Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A, JE. C. N. 2.0.584. D O M I N G O 23 B E M A Y O DE 1969. EDICIÓN- D E- ANDALUCÍA. PAGINA 91. TALIA E N M A D R I D t Julio Catania, Evelio Esteva y Marisol LacaEle. Actuó la orquesía cie la RTV. Española, dirigida p o r A l b e r t o Blancafor? El Baile! Madonal polaco Un estupendo ballet es este que Ib va U denominación de Wlazowze nombre de uní región Je la Polonia central, que se extiende alrededor de Varsovia. iodos. los números están tomados del arte popuiar p o l a c o L a sed centra! d e esta compañía se halla en e l cast i l l o Ka. -olin, que ahora es c o m o un Conser vaíorio de arte popular, y en donde viven y trabajan unas doscientas personas, entre bai lerines, cantores, músicos y artesanos, que ser ios que integran este importante conjunto. Todos los cuadros de este programa que nos han presentado son muy bellos. S e advierte la disciplina y estudio de todos ios artistas. Estos cuadros tienen diversos caracteres. Así, se nos ofrecen números acrobáticos, sentimentales, humorísticos, románticos, todos, como ya hemos dicho, basados en el folklore más puro de Polonia. Mencionemos, entre otros, El carnaval de Wilamowice Cómo se enamora en Krzeminiec Danzas y canciones d e ios montañeses de Tafras Cantos tíe los antiguos p o l a c o s Polca- mazurca Chut, chut Polonesa de Zrwiec todas llenas de encanto popular y estupendo ritmo. Dato curioso: a! finalizar ei programa cantaron la famosa canción Clavelitos que es la que llevan, casi como himno, nuestras tunas estudiantiles. Esto sorprendió al público, que vitoreó y aplaudió a los cantores, y más aún sorprendió a mi compañero (y, sin embargo, amigo) Federico Gatindo, aotor de la letra de Clavelitos que se encontraba en el Palacio de Deportes. U n a v e l a d a noy grata. M DIEZ- CRESPO. t a compañía i t a l i a n a de Domenico Modugh a presentado en e l Español L i o i á de Luigi P i -ande tío. Pertenece esta comedia a las primeras experiencias escénicas del gran ¡snovador d e! teatro moderno. Lioiá es una comedia típicamente siciliana. Una comedia d e la que decía el propio Pirandello a sus amigos que no parecía suya, por la alegría que llevaba dentro. En efecto, la razón de l a sinrazón pirandelliana se inició cuando f u e featraüzado su cuento L a signora Frola e il signar Ponza con e i título de Así es, si así os parece Cosí é, si vi pare Esta obra, de TSJ 7, es ya el prólogo d e su teatro d e l espejo, d e Sa realidad y e! tiempo, d e la máscara y e l rostro, del dolor d e verse vivir, d e la ironía y e l desencanto, de la vida como sueño, que habría de adquirir caracteres grandiosos en sus dramas Seis personales e n 4 usca de autor y en ei espléndido Enrique IV Todo ello habrá que recordarlo siempre con antecedentes españoles: L a vida es sueño de Calderón, y el Quijote de Cervantes. Ahora, más que nunca- -l e decía Pirandello en una carta a su hijo- me parece la vida una bufa y loca fantasmagoría... Concretamente, en Lioiá no hay nada de toda esa amargura de Pirandello. Es una comedia alegre, en la que el sol de Sicilia penetra a raudales en el escenario, en tanto un poeta rural llena su sangre, su alma, su carne y sus huesos de vitalidades antiguas y paganas y mueve todo el curso de la aidea en que vive. Hay también acentos dramáticos y sensuales en el ambiente. Y hasta podría decirse que la propia Naturaleza va adquiriendo el reflejo del poeta cantor a través d s ías ¡versas estaciones del año. no teatro del Duque, de Sevilla, siendo yo un niño. Ha sido, pues, p a r a mí un estreno. Ahora bien, creí que la partitura tendría más entidad. La he encontrado sosa, con escaso brío dramático, sin sustancia popular alguna. Cuando piensa uno en la partitura de Carmen por ejemplo, se da uno perfectamente cuenta de la pobreza de este gajo montes que no sirve al melodramático y casi esperpénfico libro, del que es autor el propio maestro Penella. Las escenas bárbaras del torero y ei bandolero, ¡as del rapto del cadáver de la ¡oven novia del forero, ia escena final de la muerta entre los peñascos de la serranía, velada por el Gato tienen, insisto, aunque en grado menor, arrebatos valleinclanescos. Todo esto, servido por una música de más garra melódica, popular y! orquestal, pudieron haber dado por resultado una ópera más arrebatadora. Pero el caso es que no queda ni siquiera una ópera pintoresca. Tiene más garbo el maestro Penella en otras obras de menos ambición, resueltas con más gracia e inspiración fácil y ligera. E l gato montes ha sido bien puesta en escena por Roberto Carpió, con escenografía de Burn. an, y bien cantada por Angeles Chamorro, magnifica soprano, con Pedro Farras, CINE Para esta comedia de aldea, Comenico Medugno ha escrito unas canciones típicas que vienen a ser como un fondo coral transmitido de la tragedia antigua. Sabido es que Modugno es un cantor- autor de canciones modernas típicas que le han hecho famoso. R e cordemos su canción Volare entre otras. Y y; curioso advertir cómo estos fondos corales e n la comedia de aldea, con su fuerza p o p u lar y su lenguaje típico, vienen a ser como i antecedente del teatro dramático, del poema escénico popular de García Lorca. Si bien e n el teatro de nuestro autor surgen climas y acontecimientos dramáticos más oscuros. Lioiá es un espectáculo muy auténtico del pueblo siciliano. Está montado con un ritmo muy vital, muy rápido, por Giorgio Prosperi. La canción forma parte del personaje central y de todo el pueblo. Es como una especie de canto a la vida y a la libertad. Lioiá es un artista que hace vivir a ios demás y que goza y sufre al desempeñar su papei de poetacantor. Hay alegría, nostalgia, sensualidad y melancolía en este mundo siciliano, exultante, ¡Ksrso- de sol, de pasiones, que llegan incluso marcar el egoísmo estéril de otro persónaá te, el del tío Simón, el cinismo de la fía Crece, j a envidia de Tuzza, la frustración de Mita, Ta riqueza corno antesala del infierno, el abs u r d a y, p o r erseímai d o todo, l a obligación saludable de la alegría pura ds vivir. -Aquí, el espejo, siciliano ts e s é! espejo trágfso qwa PlrandeÍ! habría de. damas e n la obra eseé? nica da so madurez. En ta interpretación, s í y a weneionsáo Domaníco Modugno canta, ríe, salta, se mueve c o n alegre desenvoltura por el escenario. Y con el cantor- poeta alternan Vittorio di Prima, Giusi Raspani, Ada Serra, Elena Corta, Isa Danieli, Nunzia Fumo, Vittorio di Silverio, Labra Arnbesi, Lelía Mangano, Serena Spazi. ni, Dan ílo C e n t r a y. los canfores da histories que- ponen e l f e n d o e e r a i a m a n e r a d e d i s íanclación Oenir áoi V i- FesVívaí óe fa Opera á s ivía (iñ á s s t a incluid ia pera españole eí maestro I VTTELLONI Trajano: Arte y E n s a y o Producción italo- írancesa. Argumento, Federico FeUini, E n n i o Flajano y Tullio Pinelli. Guión, Federico Fellini y É n n i o Flajano. Director, Federico Fellini. Principales intérpretes, Alberto Sordi, Franco Interlenghi, Franco Fabrizi, Leopoldo Trieste, Riccardo Fellini, Leonora Ruffo y Lid- a Baarowa. Operadores, Otello Martelli, Trasatti y Carlini. Música, Niño Rota. Blanco y negro. Versión original italiana, con subtitulas en español. Alberto Sordi, Eiccardo Fellini, Franco Interlenghi y Leopoldo Triestre El ga; io mmim que no recordaba de esta obra más que ei famas oasodoblc. L a v i representar en Peneíia Bi gaíe mantés C o n f i e r e Es una lástima que esta producción de Federico Fellini- -la realizó en 1 5- -93 haya llegado coa tanto retraso a nuestras pantallas, porque ello le hace perder gran parte de su impacto; incluso su lenguaje cinematográfico- -encuadrado en I más representativo del neorrealismo italiano- -está sobrepasado por su mismo autor, que a poco de su filmación emprendió otra etapa. Los viteJIom como fenómeno social, quedaron también arrollados por los teppisti los íeddy- boys los blousons noirs que implantaron otros modos en cierta juventud europea. En un movimiento de flujo y reflujo- -ya se sabe la rapidez con que las nuevas intactos sus valores estéticos, la imporolas se devoran unas a o t r a s- é s t o s a tancia de ser una obra capital en l a ffflsu vez, habrían de- ser sobrepasados por mografía de FelHnL ya- qué significo su los beatniks y los Mppies primer gran éxito, y, por último, rssulía De todas formas, I vitellóni conserva también interesante coma péñcvte- tesrti ntonio, documento, por reflejar una época, un clima social ds i a turbada postguerra italiana. En I viteíloni Fellini retrata la vida absurda, inútil, de los. clásicos zánganos de provincia; la mediocre existencia de uaos señoritos parásitos, inútiles y. holgazanes. Fausto, Morsldi? Alberto, eopoldoy BiéaMo. son, en efeeté, esas. -szán ganos que. tragseorrea absurdarneníe. sus joraadas pravinciana- s dé café es café, en ios ciliares, organizando bromas, asía- nao de mujeres, proyectando empresas y viajes que- nunca realizan, contentáuüose I coa ay guiuras esóiieas de vi estrecha.
 // Cambio Nodo4-Sevilla