Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Belle de Jour con Catherine Dvneuve después llega el gran triunfo en Venecia con Belle de jour (Bella de día) Leone d Oro del festival, donde fustiga en forma atrevida de rara belleza a la mujer burguesa de nuestra época. Finalmente el nuevo escándalo con La Voie Lactée (La Vía Láctea) originalísima historia de las herejías en el catolicismo, a la que unos críticos consideran blasfema yotios exaltan como el film capaz de hacer reflexionar sobre la religión al hombre se cularizado contemporáneo. Una vida, pues, y una obra alternantes, dialécticas y paradójicas, que evidencian una personalidad de primera categoría, reciamente española y al mismo tiempo profundamente universal. MAESTRÍA CINEMATOGRÁFICA Si el auténtico artista es el hombre capaz de asombro ante el misterio de toda la realidad y al mismo tiempo poseedor de una forma densa de expresión para recrearla y comunicarla a sus semejantes, Luis Buñuel es un artista de la imagen y un poeta del cine. La gran pasión de su vida, que se refleja inequívocamente en toda su obra, es penetrar violenta y desesperadamente en esa misteriosa realidad que siempre se le esca pa y ofrecerla preñadamente a los demás. Buñuel es un hijo de su tiempo. E n su época de estudiante en Madrid, y duran te su formación artística en París, comenzaban a divulgarse las teorías del surrealismo, influenciadas decididamente por la cosmovisión freudiana. Para el joven artista, lleno de vitalidad, crisis y revolución, aquel movimiento artístico representó una clave y una liberación Tal vez la obra más personal de Luis B u ñuel haya sido llevar el movimiento surrealista al cine, ampliándole insospechadamente sus extraordinarias posibilidades. Lo que en el moderno cine de última hora es rutina, con la asociación de imágenes, el tránsito del mundo real al irreal y el paso de la imagen alerta a la onírica sin solución de continuidad, es en gran parte un descubrimiento de Buñuel. A él también debe el cine posterior una ruptura con los convencionalismos y un sentido social del arte de la masa, hoy tal vez exacerbado por algunas corrientes extremistas. Junto a eso, el maestro de Calanda tiene el secreto de una suave narración del mejor corte clásico, que se integra perfectamente con el montaje, deliciosamente hábil, y que da a sus películas un ritmo especialmente ágil, muchas veces imitado y jamás igualado por los epígonos. Pero lo auténticamente genial del cineurgo aragonés es tal vez su inspiración. Buñuel intuye el guión con una fuerza recreadora impresionante, que al mismo tiempo le atenaza y le libera artísticamente. De ahí su minuciosidad en el rodaje, que le hace exigente hasta el más pequeño pormenor. E l coeficiente de improvisación de sus películas es casi nulo, aunque de vez en cuando llega la ráfaga y monta nuevas escenas sobre la
 // Cambio Nodo4-Sevilla