Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S. B C N. 20.504. D O M I N G O 25 DE M A Y O DE 1969. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 57. EDITORIAL PRENSA ESPAÑOLA, S. A. SERRANO. 61- MADRID R E D A C C I Ó N ADMINISTRACIÓN V TALLERES: CARDENAL E- ÜNOÍSIN. 9 APARTADO nüm. 49 TELEFONO 231987 (seis tosas) SEVILLA ABC GRANDEZA. Y SERVIDUMBRE DEL INVESTIGADOR Las sumas cuantiosas que, en concepto de royalty pagamos los españoles cada año a empresas extranjeras consumen buena parte de divisas y constituyen uno de los capítulos de lamentaciones a la hora de establecer balance de nuestra capacidad de desarrollo. Se argumenta razonablemente que resulta más barato, a corto plazo, pagar los derechos de patente sobre un automóvil, un electrodoméstico o un específico farmacéutico que inventarlos, y que ni la tecnología ni la industria española se encuentran preparadas para abordar, deforma decisiva, las tareas investigadoras. E n la ecuación compuesta por las necesidades de la civilización, los costos de patentes y el incremento de la capacidad de consumo se olvida, sin embargo, tan factor fundamental: el investigador. E n España, el personal de investigación con titulación superior ascendía, en lg 68, a 2.825, cifra a la que hay que sumar los I.O33 técnicos de grado medio; 2.524. técnicos auxiliares, Í. 444 administrativos y I.O64 subalternos. Su distribución, en el sector público- -e l privado, desgraciadamente, resulta poco significativo en el total y presenta parecidas característicasabarcaba departamentos de ocho Ministerios. E l lastre que la complejidad administrativa y la dispersión confieren a la investigación española, dotada de instalaciones anticuadas e insuficientes en gran parte y de inadecuadas estructuras- -pese al esfuerzo que swjone la nueva política del Ministerio de Educación y Ciencia- resulta evidente, pero no por ello puede olvidarse a los hombres que, superando toda clase de inconvenientes, le dedican su esfuerzo. E l investigador, en los países de tecnología avanzada, constituye e l primer estrato de todas y cada una de las ramas profesionales. Desde la consideración económica a la puramente social, se encuentra en un nivel superior a aquellos que, con mayor o menor fortuna, discurren en sus ocupaciones por cauces conocidos. De él depende, en definitiva, que el trabajo de los demás no se estanque o retroceda, que resulte paulatinamente más útil, rentable o sencillo; que la humanidad entera se realice en su afán de conocimiento y perfección. L a atmósfera de ayuda y aliento a la investigación, el caldo de cultivo para su normal desarrollo, debe nacer de una toma de conciencia a escala nacional. Sólo cuarenta y dos físicos de los 2.372 que se han graduado en España en los últimos años ejercen como tales físicos. Y cifras similares- -si bien quizá no tan escandalosas- -arrojan otras disciplinas trascendentes para la investigación. Todos los s í m Salees, Químicos, -médicos, biólogos o bioquímicos abandonan los escasos y mal dotados laboratorios españoles en busca de otros más apropiados para su ejercicio, lejos de nuestras fronteras. Eí caso Ochoa, aireado tras la concesión del Premio Nobel en 1959, ha significado para muchos el cabo por donde se ha ido descubriendo el ovillo de una pléyade de hombres de origen español encuadrados en Universidades extranjeras, especialmente norteamericanas, y que en altos cargos muestran su capacidad arrojando por tierra la teoría de una inadecuación de la mentalidad latina para el trabajo de la ciencia. E l relieve humano de centenares de oscuros investigadores, algunos bien conocidos en el exterior, que han tomado la cruz de su permanencia en el país, y que esforzándose contra la ausencia de medios y de comprensión, piden posibilidades para su dedicación junto a un mínimo de autonomía y responsabilidad, no puede ser ignorado. E n ellos, en su trabajo, descansa una parte considerable del futuro de España. Porque para el país que ahorra a base de abonar royaltys dejando que inventen ellos no cabría más futuro que el de un perpetuo coloniaje. MODERAR LA PUBLICIDAD E n un reciente editorial- Sombras en la pequeña pantalla -hemos comentado, con la mayor ecuanimidad posible, el problema de la publicidad en televisión. Concluíamos el artículo con una sugerencia: mientras no exista el Estatuto de Televisión, anunciado, cosa es de los estamentos directivas de la misma moderar todo exceso publicitario. Tanto en lo que se refiere a la proporción de espacios publicitarios como a la colocación de los mismos. E l tema alcanza estos días muy amplia resonancia. Y conviene insistir en su consideración, en su análisis. Para moderar la publicidad en televisión se tropezará, seguramente, con una dificultad considerable: el compromiso publicitario contraído- -en tiempo, espacios y emisiones- -por Televisión con sus anunciantes. Sin embargo, la generalizada reacción adversa del público espectador de la pequeña pantalla parece aconsejar una revisión, no lesiva para ninguna de Técnica y línea vanguardia Electrónico, calendario, antimagnetico, impermeable Acero inoxidable, chapado oro, oro 18 qts. el reloj d e una fidelidad mwíupm Kfi I Indica siempre la hora y el día c o n precisión, que lo Heve usted o nó Relojes de precisión ZODIAC, 2400 Le Lóete, Suiza En España: ZODIAC IBERIA, S L Avenida José Antonio 591, 3 8 z, Barcelona? Teléfono: 232 02 85- 231.33 65. o
 // Cambio Nodo4-Sevilla