Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PASE D E PECHO DE CURRO ROMERO Al toro no se íe da la salida hacia fuera, p a r a que al torero le pase por ej costado. Ese rajo izquierdo y esa mulé ta que asoman por ta derecha del cuerpo de Curro nos dicen que al toro se le está mandando hacía detrás; que al toro se Je está haciendo pasar por la faja. Que ese pase de pecho es... ¡et pase de pecho! tas del toro, como n i e n sueños lo hacen los toreros del p e r f i l y la ratoneriu. Y que, como su sentimiento le decía casi todas las tardes a este, no l a inhibición y e l desánimo se enseñoreaban de su figura cimera. ¡Arma de dos filos esta d e l sentixniea to de C u r r o el de C a m a s P o r q u e esta m u y b i e n el sentimiento, la pasión, el alm a, el duende, el corazón. para torear. Pero es que tampoco estorba la ca jeza A l menos p a r a decir: A este toro, a l que tal como asta no puedo hacerle nada con... sentimiento. voy a lidiarlo a meterlo en l a h o r m a de m i m u l e t a a ponerlo a punto de toreo y a torearlo después según yo siento el arte de torear E s t o- ¡q u é p e n a! -no lo hizo n u n c s C u r r o (Y o creo que, m á s que p o r impotencia, por considerarlo al margen de su papel de artista. Y a pesar de ello ¡qué estilista m á s hondo, qué torero más fuer de la monotonía reinante se nos va! Porque ya se nos ha ido. Se ha- retirado de ios tofos- -s i n ironía n i chispazos de humor a propósito del verbo retirar -C u r r o R o m e r o el torero todo sentimiento, que sólo toreaba c u a n d o s e n t í a el torero que no usaba nunca l a cabessa. pero que cuando le llegaba l a inspiración movía- -s i n casi mover- -la muleta y el capote ai c o m p á s de los latidos de s u corazón cadencioso; el torero que c u a n d o de tarde en tarde, daba su tarde, nos dejaba sabor- -c o m o decía Alfredo Alvares P i c k m a n- para cinco años el torero, en f i n que, ahora que se h a i d o de los toros p a r a s i e m p r e nos h a dejado sabor... ¡para s i e m p r e también! C u r r o c o n todas tus desigualdades, tus abulias, tus cosas c o n todo t u dejarte i r toros y más toros completamente c r u dos... vamos a echarte m u c h o de menos. Porque, créeme, nos hacías mucha fsSta, L. B. E l D E S C A B E L L O D E CURRO ROMERO. -Muchas veces vimos así a Curro E r a i tardes malas. Tardes en las que, de la fortuna de ese golpe, dependía, incluyo el fatídico toque tercero de clarín. Muy triste, ciertamente. Pero es más triste aún la que me parece que simboliza este descabello: el punto final de una impar carrera artística. Ahí lo tenéis: un golpe de mano y... se acabó. Pero ¿qué se acabó? ¿LA vida de un toro? No: la vida profesional de un torero. De un torero que, habiendo cortado may pocas orejas, tuvo- -milagro en estos tiempos- -muchisipio cartel. I un torero qtie tiene su sitio al lado d los tais interesantes de U historia-
 // Cambio Nodo4-Sevilla