Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sans No contento con la imitación y para acercarse m á s al maestro Lumiére, el mimetismo llegó al extremo de filmar la Salida de los obreros de la España Industrial otra típica salida de fábrica Aquel fenómeno debió ser algo así, pero en menor escala, como ahora se producen los westerns españoles. Gelabert hizo buenos documentales, pero derivó hacia el cinedrama. Similar camino han seguido la mayoría de los valores hispanos: empiezan siendo since ros con ellos mismos y acaban comercializándose. E n los años siguientes a Gelabert sé hicieron en España bastante? experimentos con varia fortuna. A veces, incluso, el cine documental español tuvo m á s suerte que el dramático, aunque siempre ha estado muy menguado de recursos económicos, causa por la que sus realizadores, que los ha habido de taientó, no han podido consagrarse por entero al género. Recordemos cómo en los años veinte ia sala sevillana de Lloréns daba funcio nes a base de cortometrajes y variedades teatrales, donde el documental hallaba su sitio; y en la década de los treinta era la pantalla del cine Pathé la dedicada a sesiones continuas de cortometrajes. Y resultaban unas veladas muy interesantes, porque el programa estaba compuesto de noticiarios (Movietone, UPA) documentales de temas varios, dibujos animados y las clásicas cómicas de aos rollos, que nunca debieron perderse, porque aportaron al cine ingenio, trucos, agilidad, ritmo y sus gags siguen siendo fusilados hoy día por los guionistas y realizadores m á s avanzados. Sin haber brillado precisamente en la historia mundial del documental cinematográfico, España aporta, no obstante, un film clasificable como de primera categoría en la m á s rigurosa selección. Se trata de Tierra sin pan de Buñuel. Tiene tanta fuerza y tanta personalidad la citada pe ¿ícula, que para darnos una somera idea de ella preferimos reproducir la descripción que de la misma hace Boglar en la obra El cine de Argos: Brillante ejemplo del documental lírico y apasionado es el film Tierra sin pan del gran cineasta español Luis Buñuel, quien lo realizó en 1932, en la región de ¿a s Hurdes. Sin ostentación lírica n i declamación apasionada ni deseo de convencer, Buñuel muestra la cara de ia m á s horrible miseria. Las imágenes son clonados, en cuyos festivales locales o terribles: enfermedades, idiotas, carroña, regionales suelen verse filmes muy inignorancia y miseria negra. Todo el hoteresantes. Lástima de que el paso de rror de estas escenas está acentuado por a mm. sea tan limitado, porque el géneun comentario seco y preciso a la manero documental y el metraje breve le viera de los filmes turísticos. E l locutor nen de perillas al operador aficionado dice: Aquí hay muchos retrasados menque quiera mostrar su personalidad, cirtales y se ven unas criaturas dignas cíe cunstancia que no suele concurrir en el la fantasía de un Goya o un Zurbarán. cinedrama La música de fondo es suave, lánguida, insípida. Estos tres elementos forman IV una mezcla violenta, a veces insoportable. L a arquitectura dramática del film Demos por terminado el inciso sobre está basada en la frase Sí, pero... Por el documental español y volvamos al ejemplo: en el pueblo no hay pan, pero año 1939, en el que interrumpimos nuesel maestro de la escuela da a veces un tro recorrido sobre el cine sin argumentrozo a los niños, pero los padres lo sueto. Habremos de hacer el camino a larlen tirar porque desconfían de todo lo gas zancadas, porque este panorama nos que no conocen. O bien: los campesinos rebasa los límites periodísticos. Pero no sufren a menudo picaduras de víboras. podemos olvidar tres grandes fenómenos: Estas picaduras nunca son graves, pero la guerra 1939- 45, la postguerra europea, ellos las convierten en mortales al intenprincipalmente italiana, y a Walt Disney. tar curarlas con remedios caseros que E l advenimiento de la conflagración infectan las heridas. E l comentario es mundial movilizó a todas las escuelas dofrío, distante y nunca saca conclusiones. cumentalistas para recoger el testimonio Dice: Los monjes viven en ermitas y de la actividad bélica: ingleses, alemanes están servidos por algunos domésticos y rusos, principalmente, se apresuraron mientras la imagen muestra a una joven a utilizar tan eficaz medio de levantar ja rebosante de salud. Aparentemente, el moral de sus vanguardias y retaguardias autor no se compromete, sino el espectamediante la realización de filmes de acudor es el que piensa mal sado triunfalismo; y los norteamericanos, Estas líneas han debido darnos una desde la sorpresa de PearI Harbour. Los idea de lo que fue ese film, verdaderanoticiarios- -UPA, Fox Movietone, etc. -mente diabólico, valentísimo y saturado conocieron su época de oro. de bellísimos hallazgos cinematográficos, Al llegar la paz y la carestía es Italia los mismos que encumbraron a Buñuel la que halla la solución económico- artísDespués de nuestra guerra, el monotica a la crisis cinematográfica con su polio de No- Do en él terreno del notineorrealismo. Este hallazgo influó deciciario, su obligatoriedad de proyección, sivamente sobre el documental, ya que unido a que a los empresarios de locales los cinedramas se realizaban con técnica les resultaba m á s económico cubrir el esdocumentalista. Desde Rossellini, De Sipacio tradicional de los complementos ea Lattuada, Zavattini, hasta Antonioni con el No- Do y un par de travlers y Fellini en sus primeros filmes, se cubre- -avances comerciales gratuitos- -cerrauna de las más brillantes etapas del cine ron la demanda de documentales en las documental, impregnado de humanidad, pantallas españolas. La serie de Imáde tristeza y de esperanza. Hasta los año genes de los archivos de No- Do ha producido algunos títulos de indudable ca- cincuenta, en los que el free cinema (cine libre) inglés y l a nueva ola francesa lidad y muchos de abrumadora vulgarihabría de traer no sólo un nuevo estilo dad cinematográficamente considerados. de ver a la cámara, sino una fuerza misiLos que pudiéramos llamar actuales va de enorme vitalidad para la cinematn talentos españoles han intentado el dografía. cumental, pero ante su escaso interés Al margen del neorrealismo proplamen económico se han pasado al cine comer- te dicho, Italia habría de dar al cine muncial. Recordemos el extraordinario film dial tres importantísimos documentales de Saura sobre Cuenca y el España inde largo metraje: El continente perdido sólita y Tiempo 2 de Javier Aguirre, Él imperio del sol y Perro mundo modelos antológicos de cortometrajes Nos abstenemos de citar m á s filmes In documentales. teresantes, ya que hemos reunido una Nos queda el reducto del cine de afilista con m á s de un centenar de títulos antológicos, en la que el lector puede curiosear. No obstante, no podemos s lenciar, ya que merece párrafo aparte, la obra del comandante Costeau, que con El mundo del silencio realizó lo que parecía irrealizable: filmaciones submarinas que abrieron un horizonte fantáo tico y real, al mismo tiempo, sobro PÍ ignorado sexto continente. Terminamos, obligados por las limita cíones de espacio, con un recuerdo a ese monstruo de la cinematografía que ocu- oó plenamente los años cuarenta y cincueñ ta norteamericanos: Walt Disney, quién invirtió los beneficios que sus dibujos animados le habían producido en moví ¿lTMÍ t iactes de material, tiempo, hombres y dinero, en la realización de documentales sobre el reino animal, que quedarán entre las mejores obras del séptimo arte, no por su art r n g n t e canti bradas, sino por la increíble minuciosictad de sus secuencias, que ha oermiiMn 3 n f animales en su Coí TM f ad asombrosa Con mucha menos fidelidad, pero con r la Vida 0 n d e u n a fidel a K m te del que n o están m y so- Jean Luc Goddard en compañía de Brlgitte Bardot. mo ATh? rf Scrin Lamonsse su inolvidable. n e una composición pictórica. fotograma tiene u n í TM A 2 16 v e m a j a arti de c a d a ica d J. M V.
 // Cambio Nodo4-Sevilla