Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO TRADO ILUSDE ÍN- FORMACIÓN G E N E R A L Redacción r Administración: Calle Cardenal Ilundain número 9. Sevilla. 88 de septiembre de 1969. Núm. 20.61? D Teléfono 831987 (seis líneas) -We. v? 3 M Aparta! tuínwri Suscripciones y anuncies: Viíla jH. ez, 13. Teléfono E 24. nica. Szondi contesta: Se trata de un criminal con insaciable ánimo asesino. A l cabo de un año se entera de que, en efecto, el asi diagnosticado, aunque no había matado a nadie directamente, envió a la muerte, con su estilográfica, a millones de hombres. Se llamaba Adolfo Eichmann. U n a m u n o al que el tema apasionó intensamente, sabia ya ue, en el fondo, Abel es un posible Cam. or eso el A m a de E l otro quiere a los dos. Y al prologar la segunda edición de su A b e l Sánchez desde Hcndaya, repetía la frase de su personaje: ¡traed al n i ñ o! Presentía que quizá en el niño está la solución... ¡Y el enigma 1 De lo que sí nos convence Szondi es de que Caín es quien escribe l a historia. Pero algo falta en su libro. L o mismo que faltaba en las perladas eróticas y en las agresivas. Y también en l a explicación de los mitos del jaguar. Szondi no acaba de riitwnihir romo Jes pasa a fl mT entre l o estrictamente hereditario y lo que se adquiere con el ambiente hay una tercera cosa Quizá asi podría explicarse l o que n o llegan a aclarar tantas sabias 1 C DIARIO TRADO ÍL 1 DE S I F O R I A C I O N G E N E R A l. A D M I R A B L E tarea la realizada por los saleaianos en Sudemérica, c o m p i lando centenares de mitos, relatos y cuentos de los mdigenas de la cuenca del Amazonas. Levi- Strauss analizó este material junto a otro suyo, con arreglo a l método d é l a llamada Antropología estructural C o n él todo se va ajustando como las plecas de un rompecabezas: mucho queda, a l parecer al menos, explicado. Pero siempre que creernos es) P BCeU Watt COSA XCaVIllfcflL B f t Q Q A I S 9 CHT EL JAGUAR aclarar lo m á s importante. P o r ejemplo, ¿por q u é e l jaguar ea l a fisura central de muchos de estos mitos? Parece fácil l a respuesta. 3 jaguar, poderoso animal que Impone en l a selva su SSVWHV impresiofia la Imaginación del hombre. Pero lo singular es que en los mitos de los pueblos bororo del Brasil central y de otras tribus vecinas, e l jaguar, además de robusta fiera, es u n ser casi fraterno, que habla con el hombre, le ensefla e l manejo del ruego y le saca de graves apuros. P o r s i sato fuera poco, c n a n á o el h é r o e es perseguido por la mujer del jagosx- -traes el jaguar suele estar casado c o n una mujer terrible cate n o vacua en sacrificarla. H e s ¡altado e l jaguar. L o he cucoutrado en l o atoo de l a cofina, a cuyo pie, Junto a l lapa, se extiende l a ciudad. Antiguamente, los hombres situaban en estas cumbres los templos; ahora juagan bueno el lugar para construir en él u n excelente jardín zoológico. Bate jaguar es u n ejemplar soberbio herniosísimo, mas bello que ninguna otra fiera. Su piel brillante, llena de reflejos, tiembla sobre el poder en vacaciones de la musculatura. E s un jaguar hembra y con él están tres cacho rriOos de pocos meses. Dos juegan; el otro medita en un rincón. Como nos encontramos en e l país que fabrica los mejores relojes y han nacido en él y es mediodía, uno de euos, puntual, acude a la ubre tensa y se dispone a mamar. L a madre le acoge con amplias caricias de su lengua, que, lenta, carnosa, recorre una y otra vez su cuerpeculo. E l otro jaguar, a l principio deja su piruetas e imita a su hermano. L a s caricias ahora son distribuidas entre los dos con parsimoniosa equidad. A l final, e l tercer cachorro se decide a abandonar su meditación o su tristeza y encaramándose entre lo cuerpos fraternos se abre camino hacia la pitanza. E l juego de las caricias se repite, armonioso, exacto, justo. ¿Q u é pasa allí, en las profundidades de la vida, en kw sistemas bwquírmcos, mientras ht lengua, sabia, acaricia l a piel joven que a su contacto se estremece? Abajo, en l a ciudad l a vida continua. Las gentes entran en los cines, pese a lo temprano de la hora. Entre la avalancha veraniega de fihnes eróticos y de fumes agresivos destacan dos, porque en euos parece haberse intentado alcanzar e l l i mite ¿P o r q u é razón nuestro tiempo quiere, angustiosamente, rebasar todos los límites? U n a de las pénenlas es el no va m á s de la violencia: la otra, el no va ás del erotismo. E n la primera no sólo hay m á s tiros y m á s muertos que nunca (al protagonista le llaman Silencio porque deja tras sí el silencio de la muerte) sino que, ademas, para colmo, a l f i nal ganan los malos y no los buenos L a otra película, l a erótica, pertenece a la subvaríedad de las didácticas Esto le permite sobrepasar loa Up i s habituales. L a cintura, o esa sombra oportuna que deja los gestos mas otados a l a imaginación del espectador. Ahora nada se omite: todo, abaobttamente todo, es expuesto y en las m á s atrevidas variaciones C o n imágenes muy bellas, con actores de expresividad extraordinaria. U n a voz en off de cuando en cuando, nos aclara que l a finaBdad de estas imágenes es evitar errores en las muchachitas, encauzar rnatrintonios distanciados y contribuir a una mayor h i giene aexuaL L o s corueatarios- -hay que reconocerlo- revelan conodnuentos de la más refinada y moderna pskotogía, L a pchcula d é l a violencia ha llenado e l cine de joveudtos. M e parece observar que salen virtiéndose en lo que realmente a sana de tomate. L a película del erotismo parece tener menos éxito. Entre e l pnhhco, algunos riutrimontos. Pienso que tamn i e l esfuerzo del autor por hacer que las rosadas carnaciones sean a l a vez, obra bella y una lección de higiene. Algo falta. A l salir veo en un escaparate el ultimo libro de Ssondi: Cate, formas de lo malo Estoy en la patria de Lavater, el amigo de Goethe, el fundador de l a Fisiognómica, l a ciencia y el arte que permiten conocer a los hombres por su rostro. Szondi, que también vive aquí, en Zurich, inventó un método que hace a ñ o s gozó de cierta boga para conocer los caracteres. S i Lavater descifraba e l enigma de la psicología humana por el análisis de las facciones, Szondi emplea el m é t o d o inverso: presenta una colección de retratos a l sujeto de experiencia y según los aae éste considera antipáticos o simpáticos obtiene la formula de sus radicales instintos primordiales U n día, un psiquiatra de Israel le remite el protocolo de uno de sus enfermos sin añadir ninguna historia clí- TELEVES informa: Una antena colectiva correctamente instalada con material Televés proporciona una recepción mas precisa, nítida, definida y constante que la mejor antena Individual. MADRID, 2657802- BARCELONA. 2305838 VALENCIA, 272826- ZARAGOZA, 250862 Fábrica, Santiago de Composteja. ola e r ó t i c a y l a ola agresiva E s e u r o fttf n ftind mcntai de que las dos hayan presentado a l mismo tlsuspo. N o sé por qué, me parece que l a respuesta l a tiene e l jaguar. C o n su alianza armoniosa de poder y de ternura. Pata los pueblos de la cuenca del Amazonas encarnaba, a la vez, el misterio de la N a turaleza y su sabiduría. E n el restaurante, lleno, me colocan en la mesa de unes joyendtas. Son las clásicas muchachas de la dudad: secretarias bien remuneradas, poliglota inteligentes. Pero no puedo olvidar que, hace unas semanas, dos de ellas, por u n trivial fracaso amoroso, envolvieron la cabeza en u n cobertor y, abrazadas, dejaron que sus cuerpos jóvenes fueran destrozados por el tren. C a m siempre. E l hombre actual aspira a saberlo todo. Pero cuanto m á s lucido, m á s de es. Caín, en la versión griega, es A d chotos el opaco, d, que no tiene luz. Allá, en lo alto de l a colina, queda d jaguar. E n sus pupilas, d recuerdo del fuego que enseno a manejar a los hombres. P o r algo los indígenas del Amazonas hablan de él como de un dios. A l regreso, por Paria, veo en todas las librerías, t r a d u c i d o libro de Conrad Lorens Sobre eso que llamamos nudo que discutí ampliamente, hace aftas, en otro m í o V o y una vez m á s a contemplar, a l pie del Louvre, d gran grupo de Rodin, L o s hijos de C a m Marchan, con paso poderoso, portadores de los signos de la civilización: el fuego, la lira, la inteligencia ordenadora. E n su camino se divisa, a l a lejos, d Palacio del Descubrimiento. Y como llueve y es una de las cosas entretenidas que se pueden hacer en París, me voy allí paratasistir a unos preciosos experimentos de Física atómica. Juan R O F C A R B A L L O
 // Cambio Nodo4-Sevilla