Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ttvoi- de lá Semana Santa en Sevilla? Pues a ñj me llega más al alma de espa ¿ol v rieyf- ute el espectáculo del Roció... Cz ¿ys od que no se parece a nada de csi- c mundo. Pues bien, esta veneradísima imagen, que tiene tan extendida devoción... que cuenta con su historial taumatúrgico... que dispone ¡hasta de su cancionero! pues desafio a quien no sepa uña copia que empiece por: La Virgen del Rocío... esta imagen de la Madre de Dios debe ser canónicamente coronada... ¡Es cuestión de decoro rociero! ¿Qué se necesita para ello? Lo que se necesita para todo en este mundo: un hombre... y, luego, una mujer, como complemento del hombre. E l hombre puede ser en Sevilla el señor cura del Salvador, que es todo un prestigio rociano. Y la mujer... la señorita doña María Magdalena Almarae y Santos, que con sólo una vez que ha ido al Rocío ha vuelto más rociera... que el arroyo del Anjoli. Esto, en Sevilla. Que en Huelva, porque de Huelva no puede plrescindirse (porque si el Rocío es de la diócesis de Sevilla, la Virgen del Rocío es de la provincia de Huelva) en Huelva, ahí está el hombre más grande de todos los que han salido de por allí: Siurot, el m á s rociano de entre todos los hijos de ios hombres y como pareja para él, doña Juana Soldán, viuda de Cepeda, primera contribuyente de la provincia... Una hija suya debe la salud a una misericordia de la Virgen. Y si a estos cuatro prestigiosos se 3 a aunan. por ejemplo, los José Anastasio Martin; de Sevilla, y los Manuel Mora y Remero, de Huelva y luego Anita Vallado lid, con todos los almonteños... y todos los rocíanos, que son todos ios de muchísimas leguas a la redonda del Lourdes del Condado, creo, ¡y lo creo como s i lo viera! que para el Eocío que viene podríamos cantar canónicamente la copla que aprendimos cuando niño: La Virgen del Roció. Blanca Paloma, Ha estrenado este año manto y corona. Si. puede servir para algo mi pobre pluma... La pelota está en el tejado. L a Santisí ma Virgen se encargará de decir si es cosa de Ella o de mí pecador. Juan F. MUÑOZ PABON. Sevilla, 24 de mayo de 191.8. por nada ni por nadie se perdería una romería, de las cuales enviaba cada año bellísimas crónicas a este. A B C; doña Juana Soldán, viuda de Cepeda, tan vinculada con toda su familia a Almonte y a la Virgen; don José Anastasio Martin, interesante personaje de la Sevilla del primer, tercio del siglo, devotísimo de lá Virgen y alma de la Real Hermandad rociera de Coria; don Manuel Mora Romero, prestigiosa personalidad onubense, y Anita Vaíladolid, la camarista de la Virgen, que Pérez Lugín llevaría luego a su novela La Virgen del Roció... Aseguraba. así ia realización de su iniciativa. La llamada de Muñoz y Pabón resonó en todo el ámbito de la devoción rociera, y aún más allá de Despeñaperros, y más allá de las fronteras. Las cartas de adhesión comenzaron a llegarle por centenares. Don Juan Luis Cózar y Lázaro, primero de los aludidos en el artículo, fue también el primero en responderle: Sr. í) Juan Muñoz y Pabón: Mi querido amigo: Muchas gracias, ante todo, por sus elogios, que yo no merezco; no soy más que un devoto de fila di: ia Virgen del Rocío. La hermosísima idea lanzada pos us ú a la publicidad, de coronar canónteamoifrte a la Santísima Virgen del (tocio, reciamente ha sido acogida amorosamente y con entusiasmo por todos, ¡os devotos, yne son como las hojas de la selva, incontables. Todas mis energías están al lado de ella, y he de laborar, por cuantos medios estén a mi alcance, hasta verla convertida en r i sueña realidad. Coincido con usted. La coronación de la Virgen del Rocío será un hecho el año próximo. No me cabe la menor duda, contando con tan valiosos elementos, todos roderos de cepa, como Manuel Siurot. José Anastasio Martín y el Lectoral de Sevilla, y con la etica cooperación de. la distinguida señorita doña María Magdalena Almaraz y Santos, de la respetable dama doña J u a n a Soldán, duda de Cepeda, y ele la popular doña Ana Valiadolld, reuniremos cuanto heñios (5 c menester para rendir e. sle justísimo homenaje de amor, de devoción y ternura a bj bendita Virgen marismeña. Entonces se Ya ha visto la firma. Nacido Muñoz y Fabón en Hinojos, tan cerca de Almonte y al filo de las marismas, llevaba en el alma la luz del Rocío; en su corazón se fundían la fervorosa devoción a la Madre de Dios y e) amor a la tierra con un vivo y fino sentido de lo popular andaluz. Su pluma venía ya así como elegida para lanzar la iniciativa de la coronación canónica de la Virgen Santísima del Eocío. Con aguda intención, Muñoz; y Fabón señala y apunta ya en su artículo a varias personalidades, del mundo rociero: don Juan Luis Cózar y Lázaro, párroco entonces del Divino Salvador, en Sevilla, que lo h a b M sido antes de Almonte: doña María JiTagdaJena Almaraz y Santos, hermana del señor cardenal arzobispo, de quien dice el mismo Muñoz y Fabón que con stílo una v z que ha ido al Rocío, ha vuelto más rociera... que el arroyo del Anjoli: don Ma uel Siurot, gran devoto de la Virgen, que Su Santidad Benedicto X V 4 V
 // Cambio Nodo4-Sevilla