Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Corona de la Visgen calle Francos, en el escaparate de a i Torería. de Sobrinos de Izquierdo, con quienes Muñoz y Fabon tenía estrecha amistad; eran los editores de su obra literaria. L a corona de la Virgen del Bocio es de oro macizo, obtenido de la fundición m las monedas y joyas ofrecidas a la Santísima Virgen; pesa ochenta y ocho onzas, que equivalen a m á s de dos kilos y medio de oro. Lleva montados doscientos, cuarenta brillantes de muy diverso tamaño, catorce esmeraldas, treinta y ocho rubíes, tres topacios, cinco perlas grandes y gran numero de diamantes y perlas pequeñas. Sabeaora la Junta de la Coronación de que la familia Cepeda Soldán, tan devota de la Santísima Virgen, se proponía hacer un importante donativo, don Juan Luis. Gozar y Lázaro, secretario de ia Junta, íes sxigiríd que bien podría ser la corona del Niño. La respuesta no se hizo esperar: Sr. D, Juan Luis Cózar. Muy querido amigo: Gustosísimos aceptamos, mi madre y todos nosotros, la invitación de V. para costear la corona ai Niño de! a Santísima Virgen del Rocío, y consideraremos una altísima honra el que la luaca sobre su divina frente como símbolo imperecedero dé nuestra vieja y acendrada devoción a la mística Pastora de los campos almonteños. E n n o m b r e de m i madre y de mis hermanos doy a V. un millón de gradas por el alto honor y satisfacción pande que con su invitación nos proporciona. Le abraza su buen amigo, q. b. s. m. Ignacio de Cepeda y Soldán. Reunidas las joyas m á s ricas y de m i s estimada tradición familiar, se entregaron al joyero con José de los Beyes Cantueso para la confección de la corona del Niño, preciosa obra de orfebrería, toda ella de V Corona del Niño Jesús LINDAS TUS MEJILLAS CON LOS CERQUILLOS Si te has detenido a contemplar el rostro de la Virgen que aparece en la portada de este número de A B C seguramente, aunque no hayas alcanzado a expresarlo, se te habrá venido a los labios el piropo del Cantar de los Cantares: Lindas ius mejillas con los cerquillos. Desde muy antiguo usa rastrillo la Virgen del Roció; en un principio fue la toca de finas holandas con puntilla de encaje en tomo al óvalo del rostro; luego, prenda independíente de tejido rico, tisú de oro o plata con argentería. Fue al tiempo de la coronación cuando se le hace por vez primera un rastrillo metálico, de plata, oro y joyas, que no tuvieron conveniente aplicación en la corona. Este restrillo, que imita en su traza y estilo, incluso fingiendo bordados, los antiguos áe tejido, es hermosa pieza, rica en pedrería, de policromía muy estudiada y finísima, como que había de rodear el rostro de la Virgen de nacarada rosa, extremadamente sensible a los efectos de luz. Y a la verdad que lo enmarca y enaltece con insuperable delicadeza y acierto. En esto, como en la corona, intervino con su refinado gusto don Juan Muñoz y Pabón. EL RESCRIPTO oro, enriquecida con treinta y cinco perlas grandes, redondas e iguales, c u a t r o amatistas, numerosos diamantes pequeños y once diamantes grandes, diez de los cuales forman la cruz. Su valor aproximado en 1919 se estimaba en quince m i l pesetas. X ROMANO Fijado el día de la coronación para el domingo de Pentecostés, 8 de junio, el señor cardenal arzobispo se dirigió así a los fieles del Arzobispado: Hanse cumplido los legítimos deseos e E l BosírMIo
 // Cambio Nodo4-Sevilla