Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. N. 20.628. V I E R N E S IT DE OCTUBRE DE 1969. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 34. nodo extraordinario de obisposToue Slm presidido durante hora y media por SSu Santidad el Papa y al final de la cual los padres sinodales recibieron la visita de los tres astronautas del Apolo 11 Bajo la dirección del presidente delegado de turno, cardenal Cario Confalonieri, continuaron y concluyeron las intervenciones de quienes habían pedido hablar sobre la primera parte- -aspecto doctfirial del tema propuesto al estudio del Sínodo. Hablaron cuatro padres, todos ellos a título personal por ser de aquellos miembros del Sínodo nombrados directamente por el Santo Padre: el cardenal Jéan Danielou, teólogo jesuíta francés; monseñor Avelar B r a n d a o Vilela, obispo de Teresrna (Brasil) y presidente ñel C E L A M (Consejo Episcopal Latinoamericano) monseñor Cario Colombo, obispo, italiano, considerado como el teólogo personal del Papa, y monseñor Gerard Philips, profesor de la Universidad de Lovaina. E l cardenal Danielou ha puesto de relieve la crisis actual del mundo, reflejada también en la Iglesia y para afrontar la cual es necesaria una autoridad firme y única en la Iglesia, con profunda unión de los obispos con el Papa. Monseñor Brandao insistió también en la necesidad de unión entre todos cuantos pertenecen a la Iglesia. Monseñor Colombo en que el Papa puede ejercitar la suprema potestad, tanto personal como colegialmente. Monseñor Pbilips resaltó la importancia de que la virtud y el acierto presidan siempre la actividad científica, con un sentido vivo de comunión eclesiai. Terminadas las intervenciones propiamente dichas sobre el esquema, el cardenal Confalonieri abrió el debate de réplica, en que los padres pueden expresar brevemente sus observaciones sobre las opiniones surgidas a lo largo de la discusión anterior. E n tal sentido hablaron hoy ocho padres: los cardenales Julius Doepfner, de Munich (Alemania) Tomás Cooray, de Colombo (Ceilán) William Conway, de Armagh (Irlanda) los monseñores Enrico Nicodemo, arzobispo de Bari (Italia) Cario Parteli, coadjutor con derecho a sucesión del cardenal arzobispo de Montevideo (Uruguay) Eduardo Pironio (argentino) obispo titular de Ceciri y secretario general del C E L A M el padre Robert Weaklan y el general de ios Benedictinos Confederados y patriarca latino de Jerusalén, S. B Alberto Gori, Varios de ellos coincidieron en reafirmar 10 que otros habían propuesto ya durante la- discusión anterior: que convendría confiar a la Comisión Teológica Internacional un estudio profundo de la colegialidad, aunque fuese luego la autoridad competente -aclaró el cardenal Conway- -la encargada de dar las indicaciones necesaria para la elaboración completa del resultado, cíe esos estudios. En el intermedio catre la conclusión á e las intervenciones primeras y el comienzo de las réplicas el cardenal Péneles Felici, invitado por el secretaria general del Sínodo, monseñor Rubin, expuso a los padres sinodales el estado actual de las tareas de la comisión para ía revisión del Código de Derecho Canónico. A las diez y media, el Papa abandonó el aula, después de haber pedido excusas a los padres por la interrupción- -obligada por la audiencia que poco después concedería a los astronautas- -y haberles agradecido el interés que están tomando en sus tareas, para las que impartió su bendición. E l n ú m e r o ríe padres, esistentes hoy a la. séafia í u é d e cieáto cuarenta. Síe. pecialísimamente importante. Hoy dibu- I jaba esta crisis- -con serenidad y sin posturas apocalípticas- -ei cardenal Danielou, y puede decirse que su invitación al equilibrio era compartida por t o d o s Aunque, como es lógico, también se adoptaran posturas diferentes. Si para Danielou la salida de la crisis estaba en el robustecimiento de la autoridad, para Avelar Brandao estaba en un evitar la disidencia, pero cuidando de que esto no vaya a frenar el proceso de renovación y para el benedictino abad Veakland- -el más joven de los padres sinodales- -la solución no estaba en amordazar las voces discrepantes- -cosa que aumentaría el escándalo, especialmente entre los jóvenes- sino precisamente en lo contrario: en la clara discusión, en el franco exponerse de todas las opiniones. Frente a un pluralismo quizá excesivo como el actual no puede levantarse- -decía- un nuevo absolutismo de uniformidad conformista. Y si en lo ideológico había esta humildad de reconocer lo difícil del problema y esté acercarse de tendencias, mayor coincidencia parecía registrarse en lo que se refiere al futuro aumento del sentido colegial en la práctica. Este aspecto de las aplicaciones prácticas se dibujará más concretamente en los próximos días. Pero hoy puede presumirse que después de este Sínodo asistiremos a un acentuarse del peso en la Iglesia de los órganos colegiales- -Concilio, Sínodo y Conferencias Episcopales- -sobre los órganos más directamente primaciales- -Curia, Colegio Cardenalicio y Nunciaturas- En este sentido, aparecían ya muchas voces que preludiaban a las que oiremos, M O A N A M e d i d a instan p r e s e n t a sin duda, en los próximos días. Voces que u n a colección d a pedían la frecuente- -la anual- -convocación del Sínodo de Obispos, que subracreaciones para caballero yaban la necesidad de que el Sínodo tuú n i c a s en viera un poder deliberativo y no sólo Variedad y Calidad. consultivo, que pedían que la reforma del Fieles a ia Línea d e ¡a m o d a Código de Dere. cho Canónico se colocara Va. t e r m i n a d o s bajo el control de esta asamblea sinodal, Ca punto d e vestir que urgían un contacto mucho más vivo y constante entre Papa y obispos. Línea MOANA Y más que ninguna otra palabra, asispresentada por tíamos a un hecho colegial y colaborador que prueba más que mil decretos: la preALMACENES sencia casi constante del Papa entre los V P U E R TA S padres sinodales. Si durante el Concilio tanto Juan XXIII como Pablo VI se limitaban a seguir las sesiones a través de un circuito cerrado de televisión, siendo así una especie de gran presencia ausente si durante el primer Sínodo de hace dos años Pablo VI descendió un par de veces en visita al aula sinodal, en estos días el Pontífice ha ocupado su sede central en el Sínodo durante la casi totalidad de las intervenciones, con una presencia silenciosa pero visible y tangible. Los padres sinodales lian hablado delante del Papa con él respeto que es lógico, pero también con ia sinceridad, de los hijos de. Dios. Y esta convivencia es n gestó más colegial nio mil palabras; y muestra visiblemente hasta qué punto eí Papa es ia cabeza de sus obispos; no una cabeza de lujo, subida sobre un glorioso, pedesALCALDÍA BE SEVILLA tal y lejanísima, sino una cabeza viva, en permanente, contaato con sus miembros. Hasta el próximo día 22, inclusive, se Quien quiera entender a la Iglesia de hoy admitirán proposiciones para optar al y de mañana tiene que ir abriendo bien concursillo convocado para la reparación los ojos a estos signos. -Padre Martin del cuarto de duchas del Parque de BomDESCALZO. beros, p o un importe de 101.729 pesetas. Los antecedentes se encuentran en. el LA JORNADA D E A Y E R Negociado de Propiedades de la Secretaría Municipal. Ciudad del Vaticano. 16. Dos horas justas- -de las nueve a- las once- -duró Sevilla, 14 de octubre de 1963- F j A L hoy íé sesión milenaria de t. ra ajo del Sí- ALDE ¿Félix Moreüg de Ja- Coya, r v
 // Cambio Nodo4-Sevilla