Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿PRODUCEN IOS OVNIS TERREMOTOS? EL DÍA 28, MIENTRAS SE SENTÍA EL SEÍSMO EN NÚES TRA CIUDAD, ALGUNOS SEVILLANOS OBSERVARON EXTRAÑOS FENÓMENOS EN El FIRMAMENTO queda por la espalda el escalofrío de cuando escuchó temblar la tierra, aquella noche ya inolvidable del 28 de febrero. Que vaya- por delante que cuanto vamos a decir no está avalado por fundamento científico alguno. Tórnelo el- lector a tieneñcio de inventario, como cuando lee esas extrañas informaciones sobre nacimientos de corderos con seis patas, de partos de gatos con dos cabezas. Pero resulta que, según parece, los terremotos y los ovnis han ido de la mano m á s de la cimnta. Parece que en más de una ocasión ambos estremecedores fenómenos se han dado juntos. Según una carta al director publicada en este diario, y varios testimonios que el periodista ha escuchado de viva voz, parece que también en Sevilla la otra noche- -la noche del miedo, por- antonomasia- -algunos, vieron un ovni mientras todos salíamos de estampía con pijamas d no tanto lujo como al que Juan Garlos le sacaría punta ai día siguiente. Uno todavía se ríe con lo del Conozca usted a sus vecinos y con lo de En m i casa sí que sentimos el temblor más que en ningún sitio Y aunque por delante echa- su, cuarto a aspadas é e incrédulo, presenta, unas pruebas que le han llegado- -pepito- -sin aval científico alguno. Pero es muy escamoso esto de que ios ovnis y los terremotos sean compañeros de viaje, según se expondrá nonítamente líhé 8 S. abajo. E no QUquevayas poraidelante que- -y querernos acimentar el miedo de nadie. Porquen ai má y que menos el que suscribe arroja la primera piedra- -a ú le JP TII JÉlÉk Perdonen que empiece contando ni i historia, una de tantas inconsistentes festonas del terremoto noche en la que todos sentimos firmemente la convicción de ser durante breves segundos- -los justos que duró el temblor telúrico- -ei ombligo del mundo. Resulta; que en cuanto tembló tierra, uno. que acababa de llegar a su casa, después del trabajo, se vino otra vez para ei periódico, como si con los ruictos subterráneos hubieran tocado generala. Y resulta que los compañeros de ia noche ya habían cerrado y redactado el alcance de última hora que daba cuenta, de la noticia, y que en el periódico no quedaban m á s que ios ajustadores y cabeceros que esperan hasta el final, y los maquinistas de rotativas, que ya habían puesto en marcha la tirada del diario. Todos estaban en la puerta. Y todos coincidían en lo mismo: -Salimos corriendo, y vimos que una luz blancuzca pasaba por alli... Entretanto, señalaban el oscuro cielo de Tabladiila, recortándose en la lejanía las luces de guardia de la Residencia tGar cía Morato Francamente, uno no le daba más importancia al asunto. Siguió la opinión de los- -algunos de ellos electricistas del periódico- -que aseguraban. -No, eso es que se han besado dos cables de alta tensión con el temblor y ha habido un cortocircuito. Así estaban las cosas, cuando con sorpresa me encontré en el periódico la pruebas de una carta ai director- -pu blicada el domingo 2 de marzo- -en la aue, entre otras cosas, se afirmaba; presa que. a penar cíe estar la no laron por Sevilla la noche dei terremoto, che cerrada y totalmente cubierta, algunas de las cuales fueron recogidas cuando cíe pronto nos apercibimos por las agencias informativas y por aly observamos un resplandor (q- ue, giraos diarios de Madrid, según las cuates no fue un relámpago, sino una luz- 3l temblor de tierra estaba en conexión potente) que atravesó el espesor de o n la visita de un ovni la densa atmósfera y que desapareAsí estaban las cosas. La socorrida fració, en el espacio se de doctores tiene la Iglesia sentimos nucho no poder utilizarla. E n primer luY terminaba el comunicante sus dudas gar, porque ya hay especialistas españocon esta frase: les en estas materias, y en las páginas de este A B C puede ei lector puntualmente ¿No pudiera ser un artefacto de encontrar las crónicas de Carlos Murciaotro planeta que hizo temblar parno, quien quitándose ios anillos de su tate de la Tierra? Sea lo que sea, que lento poético nos envía desde el inundo Cuando sentimos el temblor de Dios nos cofa confesado de los ovnis unas crónicas a veces estierra me reuní en la plaza de Sanpeluznantes. Y en segundo lugar, no nos jurjo con varios vecinos que se enHasta aquí, las palabras de don Franpodemos encoger de hombros a cuenta contraban nerviosamente alarma- cisco Delgado Varo, m á s o menos coincide la frase hecha, porque eí director del pe dos, pero cuál na seria nuestra sor- dentes con otras suposiciones que circuriódíeo nos ha pasadf ¡a, fotocopia de un do-
 // Cambio Nodo4-Sevilla