Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a C N. 20.440, M A R T I S 11 DE M A R Z O DE 1989. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGÍNA 35. A B C EN BRUSELAS El problema de las naranjas mediterráneas será examinado en la próxima reunión de ministros de agricultura del Mercado Común PARECE SEGURO QUE SE CONCEDERÁN VENTAJAS ARANCELARIAS A NUESTROS AGRIOS Bruselas 10. (Crónica telefónica de Marruecos y Túnez firmasen un papel en nuestro enviado especial. La primera jor- Bruselas. nada del Consejo de Ministros de AgriculEra evidente que esta armonización de tura del Mercado Común, que se nuará aquí mañana, ha transcurrido en medio de complicados debates sobre los problemas del vino y de su comercio, reservándose para l a sesión del martes una nueva discusión sobre los precios agrícolas en relación al explosivo Plan Mansholt, auténtico trueno sobre el cielo que parecía sin nubes de l a optimista política agrícola comunitaria, basada, todo hay que decirlo, en un gigantesco malentendido de egoísmos y de imprevisiones. Nadie cree, sin embargo, que mañana los ministros puedan llegar a ninguna solución definitiva sobre el nivel de precios agrícolas en la próxima campaña, y en el fondo todo el mundo está de acuerdo en admitir que los ministros aplazarán hasta el año próximo la hora ineluctable de una decisión que desmonté prácticamente todos los principios que habían ordenado hasta ahora el crecimiento puramente artificial de la Europa verde principio encerraba problemas de aplicación práctica, difíciles de resolver dentro del complicadísimo sistema reglamentario del Mercado Común. Nosotros estamos negociando un acuerdo comercial preferencia! que difícilmente entrará en vigor antes de los primeros meses del próximo año, y los israelíes tratan de obtener una mejora de su acuerdo comercial, pero es evidente que las naranjas marroquíes y tunecinas recibirán la ventaja del ochenta por ciento de derechos aduaneros al comienzo de la próxima campaña, mientras nosotros seguiremos discutiendo nuestro tratado y los israelíes esperan en l a interminable antesala de las negociaciones. Por eso hacía falta separar el problema de las naranjas de España y de Israel de la suerte general de los acuerdos que la Comunidad pueda firmar en su día con La moda en los primavera Ya están aquí! ¡Ya liegaron! Son alegres como nunca. Muy bonitos. Totalmente nuevos Galerías Preciados presenta un surtido extraordinario en donde elegir la tela para el traje de chaqueta, el abrigo de entretiempo, el vestido o la sencilla jalda de Ja temporada. de Pero para los españoles el interés de la reunión estaba en otra parte. Los ministros de Agricultura tienen pendiente en su agenda el asunto de las naranjas mediterráneas, cuyo; comercio quedará taevitablemente alterado cuando los acuerdos con Marruecos y Túnez, dispuestos para la firma a finales de mes, entren en vigor hacia el mes de julio, recibiendo entonces las naranjas HOrteafricanas de estos dos países una rebaja del ochenta por ciento de los derechos de aduanas previstos por la Comunidad Económica Europea frente a la importación de estos frutos, mientras el resto de los países productores de naranjas- -España incluida, naturalmente- -deben pagar la totalidad del arancel comunitario hasta el momento en que los ministros decidan l l e v a r a la práctica el acuerdo que ellos mismos tomaron en otoño de 1967 para concedernos, tanto a los israelíes, a los turcos y a nosotros, una rebaja del cuarenta por ciento del derecho oficialmente en vigor en las aduanas europeas. Pero veamos las cosas m á s despacio y con mayor claridad. E l Consejo de Ministros aceptó en 1967 él principio de regionalizar él problema de las naranjas, ofreciendo ventajas, en cierto sentido armonizadas, a todos pos productores mediterráneos, incluso si el Mercado Común pactaba con alguno de ellos relaciones preferenciales antes de regularizar de alguna manera sus lazos con los restantes. La filosofía del acuerdo de 1967 era emparejar, dentro de lo posible, a todos los productores de naranjas dei Mediterráneo, sin provocar situaciones de esranáalosa discriminación entre ellos por el hecho de haber preparado un acuerdo con Marruecos y Túnez. España, Israel y Turquía no gqdfaq ser PSDalüaclo? poraue Están de moda- -de gran moda- la lana fina, el crep doble, la gabardina, la bellardina y la tricotina. Pero, sobre todo, el jersey de doble punto, el lino, el shantung y la alpaca. Para los vestidos más ligeros se buscan los estambres, el punto de angorina, el cashimir, el crep simple o el YQver. sible. i Un a cu i d ad a sa lección!
 // Cambio Nodo4-Sevilla