Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL TESTAMENTO HISPÁNICO JAIME EYZAGUIRRE Eyzaguirre, por Comendador. J AIME Eyzaguirre, el profeta mayor y apóstol chileno de la hispanidad, un año antes de su trágica muerte publicó un libro breve titulado Hispanoamérica del dolor Es su ultimo libro y quizá el primero en el vuelo de su pensamiento. Y también la música y la palabra más recónditas de su intimidad. AI modo agustiniano diriamos que se trata de sus Confesiones las que el escritor se dice y escribe para si o a lo más para sus discípulos más verdaderos. La escueta nota preliminar que Jaime Eyzaguirre coloca a su Hispanoamérica del dolor es como el leitmotiv el trasfondo de todo el libro: Nos duele Chile, la patria chica. Nos duele Hispanoamérica, la patria grande. Y callar parecería consentir en una muerte que rechazamos. Esos dos ¿randcs dolores, sentido con la pasión de uu tfntuTUuo. constituyen la razón vital y el hobby de! profesor e historiador egregio Jaime Ey ¿a cuirre al enseñar, al escribir y al dialogar sobre la historia de estos pueblos nuevos de Hispanoamérica. Este espíritu lucido, insobornable, entendió la investigación y la enseñamza de la misma en l a cátedra como un sacerdocio. No buscó el halago y la contemporización política, sino el servir lealmente a la verdad. L fuerza diamantina de este ideario intimo del ilustre historiador chileno está en estos pensamientos de su Hispanoamérica Porque en el continente virgen se vació todo lo español, con su valorización trascendente del hombre, con su sentido unitario de la especie humana, con su conciencia de finalidad. Y después de estas notas de la cultura española en la conquista y civilización americanas. Eyzaguirre vuelve reiterativo con la carga intelectual de sus grandes convicciones en el sentido unitario de su credo hispánico: E l español saltó por sobre las dificultades que le impongan las distancias geográficas, los particularismos de tribu y las adversidades raciales, para producir el milagro de la cohesión americana. Por eso ló que se haga por echar en olvido el nombre español en estas tierras y querer oponer a él una revalorización hiperbólica de lo indígena, irá en derechura a atentar contra el nervio vital que ata a nuestros pueblos. Jaime Eyzaguirre no esto solo en esta afirmación. Esta misma profesión de fe en el credo de la Hispanidad fue la constante tesis del maestro Vasconcelos, el otro apóstol mejicano de la cultura española. La penetrante lucidez y el ojo evangélicamente limpio de nuestro Jaime Eyzaguirre han visto y han hecho ver claro que lo español no es sólo un elemento más en el conglomerado étnico sino el factor decisivo, el único que supo atarlos a todos Luego, Jaime Eyzaguirre se enfrenta en su ideario con el problema de la emancipación de las colonias y le considera la etapa culminante de un hondo proceso de disgregación cultural, alentado, eso sí. desde fuera por la obra de las potencias r i vales de la metrópoli Pero reconoce con la misma sinceridad que la quiebra de la comunidad iberoamericana, con ser paso de decadencia cultural, no dejó de revestir un signo de grandeza similar al que habla presidido el momento de su generación Este artículo se va a limitar casi a ser un glosario del pensamiento de Jaime Eyzaguirre. Para mi las convicciones profundas del historiador chileno en la defensa de su hispanidad son todas fruto de largas horas de estudio y claridad de un espíritu hecho a la meditación. Aquí es donde la figura de Jaime Eyzaguirre ha de ir agrandándose con el tiempo y ha de brillar con luz estelar propia de primera magnitud sobre los maquiavelismos históricos de otros espíritus no tan selectos y amantes de la verdad como él. Yo he pensado mucho en la tesis hispánica de Jaime Eyzaguirre. Y creo haber comprendido que tanto su visión profética de una Hispanoamérica comunitariamente unida, y por lo mismo difícil de superar, como sus temores y dolores de una familia desunida y empequeñecida por ios particularismos caudillismos y la disgregación cultural tienen la grandeza y soledad del profeta. A lo mejor Jaime Eyzaguirre se ha quedado solo como un Jeremías a Iterar sobre el destino y el futuro de su Hispanoamérica. Pero no. Creo que el malogrado historiador afirma convencido en este Ideario, testamento de sus amores y de sus dolores, su fe en la grandeza y por- venir de Hispanoamérica si es fiel a los valores culturales españoles. Frente a ese milagro de la cohesión americana está la antítesis del caos actual del que hablaban con tanta insistencia los escritores hispanoamericanos en el pasado encuentro de Santiago. Ese caos que de comunitario o social ha de convertirse en caos personal del escritor; Frente a esa celeste esperanza de la América Una está la mortal desesperanza de la América Ninguna Frente a las bellas perspectivas de un futuro Mercado Común Hispanoamericano, aún en proyecto, está la acción disolvente de los francotiradores emboscados tras sus egoísmos e interés partidistas y la de los guerrilleros lanzados al campo de la violencia. Frente a la tradición cultural hispánica está la arroHadora propaganda cultural de procedencia anglosajona. Jaime Eyzaguirre lo vio claro. Y asi afirma en su Hispanoamérica del Dolor Esta es la América de la angustia, del agonizar sin limite; la América nuestra, india y española, qué busca sin descanso su definición en lucha consigo y los demás. Si se lee y se comprende bien este Testamento de Jaime Eyzaguirre, pudiera esperarse de Hispanoamérica el otro desafio americano el de su cultura o de su espíritu. Alonso ESCALADA Santiago de Chile. 1969.
 // Cambio Nodo4-Sevilla