Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CINE Y SU NUEVA JUVENTUD Por Antonio COLON ¡i La Sirene du Mississipi, de Fran- cois Truffaut r A primera representación pública del cinematógrafo de los hermanos Lumiére tuvo lugar, como se sabe, el 28 de diciembre de 1895, en el sótano del Grand Café, en el bulevar des Capucines, en París. E r a el día de los Inocentes, y aquello casi parecía una inocentada. Pierre Leprohon recuerda el acontecimiento en su Historia del Cine: Antes de esta representación ninguna de las proyecciones organizadas en América o en otra parte había obtenido un éxito duradero. Con ésta, el cine abandonaba la fase de los ensayos para llegar a ser una realidad práctica. La acogida triunfal que se reservó al cinematógrafo en el mundo, América incluida, en el transcurso del siguiente año bastó para demostrar que únicamente este aparato respondía a lo que se esperaba. E l primer programa exhibido en el Grand Café constaba de una decena de películas de 15 a 20 metros cada una, y duraba unos veinte minutos. Las sesiones tenían lugar cade media hora; por la mañana, de diez a once y modia; por la tarde, de dos a seis y media; por la noche, de ocho a once. Siendo de un franco el precio de las localidades, la recaudación de la primera noche no pasó de treinta y cinco francos. Es decir, no hubo muchos clientes aquel día; pero pronto los ingresos fueron en aumento, hasta alcanzar 2.000 a 2.500 francos al día, para una sala de 120 localidades y unas veinte sesiones. 4 Lo que los hermanos Lumiére calificaban en sus Comienzos simplemente como cmna curiosidad científica sin porvenir comercial, conquistó, sin embargo, el mundo rápidamente. A finales de 1895, los hermanos Lumiére tenían a su disposición un centenar de cintas. E l 2 de enero de 1896, la fábrica de Lyon emprendía la fabricación de doscientos aparatos. L o s mismos hermanos Lumiére se convierten en unos expertos comerciantes. Operadores de cine franceses recorren las capitales europeas y saltan el Atlántico. Otros navegan hacia el Japón, las Indias, Australia. E n Un año, el cinematógrafo se había extendido prácticamente por todo el mundo. E l 18 de junio de 1896 tuvo lugar la premiere americana en Nueva York, con un éxito que sobrepasé al vitáscopo de Edison lanzado dos meses antes. Y es precisamente en América donde el cinematógrafo que pronto será el cine con repercusiones de todas clases, encontrará un impulso definitivo. Porque el gran invento del siglo sufrió a poco de sus comienzos un gran bache. Pasada la curiosidad de los primeros momentos, estuvo a punto de quedar reducido a un espectáculo de feria, ambulante, como una atracción más. Su destino, no obstante, le te nía reservado m á s anchos horizontes Pronto iba a dejar de ser una curiosidad científica, una simple atracción, para convertirse en una poderosa industria, un comercio mundial, una expresión de ar- te y muchas cosas más. Hoy, ya se sabe, el cine es un fenómeno con múltiples facetas, que van del espectáculo a la comunicación social e incide e n numerosos campos, el cultural, el politico, el científico, el religioso, etc. Para muchas actividades humanas se ha convertido en un instrumento poderoso e insustituible, por el momento; sus derivaciones son imprevisibles. Diecinueve m i l millones de espectadores en todo el mundo, más de sesenta países productores de películas; y además, el cine en la Universidad, en el laboratorio, en la promoción industrial, en las m i l aplicaciones que constantemente le busca la vida moderna, FRONTERAS Y TABUS Escribíamos el año pasado de cómo el cine había cruzado sus nuevas fronteras de cómo habían surgido el free cinema el cine undeground el cinema verité las nouvelles vagues el cinema novo brasileño. E l tercer mundo se ha incorporado también con una producción personalísima y una sinceridad de la que se puede esperar mucho. Se han roto, decíamos también, todos los tabus Se han tocado temas- -la segregación racial, la droga, la homosexualidad, las crisis de conciencias- -que parecían intangibles, sobre todo en la cinematografía americana. Obras como En el calor de la. noche o El graduado exhibidas en la temporada última en Sevilla, sin tener na-
 // Cambio Nodo4-Sevilla