendo, poco a poco, lo que quedaba de carretera. -i Ana Mary Osuna. Museo taurino K a dolía como sevillano que un buen anal- gü, que recientemente visitó nuestra ciudad ¿se sorprendiera al ver que en Sevilla, cunaí del toreo, no existiera un museo taurino. Í 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla