Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E L N. 20.304. D O M I N G O Decimoquinto 25 DE M A Y O DE 1988. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 8 L corrida de la Feria de San Isidro E D E ABRÍ levantaba del albero, que es una arena no acostumbrada a estos vendavales, toreó como pudo y mató de un pinchazo y una estocada. Al segundo lo recibió Cortés con tres largas de rodillas, en. diferentes terrenos y con el mismo embrollo. E l toro es manso. Tí es que, bien pensado, ¿era manso o jorría para entrar en calor? Téngase en cuenta que el toro había nacido y vivido su corta vida en logar de tan apacible temperatura como son los campos de Jerez de la Frontera. Sea por lo que fuere, el caso es que corría que se las pelaba, y no contra el caballo y los tres íoreros. Cortés está valiente con la muleta. Pretende torear con los dos pases, como si el toro no fuera manso, y en urt natural resulta cogido y lo busca y ló rebusca en el suelo el toro, con emocionante tierezi. Se levanta y con todo pundonor; entra a matar cinco veces, oyendo un aviso. Y muerto el toro pasa a la enfermería. Pundonoroso y valiente se comportó Manuel Cortés, pero es lástima que empleara su buen ánimo en pretender lo imposible. Ni a fuerza de percances logran los toreros salirse de una rutina que les hace tanto daño a ellos como a la fiesta. También es manso el tercero. Juan José, aprovechándose de que su mansedumbre no es peligrosa, se demora en Infinitos naturales cortos y sin mando. Dos pinchazos, y una estocada sin puntilla. E l temblor de la tiritona de mis manos mw impedía tomar las escasas notas con que suelo ayudar a la memoria. ¡Y faltaban tren toros! Daba diente con diente, mi palabra. ¡Oh, sol engañoso! Oh, mayo traidor! ¡Oí) escaleras fatigosas ¡Oh, viento endemoniado! ¡Buena me la habéis jugado! Un acomodador amigo me ofrece un periódico. Con él cubro mis piernas temblonas. E l viento lo ve, y de un violento empujón me lo arrebata. Mi admiración no estaba en el ruedo, sino en los tendidos. Poca gente había, demasiada para la tarde de abrigo. Yo estaba allí amarrado a mi deber. ¡A cualquier hora sigo soportando la crueldad del frío si no llega a ser por esto! Sigamos el calvario. E l cuarto toro nos sorprende con una fiereza inusitada. En un refilonazo derriba con saña. En la primera vara vuelve a derribar con calor. ¡Calor, bendita palabra! A los capotes, asimismo, embiste con ardor que amaina algo en la segunda vara, y atenuado, pero aún subsistente, acude a la muleta de Carnicerito con buen son. Carnicerito se beneficia de él y obtiene pases largos, con temple y con mando, algunos, en verdad, muy buenos, con buen sabor torero, no de los mecánicos y rutinarios, pero alarga innecesariamente la faena, rematada por una estocada y descabello. Una oreja, que algunos protestan. Del quinto no sé lo que escribí en mis notas, porque la tiritona era ya tremenda. Sólo me acuerdo de que iba poco a la muleta de Carnicerito, que no hace nada, y que lo mata de dos pinchazos y una estocada. El sexto es colorado y, por lo tanto, es acogido con ese rumor de asombro tíe ¡a gente acostumbrada a la capa negra, uniforme, de los toros actuales. Es un buen toro, que toma dos varas y que embiste con codicia y alegría a la muleta de Juan José, que lo torea bien, con valentía y voluntad, pero con el defecto de no rematar l: s pases, y la mayoría se le quedan cortos. Pero como es la faena única que entusiasma a la gente, oye ovaciones y corta una oreja, premio a la faena y a una buena estocada. ¡Bendito sea Dios! Se acabó la tarde de abrigo a cuerpo gentil. Me incorporo como puedo y salgo diwpsrado hacia, el Metro. ¡Qué delicia! ¡Caler! tarde de mayo auténtica se ha refugiado en el Metro. -Antonio DIAZ- CASrABATE. Parte facultativo: Manuel Cortés fue asistido de contusiones y erosiones múltiples y conmoción, cerebral de pronóstico reservado Pasó al Sanatorio, de Toreros. LOS CARTELES DE L A FERIA DE ALGECERAS Algeciras 24. E l alcalde de esta población don Francisco Javier Valdés Escüi. en el transcurso de una comida celebrada con todos los informadores del Campo de Gibraltar de Prensa, Eadio y Televisión, ha dado a conocer los carteles de la feria taurina de Algeciras. Los carteles son los siguientes: Sábado 14 de junio, inauguración de la nueva plaza, en la que se lidiará un toro de Bohdrquez, para el rejoneador F e r m í n Bohórquez, y seis de Pablo Romero, para los diestros Miguelín, Paquirri y Ángel Teruel. Día 15, seis toros del conde de la Corte, para Antonio Ordóñez, Miguelín y el mejicano Manolo Martínez. Lunes 16, seis novillos de Juan Gallardo, para Miguelete, D á m a s o González y Julián García. Sábado 21, seis toros de Manuel Arránz, para Miguelín, Paco Camino y E l Viti. Domingo 22, seis toros del m a r q u é s de Domecq y Hermanos, para Miguelín, Diego Puerta y Miguel Márquez. -Corresponsal. E N NIMES Nimes (Francia) 24. Con mal tiempo y agua se celebró esta tarde una corrida en Nimes con seis toros de Joaquín Buendía, para D á m a s o Gómez, Paco Camino- -que reemplazaba a Diego Puerta- -y Santiago Martín El Viti que reemplazaba a Antonio Ordóñez. D á m a s o Gómez, muy buena faena, en su primero. Media estocada y muchos aplausos. E n su segundo debió interrumpir, ¡k causa del agua, gran faena con la derecha. TJn pinchazo. Entera y una oreja. Paco Camino, en su primero, difícil, realiza una buena faena. Una estocada. Aplausos y pitos al toro. E n su segundo realiza la. mejor faena de la tarde, con la derecha y con la izquierda. Una estocada hasta el puño. Dos orejas y p e t i c i ó n de rabo, que la presid encia no concede. A E l Viti le correspondió el peor lote de la tarde. E l primero no respondía. Termina con tres cuartos de estoque. Aplausos y pitos al toro. Saca a su segundo una buena faena con la derecha- -el toro no entraba por la izquierda- U n pinchazo y una estocada. Petición de oreja, que no concede la presidencia. Vuelta al ruedo entre aplausos. -Efe. NOVILLADA EN VALENCIA Valencia 24. Novillos dtel conde de la Maza. Bien presentados y con buen juego en general, aplaudiéndose en el arrastre al lidiado en segundo lugar. Alternaron Marcelino Jjibrero Marcelino Julián García y D á m a s o González. Entrada regular y tiempo inseguro. Primero. Marcelino, aplaudido en verónicas. Faena valiente y laboriosa, restándole lucimiento el novillo al quedarse hajo los pliegues de la muleta. Dos pinchazos, entera y descabello. Palmas. Segundo. Julián García se ciñó en chicuelinas. Se envalentonó con la muleta en el curso de un trasteo variado. Cuatro pinchazos y descabello. Palmas, Tercero. Verónicas de gran temple d e D á m a s o González y un quite de primorosas chicuelinas. Faena artística y dominadora entre m ú s i c a y oles, prodigando el natural y siendo enganchado, sin consecuencias, por confiarse demasiado. Un pinchazo, media y dos intentos de descabello. Petición de oreja y vuelta. Cuarto. Marcelino trasteó voluntarioso y tomando precauciones, por estar el enemigo peligroso en el ú l t i m o tercio. Dos pinchazos y entera. Silencio. Quinto. Julián García lo recibió, de salida, frente a torileo con lances variados. Continuó dando la nota de valor con la muleta, aunque c o s t á n d o l e ligar faena e intercalando impresionantes rodillazos. Entera y descabello. Ovación. Sexto. D á m a s o González brindó a Antonio Bienvenida, que ocupaba una localidad de barrera. L a faena, con mando y torera, fue m á s meritoria al tener que porfiar, pisando siempre el terreno del enemigo. Música. Media y descabello. Una ore. ia y vuelta a hombros. -Mericheta. Plasa de toros de Madrid. Un novillo del marqués de Domecq, para el rejoneador don David Bibeiro Telles, y cinco toros del marqués de Domecq y uno de don Francisco Ramírez (lidiado en quinto lugar) para Antonio Millón Carnicerito de Ubeda Manuel Cortés y Juan José. No salí de casa hasta la hora de ir a los toros. E l sol jugaba al escondite con unas nubes como chicuelas alborotadas vestidas de blanco. Me asomé al balcón. Corría aire, pero no me pareció ni muy fuerte ni muy frío. Esto no obstante, dudé en llevar el abrigo a que me acompañara a la penúltima corrida de esta feria de San Isidro. Que si, que no. ¡Es tan poco taurino el abrigo! Quizá en la plaza, sentado más de dos horas, no me vendría mal, pero para ir andando y en el Metro, tanto a la ida como a la vuelta, es un engorro, pesa, que no en balde estamos a 24 de mayo. Y al fin me decidí a marcharme luciendo el poco tipo que me resta. E n la calle, y a los pocos pasos, me recibe un ventarrón que era una bofetada puramente guadarrameña. ¡Caracoles, hace mucho m á s frío del que yo creía! Nueva indecisión. ¿Subo a casa a por el abrigo? Esto de subir cuatro pisos cuando se tienen pocos años, y además ascensor, no es nada, pero resulta que yo no poseo ninguno de estos dos encantos, el uno de la vida y el otro de la escalera. Y la verdad, tirarse cuatro pisos para coger un abrigo el 24 dé mayo me parece una tontería. Se calmará el viento. No puede hacer lo que se dice frío. Y en efecto, en el Metro hacía calor, y en las Ventas el viento andaba sin dar la impresión de ser un viento invernal. Vn poco escamado, pero optimista, me senté ea mi localidad. Comienza (a corrida guardándose nn mímsto de silencio en memoria de Rafael Vega de los Reyes. Gitanilio de Triana un hombre lleno de simpatía y un torero lleno de arte, muerto esta mañana en un accidente de automóvil en unión de su yerno, el novillero venezolano Héctor Alvarez. Me honré con la amistad del pobre Rafael, que era persona encantadora, y lo admiré como torero de un estilo tan depurado como bello. Torero genial, del que perdurarán en las historia del toreo faenas y detalles de un buen gusto y una elegancia excepcionales. El caballero portugués don David Ribeiro torea bien a caballo. Cita siempre para rejones y banderillas, de frente, con el temple necesario en el galope del caballo, sobresaliendo un par de banderillas de dentro a afuera, magníficos. Con el rejón de muerte no está afortunado, y el sobresaliente mata al novillo de un bajonazo. A todo esto, el viento se había hecho dueño de la plaza. Un viento antitaurino, que estaba furioso. ¿Qué es esto de los toros en el mes de mayo, sin contar conmigo? ¡No hay mes de mayo que valga! Será toda la primavera que se quiera en el calendario, pero aquí estoy yo para demostrar la verdad del refrán que tanta gente olvida. Hasta el cuarenta tíe mayo no te quites el sayo. Y estamos nada más que a 24, y porque a mí me da la gana, lo declaro día completamente invernal, y ahora vais a ver si es esta una tarde de abrigo o no. Y yo, estúpido de aní, mentecato perezoso, tas lo he dejado en casa. Al poquito de salir el primer toro, estaba tiritando. No exagero. Tiritando. A cada tiritona me acordaba del abrigo, de uno que tengo de pieles que fue de mi abuelo y que no está el infeliz de muy buen ver, pero que ahora me vendría de perillas. Cerca de mí una extranjera se hallaba envuelta en una manta. Turista previsora, sí las hay, o íntima amiga del viento, que le sopló al oído la tarde tíe toros que preparaba. ¡Tarde de toros! ¡Valiente tarde de toros! De abrigo de pieles o de esa manta tras la que se me iban los ojos. ¿Cómo torear con esíe ventarrón? Disculpo los fallos de los toreros. Harto demasiado hicieron en la tarde de mayo. E l primero fue de una sosería total. Carnicerito, entre el ais ia seseiisfc- del toro y tí polvo que se t, V
 // Cambio Nodo4-Sevilla